MO­DERNO DE UN DANDY CRÓ­NI­CAS “Me gus­ta te­ner el di­ne­ro don­de pue­da ver­lo, col­gan­do de mi ar­ma­rio”, di­jo Ca­rrie Brads­haw,

AD (Spain) - - Adicciones Ad -

encarnada por Sa­rah Jes­si­ca Par­ker, en uno de los ca­pí­tu­los de la se­rie más fas­hio­nis­ta de la his­to­ria, Se­xo en Nue­va York .No po­dría es­tar más de acuer­do. A mí tam­bién me ape­te­ce que mis in­ver­sio­nes es­tén he­chas de piel, co­mo es­tas fan­tás­ti­cas ba­bu­chas con aca­ba­do ani­mal print de Mas­si­mo Dut­ti que ten­go la suer­te de lle­var en los pies; o de me­ta­les pre­cio­sos, co­mo el Vi­lle­ret Ul­tra­pla­te de oro blan­co de 18 ki­la­tes de Blanc­pain que des­can­sa en mi mu­ñe­ca, tan clá­si­co, re­don­di­to y lu­jo­so por den­tro co­mo por fue­ra. Por lo de­más, que la ren­trée nos pi­lle con­fe­sa­dos y bien per­fu­ma­dos. Si es con la nue­va fra­gan­cia Me­di­te­rra­nean Ho­ney­suc­kle de Ae­rin pa­ra Es­tée Lau­der, he­cha de ber­ga­mo­ta, acei­te de man­da­ri­na y gar­de­nia, me­jor. “El Me­di­te­rrá­neo trans­mi­te be­lle­za atem­po­ral y es­ti­lo de­sen­fa­da­do. Es una gran fuen­te de ins­pi­ra­ción”, nos cuen­ta la pro­pia Ae­rin, de los Lau­der de to­da la vi­da. Por mi par­te, que no me qui­ten ni lo bai­lao ni lo be­bi­do ayer por la no­che en la es­tu­pen­da fies­ta de pre­sen­ta­ción de la nue­va mas­ca­ri­lla Mul­tiRé­gé­né­ran­te de Cla­rins, la pri­me­ra an­ti­edad des­con­trac­tu­ran­te pen­sa­da pa­ra gen­te ex­pues­ta al es­trés, co­mo un ser­vi­dor. Allí be­bi­mos li­tros del cham­pag­ne Ro­sé Nº8

Brut de Ayala que es, co­mo to­do el mun­do sa­be, lo más de lo más. Sus ro­sa­dos eflu­vios pro­ce­den ex­clu­si­va­men­te de los vi­ñe­dos de la bo­de­ga de Reims, en Fran­cia. Si pa­ra Coco Cha­nel nun­ca se era su­fi­cien­te­men­te del­ga­do ni ri­co, tam­po­co se be­be nun­ca de­ma­sia­do de es­te eli­xir de los dio­ses, los Nue­vos y los Vie­jos (có­mo echo de me­nos Jue­go de Tro­nos). En­tre tan­ta bur­bu­ja y tan­to gla­mour es­té­ti­co y so­cial, tu­ve que de­jar mi es­tu­pen­do Nis­san Leaf, el eléc­tri­co más ven­di­do del mun­do, en el par­king de al la­do, con el co­ra­zón, más que par­tío, tem­blan­do de mie­do. Un pe­da­zo de bó­li­do así no se ve to­dos los días. Y es que el oto­ño tie­ne es­tas co­sas. Vuel­ven los os­cu­ros fa­mo­se­tes, bien bron­cea­dos, y vuel­ven las pre­sen­ta­cio­nes a mi agen­da. Pa­tek Phi­lip­pe se es­tre­na es­ta tar­de con un re­loj blan­co de los que qui­tan el hi­po: el Aqua­naut, en­tre de­por­ti­vo y lu­jo­so. Un po­co más tar­de, Pu­ri­fi­ca­ción Gar­cía pre­sen­ta bol­so, Twin Bag, un pro­di­gio de lu­na­res fla­men­cos. Por cier­to, me pre­gun­to de dón­de ha­brá sa­ca­do es­ta mu­jer la pe­da­zo de pul­se­ra de oro y dia­man­tes de Tif­fany & Co. que ador­na­ba su mano el otro día, mien­tras la en­tre­vis­ta­ba pa­ra una re­vis­ta ame­ri­ca­na. Suer­te que tie­nen al­gu­nas, y suer­te la mía, que me vie­nen a bus­car en un To­yo­ta Rav4 hí­bri­do tan fia­ble que lle­va 20 años pa­sean­do pal­mi­to en su ver­sión ga­so­li­na. Que em­pie­ce la no­che, que ya son ho­ras. (con­ti­nua­rá) n

Bien pa­re­ci­da Re­cuer­da a la piel de ser­pien­te pe­ro es va­cuno con aca­ba­do ani­mal print. Es­ta ba­bu­cha que fun­cio­na co­mo mo­ca­sín (69,95€) es de Mas­si­mo Dut­ti. Be­lla Capri Ins­pi­ra­dos en la is­la ita­lia­na, el aro­ma y el fras­co del per­fu­me Me­di­te­rra­nean Ho­ney­suc

Muy re­don­da La pul­se­ra T Hin­ged Wrap (8.750€) de oro de 18 ki­la­tes con ador­nos de dia­man­te cie­rra el círcu­lo de Ti any & Co. En el blan­co Pa­tek Phi­lip­pe ha da­do en él con su nue­vo Aqua­naut: bi­sel en­gas­ta­do con 46 dia­man­tes, se­gun­de­ro cen­tral y co­rrea trop

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.