“In­ten­ta­mos re­ci­clar, ge­ne­rar los MÍ­NI­MOS re­si­duos y con­ser­var al MÁ­XI­MO”.

AD (Spain) - - Agenda -

Si hay co­sas que no te gus­tan en el mun­do en que na­cis­te, haz tu vi­da di­fe­ren­te. Es­ta má­xi­ma que pa­re­ce sa­ca­da de un ma­nual de coaching re­su­me los úl­ti­mos 15 años de Benito Es­cat, pro­pie­ta­rio de es­ta ca­sa tan po­co con­ven­cio­nal en For­nells, Me­nor­ca. Ve­ra­nea­ba en la is­la des­de siem­pre con su fa­mi­lia y se en­te­ró de que se ven­día un cen­tro de jar­di­ne­ría de los 80, un te­rreno ru­ral con va­rios in­ver­na­de­ros y una na­ve de una plan­ta don­de es­ta­ban las ofi­ci­nas y ves­tua­rios. En una apues­ta va­lien­te de­ci­dió restaurarla pa­ra mu­dar­se des­de Bar­ce­lo­na y con­ver­tir­la en su re­si­den­cia per­ma­nen­te (lue­go se ins­ta­la­ron en Mahón y vie­nen aquí en va­ca­cio­nes). Era el re­ma­te pa­ra su cam­bio de rum­bo. Di­rec­ti­vo de mar­cas de gran lu­jo du­ran­te 25 años, con el cam­bio de si­glo de­ci­dió de­di­car­se a al­go que le hi­cie­ra más fe­liz. Lo que ha­bía em­pe­za­do co­mo un hobby se con­vir­tió en su nue­vo tra­ba­jo. “Com­pra­ba es­pa­cios que me gus­ta­ban, los reha­bi­li­ta­ba y me los que­da­ba o los ven­día”, cuen­ta. Siem­pre bus­ca­ba re­uti­li­zar con so­lu­cio­nes sim­ples, in­te­li­gen­tes y re­sul­to­nas, co­mo las que ha apli­ca­do en es­ta cons­truc­ción jun­to a Quin­ta­na Part­ners, for­ma­da por su hi­jo Benito y Pol Cas­tells, a quie­nes ha trans­mi­ti­do su fi­lo­so­fía. “Hay que tra­tar los es­pa­cios de otra ma­ne­ra. In­ten­ta­mos con­ser­var al má­xi­mo, de­jar imá­ge­nes y re­cuer­dos de lo que fue, que to­do sea re­ci­cla­do, crear los mí­ni­mos re­si­duos. Por eso las ins­ta­la­cio­nes es­tán a la vis­ta, pa­ra po­der vol­ver­las a usar”. Jun­to a ellos y con es­tos pa­rá­me­tros ha aco­me­ti­do obras en la is­la, Bar­ce­lo­na o Berlín pa­ra clien­tes que en­tien­den es­te pro­ce­der. Aquí, en el que ellos lla­man Gar­den Loft han in­ten­ta­do man­te­ner vi­vo su es­pí­ri­tu de ca­sa de ape­ros pe­ro ga­nan­do en fun­cio­na­li­dad do­més­ti­ca. “Es­ta­ba com­ple­ta­men­te ol­vi­da­do, lleno de es­com­bros, he­rra­mien­tas, sa­cos... Sa­ca­mos de la par­ce­la 14 to­ne­la­das de re­si­duos y otras cua­tro de po­da”. Lim­pia­ron, sa­nea­ron, con­ser­va­ron los sue­los de pie­dra y ce­men­to apli­cán­do­les mí­ni­mas y siem­pre uti­li­zan­do ma­te­ria­les un pro­tec­tor y res­tau­ra­ron las puertas y ven­ta­nas. La s in­ter­ven­cio­nes fue­ron Es­cat. El te­ja­do se hi­zo nue­vo con ais­lan­tes, in­dus­tria­les o de cam­po. “Que se vie­ran las he­ri­das pe­ro aña­dien­do con­fort”, ex­pli­ca de tra­ba­jo; se li­mi­ta­ron a re­cor­tar­la en án­gu­lo car­tón y te­la de ga­lli­ne­ro co­mo so­por­te. La ba­rra de la co­ci­na ya exis­tía co­mo zo­na co­nec­ta con el por­che. Un po­co más allá, un pa­ra de­jar pa­so al co­me­dor y al sa­lón. Un ce­rra­mien­to de hie­rro di­se­ño su­yo la hu­bie­ra sig­ni­fi­ca­do más desechos, enor­me de­pó­si­to de agua de uralita ha si­do re­con­ver­ti­do en un cine de ve­rano (“Des­truir­lo apar­can cua­tro ca­ra­va­nas vin­ta­ge acon­di­cio­na­das más cos­tes”), una an­ti­gua bal­sa de rie­go es aho­ra la al­ber­ca y ba­jo uno de los in­ver­na­de­ros se en­cuen­tran den­tro del edi­fi­cio, co­mo sui­tes pa­ra in­vi­ta­dos. Los dos dor­mi­to­rios prin­ci­pa­les, con ba­ño in­cor­po­ra­do, ras­tros y mer­ca­di­llos de to­do el mun­do a con­ti­nua­ción del sa­lón. Amue­blar no fue un pro­ble­ma. Benito lle­va dé­ca­das vi­si­tan­do y es que a la afi­ni­dad es­té­ti­ca por lo an­ti­guo se en bus­ca de pie­zas cu­rio­sas y con so­le­ra. “Me cues­ta com­prar nue­vo”, re­co­no­ce, to­da pro­duc­ción. Si­llas de skai ale­ma­nas, une su mi­li­tan­cia eco­lo­gis­ta, por la que in­ten­ta evi­tar los des­per­di­cios que en­tra­ña “Es un sín­dro­me de Dió­ge­nes con­tro la­do, car­te­les ame­ri­ca­nos, ca­mi­llas mi­li­ta­res, bu­ta­cas tí­pi­cas me­nor­qui­nas, ollas de alu­mi­nio... mue­bles dan mu­chas vuel­tas”. To­do de­rro­cha con objetos más es­co­gi­dos. Co­mo siem­pre es­ta­mos ha­cien­do pro­yec­tos, los tri­bu trans­hu­man­te, el pa­triar­ca y su pro­le: in­ge­nio y buen humor y por eso, en cuan­to co­mien­za el buen tiem­po, co­mo una y sus parejas, ami­gos y sa­té­li­tes, se tras­la­dan Pa­blo y Benito, sus hi­jos ma­yo­res, Va­len­ti­na, su hi­jas­tra, el pe­que­ño Tel­mo Benito, ni eti­que­tas. La ca­sa in­vi­ta. aquí pa­ra vi­vir de una for­ma di­fe­ren­te, li­bre, des­com­pli­ca­da y re­la­ja­da. Sin nor­mas n

EL BA­ÑO EN SUI­TE DE PIE­DRA DE MA­RÉS DEL DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL ES EL ORI­GI­NAL DE LA CONS­TRUC­CIÓN CON LAS TUBERÍAS VIS­TAS. ES­PE­JOS AN­TI­GUOS Y SI­LLA MENORQUINA DE MA­DE­RA Y CUER­DA. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN LA HA­BI­TA­CIÓN, BIOM­BO FRAN­CÉS AÑOS 30, ME­SI­TA DE MÁR­MOL D

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.