“Que­ría una RE­LA­CIÓN sin lí­mi­tes en­tre in­te­rior y ex­te­rior. TE­NER la sen­sa­ción de es­tar en MI­TAD del cam­po”.

An­to­nio garcía-ruiz

AD (Spain) - - Agenda -

sen­sa­ción de es­tar en mi­tad del cam­po. Por eso ele­gí ma­te­ria­les sen­ci­llos que apor­ta­sen tran­qui­li­dad y se­re­ni­dad, que se in­te­gra­sen bien con las vis­tas de la sie­rra, sin agre­dir­la, dan­do la sen­sa­ción de que la ca­sa es un es­pe­jis­mo en me­dio de los oli­va­res. Las cris­ta­le­ras de­jan pa­sar la luz na­tu­ral a cual­quier ho­ra del día re­fle­ján­do­se en las pa­re­des e inun­dan­do to­dos los rin­co­nes. Pa­ra mí es muy im­por­tan­te”. Pa­ra mul­ti­pli­car esa sen­sa­ción de cla­ri­dad, el blan­co lo ba­ña to­do pe­ro sal­pi­ca­do de los co­lo­res pri­ma­rios de pie­zas de ar­te contemporáneo. “En­tre ellas hay al­gu­nos nom­bres im­por­tan­tes co­mo Da­mien Hirst y tam­bién mu­chos lo­ca­les. Las he­mos ido com­pran­do en ga­le­rías o di­rec­ta­men­te a ami­gos”, cuen­ta. La de­co­ra­ción es co­mo la pro­pia cons­truc­ción, se­re­na y equi­li­bra­da, sin de­ma­sia­dos as­pa­vien­tos. An­to­nio apos­tó por mue­bles de gran­des di­se­ña­do­res clá­si­cos de me­dia­dos del si­glo pa­sa­do co­mo Char­les y Ray Ea­mes, Ei­leen Gray o Ee­ro Saarinen. Jun­to a ellos co­lo­có nue­vos clá­si­cos de fi­na­les del XX y prin­ci­pios del XXI co­mo Philippe Starck, Patricia Ur­quio­la o Marc New­son. Pe­ro si pa­ra el pro­pie­ta­rio la ar­qui­tec­tu­ra y el mo­bi­lia­rio son im­por­tan­tes más lo son las cua­tro hec­tá­reas del ex­te­rior, con los oli­vos al sur y los ár­bo­les fru­ta­les y la huer­ta al nor­te. No en vano, su des­pa­cho Aa tam­bién es­tá es­pe­cia­li­za­do en pro­yec­tos de pai­sa­jis­mo. “Ju­ga­mos con la ve­ge­ta­ción au­tóc­to­na pa­ra re­du­cir el man­te­ni­mien­to al má­xi­mo y uti­li­za­mos gra­va pa­ra con­ser­var la hu­me­dad”, ex­pli­ca. De­lan­te, pre­si­de la es­ce­na una pis­ci­na re­ves­ti­da de pi­za­rra. Una vez más, los to­nos pri­ma­rios jue­gan en es­te es­pa­cio un pa­pel fun­da­men­tal. Co­mo si fue­ran par­te de un cua­dro, mu­ros y sue­los pin­ta­dos de lla­ma­ti­vos ro­sas o ama­ri­llos con­for­man com­po­si­cio­nes tea­tra­les con las que se abra­za el ver­de de los ár­bo­les. El re­sul­ta­do es un con­jun­to de rin­co­nes pen­sa­dos pa­ra tra­ba­jar, re­la­jar­se y dis­fru­tar de la fa­mi­lia y los bue­nos ami­gos en una con­ver­sa­ción ale­ja­da de las gran­des fies­tas. Un re­fu­gio en me­dio del pa­raí­so.

n

EN EL DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL, CUA­DRO DE JOSÉ PE­DRO CROFT, EN GA­LE­RÍA MÁRIO SE­QUEI­RA, LÁM­PA­RA TOLOMEO MI­NI, ME­SAS DE NUME Y DES­PER­TA­DOR CRONOTIME DE ALES­SI . EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN UNO DE LOS BA­ÑOS, LOS RE­FLE­JOS DE LOS ES­PE­JOS AYU­DAN A QUE EL IN­TE­RIOR Y EL EX

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.