CA­BA­ÑA

AD (Spain) - - Lugares - (ver car­net de di­rec­cio­nes)

ALuis Bus­ta­man­te le gus­ta co­no­cer bien a sus clien­tes an­tes de em­bar­car­se en la de­co­ra­ción de una ca­sa, en es­te ca­so un re­fu­gio de va­ca­cio­nes en As­pen, Co­lo­ra­do, que fun­cio­na tan­to co­mo des­tino de nie­ve y es­quí en in­vierno co­mo des­can­so del gue­rre­ro en ve­rano. Los due­ños son un ma­tri­mo­nio y sus tres hi­jos con los que el in­terio­ris­ta ma­dri­le­ño ha man­te­ni­do una es­tre­cha re­la­ción pro­fe­sio­nal du­ran­te los úl­ti­mos quin­ce años. Pri­me­ro re­for­mó su vi­vien­da en Mé­xi­co, des­pués otra en Mia­mi y fi­nal­men­te és­ta. Ha si­do un via­je en el tiem­po en el que am­bas par­tes han ido in­ti­man­do has­ta con­sen­suar su sen­ti­do de la es­té­ti­ca y su mi­ra­da, ca­da vez más lim­pia y de­pu­ra­da. La cons­truc­ción es­tá a las afue­ras de la ciu­dad, en me­dio de un cam­po don­de, se­gún cuen­ta Luis, si te des­cui­das te pue­des en­con­trar con un oso. El en­torno mon­ta­ño­so es es­pec­ta­cu­lar pe­ro la ar­qui­tec­tu­ra, aun­que mo­der­na, no era par­ti­cu­lar­men­te in­tere­san­te. Sin em­bar­go, con po­cas pe­ro cer­te­ras in­ter­ven­cio­nes Bus­ta­man­te con­si­guió cear un lu­gar es­pe­cial, do­ta­do de una fuer­te per­so­na­li­dad. “El eje de mi pro­yec­to fue in­te­grar la es­truc­tu­ra en la na­tu­ra­le­za, abrién­do­la al má­xi­mo, pa­ra crear una ca­ja sen­ci­lla y cá­li­da que aco­gie­ra la ex­tra­or­di­na­ria co­lec­ción de ar­te y di­se­ño de los pro­pie­ta­rios, la ver­da­de­ra pro­ta­go­nis­ta del es­pa­cio”, nos cuen­ta. Co­mo en to­das sus obras, la luz jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal, aña­dien­do tea­tra­li­dad y con­tri­bu­yen­do tam­bién a la de­li­mi­ta­ción de las di­fe­ren­tes es­tan­cias. “En el hall de en­tra­da, por ejem­plo, abrí una se­rie de fran­jas que de­jan pa­sar el sol por los la­te­ra­les y por el te­cho, re­con­vir­tien­do un es­pa­cio os­cu­ro en un área de tran­si­ción, per­fec­ta y pa­cí­fi­ca”, ex­pli­ca el in­terio­ris­ta. En otros rin­co­nes, co­mo en la co­ci­na, tam­bién se han aña­di­do ven­ta­nas que no exis­tían pre­via­men­te y que en­mar­can el pai­sa­je co­mo si fue­ra una pin­tu­ra. Es­ta ca­ba­ña de al­tos vue­los cuen­ta con unos mil me­tros cua­dra­dos dis­tri­bui­dos en dos plan­tas co­mu­ni­ca­das en­tre sí por una es­ca­le­ra re­du­ci­da a la mí­ni­ma ex­pre­sión a tra­vés de una ba­ran­di­lla trans­pa­ren­te que en­fa­ti­za la vi­sión de las es­cul­tu­ras allí co­lo­ca­das. Su li­ge­re­za con­tras­ta con los sue­los de ce­men­to pu­li­do gris os­cu­ro y con el ro­ble de las pa­re­des. De he­cho es­ta ma­de­ra ha si­do ele­gi­da ex pro­fe­so por ser un ma­te­rial po­co pro­ta­go­nis­ta, na­da in­va­si­vo y ama­ble. Un gran mu­ro fa­bri­ca­do con pie­dra lo­cal re­co­rre to­da la plan­ta, se­pa­ra el la­do de­re­cho del iz­quier­do y apor­ta un to­que rús­ti­co que nos re­cuer­da que es­ta­mos en un des­tino de mon­ta­ña. Los mue­bles de di­se­ña­do­res clá­si­cos del XX, co­mo las bu­ta­cas Oso Po­lar de Jean Royère o las lám­pa­ras de Ser­ge Mouille, con­tras­tan con las pie­zas de la co­lec­ción de ar­te con­tem­po­rá­neo de los due­ños, que in­clu­ye una de las icó­ni­cas en­fer­me­ras de Ri­chard Prin­ce. Pa­la­bras ma­yo­res. Bus­ta­man­te, en un gesto muy su­yo, muy per­so­nal, in­tro­du­jo al­gún de­ta­lle de co­se­cha pro­pia, co­mo la gran ca­be­za de al­ce so­bre la chi­me­nea, una pie­za que en­con­tró ca­sual­men­te en un guar­ni­cio­ne­ro de la zo­na y que re­mi­te a la na­tu­ra­le­za sal­va­je y al pa­sa­do de es­ta par­te de la Amé­ri­ca pro­fun­da. “El ani­mal apor­ta ade­más un ma­tiz iró­ni­co, una di­men­sión en cier­to mo­do te­rre­nal a es­ta ca­sa equi­li­bra­da, dis­cre­ta, ar­mo­nio­sa, que ne­ce­si­ta­ba es­te de­ta­lle pa­ra res­tar­se im­por­tan­cia”, con­clu­ye.

n

EN EL SA­LÓN PRIN­CI­PAL, BU­TA­CA Y SO­FÁ OSO PO­LAR DE JEAN ROYÈRE, CO­MO LA ME­SI­TA CON SO­BRE DE MAR­QUE­TE­RÍA DE PA­JA. SO­BRE ELLA, CA­JA DE MAR­CO MAGGI. AL FON­DO, ES­CUL­TU­RA CANNONBALLS (HULK) DE JEFF KOONS Y, SO­BRE LA CHI­ME­NEA IN­TE­GRA­DA, CA­BE­ZA DE AL­CE COM­PRA­DA P

DE NUE­VO EL SA­LÓN DE LA PRI­ME­RA PLAN­TA IN­TE­GRA­DO EN EL EN­TORNO A TRA­VÉS DE GRAN­DES VEN­TA­NA­LES, EL GRAN OB­JE­TI­VO DE BUS­TA­MAN­TE CUAN­DO EN­CA­RÓ EL DI­SE­ÑO DE LA CA­SA. EL PAI­SA­JE, QUE APA­RE­CE CA­SI EN­MAR­CA­DO, ES TAN PRO­TA­GO­NIS­TA CO­MO LAS EX­CLU­SI­VAS OBRAS DE AR­TE

EN LA ZO­NA DE BAR, OBRA DE LA SE­RIE NURSES DE RI­CHARD PRIN­CE, LÁM­PA­RA DE SER­GE MOUILLE, BU­TA­CA OSO PO­LAR DE ROYÈRE Y TA­BU­RE­TES DE CHAR­LOT­TE PE­RRIAND. EN LA RE­PI­SA, FI­GU­RA PREHIS­PÁ­NI­CA Y CE­RÁ­MI­CA CO­REA­NA. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: DES­DE ARRI­BA, EN EL CO­ME­DOR, MES

EN EL DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL, BU­TA­CA DE JEAN ROYÈRE, OBRA DE RI­CHARD PRIN­CE EN LA PA­RED Y LÁM­PA­RA DE PIE DE SER­GE MOUILLE. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN UNO DE LOS BA­ÑOS, ABIER­TO AL PAI­SA­JE NE­VA­DO, FO­TO­GRA­FÍAS DE ADAM FUSS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.