Ca­sa de ami­gos

Los me­jo­res ta­len­tos emer­gen­tes de Bar­ce­lo­na se unen en ‘Ca­sa Bo­nay’, un nue­vo ho­tel en clave ca­sual.

AD (Spain) - - Lugares -

E s un ho­tel, y tam­bién una ca­sa, Ca­sa Bo­nay. Con pa­tio, ve­ci­nos y plan­tas. Con ha­bi­ta­cio­nes lu­mi­no­sas y di­se­ño sos­te­ni­ble. Sus re­si­den­tes no son rui­do­sos, se lle­van es­tu­pen­da­men­te, aun­que sean muy dis­tin­tos. To­dos ins­pi­ran, acom­pa­ñan e in­clu­so se ven­den, por­que son los mue­bles, los pla­tos del me­nú o los co­ji­nes es­tam­pa­dos que han apor­ta­do los me­jo­res crea­ti­vos. Es­tá en Bar­ce­lo­na, en un ba­rrio cu­yo nom­bre co­mien­za a so­nar, la Dre­ta de l’ei­xam­ple. El edi­fi­cio tie­ne un pa­sa­do: se cons­tru­yó en 1869 pa­ra la fa­mi­lia ca­ta­la­na Bo­nay. Ca­si 150 años des­pués con­ser­va la fa­cha­da neo­clá­si­ca, la es­ca­le­ra se­ño­rial y los es­pec­ta­cu­la­res sue­los de mo­sai­cos No­lla. En el in­te­rior, un alo­ja­mien­to ca­sual y muy ami­ga­ble. “Ca­sa Bo­nay fue mi pro­yec­to de fin de ca­rre­ra –ex­pli­ca Inés Mi­ró-sans, su jo­ven fun­da­do­ra, que es­tu­dió Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas–, me apa­sio­nan los ho­te­les y lo que les ro­dea: de­co­ra­ción, gas­tro­no­mía, via­jes, per­so­nas..., y po­der ha­cer fe­liz >

al hués­ped du­ran­te su es­tan­cia”. Pa­ra ves­tir las 67 ha­bi­ta­cio­nes, Inés reunió al equi­po per­fec­to de in­terio­ris­tas, ilu­mi­na­do­res, gra­fis­tas, ar­te­sa­nos..., nom­bres emer­gen­tes y con­sa­gra­dos. “Es un gru­po de gen­te au­tén­ti­ca y en­tu­sias­ta de Bar­ce­lo­na y otras par­tes del mun­do –con­ti­núa–. He­mos in­ten­tan­do re­fle­jar nues­tra for­ma de dis­fru­tar la vi­da y mos­trar to­do lo que nos fas­ci­na en hos­te­le­ría”. En­car­gó la de­co­ra­ción a los neo­yor­qui­nos Stu­dio Tack, los tex­ti­les a Ba­ta­bas­ta, las lám­pa­ras a San­ta & Co­le, los mue­bles de ma­de­ra a Marc Mo­rró de AOO, las man­tas a Tei­xi­dors, las plan­tas a Asil­ves­tra­da, los ja­bo­nes a Las Li­las, la ro­tu­la­ción a los ar­tis­tas Max & Au­sias... “So­mos una fa­mi­lia. Hay historias in­creí­bles so­bre có­mo nos he­mos ido co­no­cien­do; se ha crea­do una ener­gía muy bue­na. Mu­chas de­ci­sio­nes sur­gie­ron en la re­for­ma, fue co­mo ha­cer una ca­sa a me­di­da”. El buen ro­llo se pal­pa en las sui­tes, con te­las tro­pi­ca­les, ma­de­ra na­tu­ral y cá­li­das man­tas de te­lar. Se res­pi­ra fres­cu­ra his­pter, muy de­pu­ra­da, y el bar Li­ber­ti­ne, con sue­lo de ga­ra­je, si­llas de mim­bre y pin­ta­do en ver­de in­glés, es el me­jor ejem­plo. En la par­te gus­ta­ti­va, más co­le­gas: el ca­fé ar­te­sa­nal de Sa­tan’s Cof­fee Cor­ner, los zu­mos de Mot­her y el des­em­bar­co en Bar­ce­lo­na del aplau­di­do chef Es­ta­nis­lao Ca­rran­zo ha­cien­do do­ble­te (al me­dio­día, sir­ve pla­tos viet­na­mi­tas en Têt, que de no­che se trans­for­ma en Elep­hant Cro­co­di­le Mon­key, con un me­nú degustación que ya es­tá dan­do mu­cho que ha­blar). No en­con­tra­rás me­jor co­mu­ni­dad de ta­len­tos.

n Ca­sa Bo­nay. Gran Via de les Corts Ca­ta­la­nes, 700. www.ca­sa­bo­nay.com TEX­TO EN­RIC PAS­TOR. FOTOS: PABLO ZA­MO­RA

En las ha­bi­ta­cio­nes, mue­bles de Marc Mo­rró, tex­ti­les de Ba­ta­bas­ta y sue­los de mo­sai­cos No­lla (iz­da.) de fi­na­les del XIX. Aba­jo, una de las puer­tas pin­ta­das por los ar­tis­tas Max & Au­sias. En la otra pá­gi­na: El bar Li­ber­ti­ne, pa­ra ca­fés o cóc­te­les.

Otro rin­cón del bar Li­ber­ti­ne, que fun­cio­na co­mo lobby del ho­tel. En la otra pá­gi­na: Iz­da., la te­rra­za, don­de se or­ga­ni­zan ve­la­das gas­tro­nó­mi­cas con chefs in­vi­ta­dos. Dcha., Inés Mi­ró-sans y, de­ba­jo, en los pa­tios nun­ca fal­tan las plan­tas, ele­gi­das por Asi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.