SE­ÑOR DE MI­LÁN

ELE­GAN­TE, ATEM­PO­RAL Y DIS­CRE­TO, ASÍ ES LUI­GI CAC­CIA DO­MI­NI­ONI (Y SU PRO­PIO TRA­BA­JO). EL AR­QUI­TEC­TO Y DI­SE­ÑA­DOR ALE­GRÓ LA VI­DA DE LOS IN­DUS­TRIA­LES ITA­LIA­NOS Y CON ELLO LA CA­RA (Y LOS IN­TE­RIO­RES) DE SU MI­LÁN NA­TAL.

AD (Spain) - - Icono - POR EDUAR­DO MER­LO

U n buen edi­fi­cio se di­se­ña de aden­tro ha­cia afue­ra”. Es­ta afir­ma­ción ha mar­ca­do la vi­da del lon­ge­vo di­se­ña­dor, ar­qui­tec­to y ur­ba­nis­ta Lui­gi Cac­cia Do­mi­ni­oni (Mi­lán, 1913). “Las ne­ce­si­da­des de quie­nes lo ocu­pa­rán de­be­rían ser el úni­co fac­tor que de­ter­mi­ne un in­te­rior. Eso con­di­cio­na el ex­te­rior que, ade­más, de­be­rá ser­vir pa­ra me­jo­rar el contexto que lo ro­dea. Mi tra­ba­jo es ha­cer que esas so­lu­cio­nes sean ca­pa­ces de crear emo­cio­nes”, ha sos­te­ni­do a lo lar­go de su di­la­ta­da ca­rre­ra. Hi­jo de un in­quie­to no­ble, a la sa­zón mi­li­tar, es­cri­tor, in­ge­nie­ro y di­se­ña­dor, se for­mó en la fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra del Po­li­tec­ni­co di Mi­lano, don­de com­par­tió au­la con un in­flu­yen­te pro­fe­sor, Lui­gi Mo­ret­ti, pre­cur­sor del pri­mer mo­der­nis­mo ita­liano. En 1936, una vez gra­dua­do, pu­so en mar­cha en Ve­ne­cia su pri­mer es­tu­dio jun­to a los her­ma­nos Cas­ti­glio­ni, pe­ro so­lo tres años des­pués la Se­gun­da Guerra Mun­dial re­cla­ma­ría sus ser­vi­cios co­mo sol­da­do. Fi­na­li­za­da la con­tien­da, Mi­lán re­sur­gía de las ce­ni­zas em­pu­ja­do por una po­de­ro­sa bur­gue­sía in­dus­trial, en la que Lui­gi en­con­tra­ría su prin­ci­pal clien­te­la. En esa épo­ca fun­dó jun­to a un gru­po de jó­ve­nes co­le­gas Azu­ce­na, es­pe­cia­li­za­da en la crea­ción de mo­bi­lia­rio y ob­je­tos ex­pe­ri­men­ta­les. Sus lí­neas cur­vas, la pues­ta en va­lor de cier­tas téc­ni­cas ar­te­sa­na­les y el uso de ma­te­ria­les nue­vos co­mo las la­cas, crea­ron es­cue­la. Aún en fun­cio­na­mien­to, las re­edi­cio­nes de la fir­ma se han con­ver­ti­do en el fe­ti­che de in­terio­ris­tas ac­tua­les co­mo Di­mo­re Stu­dio, que las reivin­di­can a ni­vel in­ter­na­cio­nal. En 80 años de pro­fe­sión, es­te hom­bre hui­di­zo y de po­cas pa­la­bras, ha sal­pi­ca­do con su­ti­les no­tas de co­lor el gris del Mi­lán de la re­cons­truc­ción. Más de 100 edi­fi­cios, en­tre ellos Ca­sa Cac­cia Do­mi­ni­oni en Piaz­za S. Am­bro­gio (1947-1950, don­de aún vi­ve), unos apar­ta­men­tos con Vi­co Ma­gis­tret­ti en San Fe­li­ce (1967-1975) o la igle­sia de San Bia­gio en Mon­za (1968), con los que des­de un pro­fun­do res­pe­to a la tra­di­ción lom­bar­di­na y una sim­pli­ci­dad tran­qui­la ha cam­bia­do la fi­so­no­mía de su ciu­dad na­tal. Con dis­crec­ción, co­mo es él.

n

Des­de arri­ba, apli­ques cro­ma­dos LP11 (1958) y si­lla Ca­ta­li­na (1950), to­dos di­se­ña­dos por Cac­cia Do­mi­ni­oni pa­ra Azu­ce­na; escritorio Fas­cia (1969), lám­pa­ra T20 de co­bre (1991) y so­fá P17 Sant’am­bro­gio (1981) tam­bién edi­ta­do por Azu­ce­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.