“MI CA­SA ES UN ES­PA­CIO luz BRI­LLAN­TE DE des­ver­gon­za­da Y ven­ta­nas QUE EN­TRA POR ENOR­MES QUE DAN jar­dín”. AL

PAO­LA NAVONE

AD (Spain) - - Lugares -

e gus­ta ha­cer las co­sas de la for­ma más sen­ci­lla y ami­ga­ble po­si­ble. La sim­pli­ci­dad es un ele­men­to muy im­por­tan­te en mi tra­ba­jo y en mi vi­da. No tie­ne na­da que ver con la me­dio­cri­dad o la mo­no­to­nía sino con el res­pe­to por el as­pec­to na­tu­ral de las co­sas. Ha­ce que to­do sea más fá­cil y más atra­yen­te”, nos cuen­ta Pao­la Navone, una de las gran­des del di­se­ño ita­liano, que allá por los años 70 aca­bó su ca­rre­ra de Ar­qui­tec­tu­ra en Tu­rín pa­ra tra­ba­jar, du­ran­te más de una dé­ca­da, con ico­nos co­mo Ales­san­dro Men­di­ni, Et­to­re Sot­tsass o Andrea Bran­zi. Al­go (o mu­cho) de esa mez­cla en­tre au­ten­ti­ci­dad e ima­gi­na­ción, so­brie­dad y co­lo­res ro­tun­dos hay en su re­fu­gio mi­la­nés, si­tua­do en el úl­ti­mo pi­so de un han­gar in­dus­trial en el que, en la plan­ta ba­ja, se en­cuen­tra tam­bién su es­tu­dio. Es un es­pa­cio tan po­co bur­gués, tan in­for­mal y a la vez tan es­té­ti­co y via­ja­do co­mo el ba­rrio de Tor­to­na don­de es­tá ubi­ca­do, te­rri­to­rio crea­ti­vo en la ciu­dad más de­sign del mun­do. La ita­lia­na tar­dó ca­si tres años en mu­dar­se de­fi­ni­ti­va­men­te. An­tes tu­vo que ti­rar el te­cho de ma­de­ra, des­tro­za­do por un in­cen­dio, que des­cu­brió la be­lle­za de la ar­qui­tec­tu­ra bru­ta, con­ser­va­da en la ma­yo­ría de las ha­bi­ta­cio­nes. Más tar­de de­ci­dió re­cu­brir de zinc la par­te su­pe­rior con for­mas ins­pi­ra­das en los edi­fi­cios haus­ma­ni­na­nos, ta­pi­zar el sue­lo del sa­lón con pie­dras de río y abrir la es­truc­tu­ra a dos te­rra­zas la­te­ra­les y a un jar­dín lla­ma­do Blue Bidon, que se in­ven­tó su ami­go Ste­fano Baccari, pai­sa­jis­ta ge­nial y po­co con­ven­cio­nal que su­po en­ten­der­se con ella a la per­fec­ción. Su dor­mi­to­rio, una sa­la de es­tar abuhar­di­lla­da, un co­me­dor y un enor­me sa­lón abier­to com­ple­tan la vi­vien­da. “Mi ho­gar es un es­pa­cio lleno de luz, una luz bri­llan­te y des­ver­gon­za­da que en­tra por enor­mes ven­ta­na­les abier­tos al ex­te­rior. Aquí el ai­re pue­de cir­cu­lar li­bre­men­te y el rui­do de la ciu­dad no en­tra”, nos di­ce. Pe­ro el cen­tro del ho­gar es sin du­da la co­ci­na. “Tie­ne gran­des es­tu­fas y es­tá lle­na de li­bros de re­ce­tas de to­do el pla­ne­ta, pie­zas ro­jas, es­cul­tu­ras y mi­les de ca­cha­rros de me­na­je. Cuan­do co­cino, co­cino, y ne­ce­si­to ha­cer­lo en es­ta es­tan­cia ale­gre y vi­vi­ble”, ase­gu­ra. Pa­ra con­se­guir que la vie­ja na­ve in­dus­trial fue­se más cá­li­da, Navone de­ci­dió uti­li­zar pie­zas de ce­rá­mi­ca tur­que­sas aban­do­na­das en fá­bri­cas de Asia pa­ra cus­to­mi­zar el vo­lu­men que se­pa­ra su dor­mi­to­rio con el ba­ño y la du­cha. Las fue re­co­pi­lan­do y en­vián­do­se­las por correo a su país du­ran­te dos años. Azul y gris es tam­bién la al­fom­bra de bal­do­sas hi­dráu­li­cas de un sa­lón re­ple­to de ob­je­tos di­se­ña­dos por ella o com­pra­dos en sus cien­tos de via­jes por el mun­do, y la por­ce­la­na tos­ca­na y fran­ce­sa que co­lec­cio­na. “Ten­go una for­ma bu­lí­mi­ca de acu­mu­lar. Soy una ex­cén­tri­ca an­tro­pó­lo­ga de ob­je­tos”, con­fie­sa. Pe­ro Pao­la to­da­vía no es­ta­ba con­for­me, al re­fu­gio le fal­ta­ba vi­da, in­ti­mi­dad y con­tras­te pa­ra sen­tir­lo su­yo. Tras­por­tó en­ton­ces un vie­jo ár­bol a su sa­lón y, a par­tir de él, fa­bri­có una es­ca­le­ra de ma­de­ra que más tar­de pin­tó de ne­gro y blan­co imi­tan­do el ar­te de las tri­bus afri­ca­nas. La lla­mó afros­ca­la. “Me en­can­ta lo hí­bri­do, com­bi­nar co­sas que vie­nen de mun­dos di­fe­ren­tes. Dis­fru­to la im­per­fec­ción que, pa­ra mí, es una for­ma es­pe­cial y poé­ti­ca de be­lle­za”, re­ma­ta. Es la úl­ti­ma, que no de­fi­ni­ti­va, mo­ra­da de es­ta via­je­ra irre­ve­ren­te que ti­ñe to­do lo que to­ca del azul de su par­te pre­fe­ri­da del Me­di­te­rrá­neo, el de las is­las Cí­cla­das don­de le gus­ta na­dar y re­la­jar­se. n

CO­MO LA­VA­BOS, PAO­LA SUPERPUSO RE­CI­PIEN­TES DE ZINC COM­PRA­DOS EN MER­CA­DOS DE ASIA Y ÁFRI­CA SO­BRE GRAN­DES VA­SI­JAS MA­RRO­QUÍES AN­TI­GUAS. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: CA­MA DE NAVONE PA­RA LETTI & CO. Y CHANDELIER DE BAROVIER & TO­SO.

(ver car­net de di­rec­cio­nes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.