Di­se­ño crea­ti­vas”. MAX LAMB

“Me gus­ta pen­sar que con la ca­be­za y con el aun­que nun­ca he de­ja­do que lo co­mer­cial guíe mis de­ci­sio­nes

AD (Spain) - - Lugares - (ver car­net de di­rec­cio­nes)

as apa­rien­cias en­ga­ñan. Mu­cho si se tra­ta de Max Lamb. Sus pie­zas pri­mi­ti­vas y bru­ta­lis­tas, don­de la ma­te­ria pri­ma es la que man­da, es­con­den pro­fun­das reflexiones y un es­pí­ri­tu ra­cio­nal y ele­gan­te. El de un trein­tea­ñe­ro que, a pe­sar de su só­li­do dis­cur­so, tras li­cen­ciar­se en Di­se­ño de Mo­bi­lia­rio en New­castle pen­só en de­di­car­se a en­se­ñar snow­boar­ding. El de un de­li­ca­do ex­pe­ri­men­ta­dor que con­tra­rres­ta su mi­ra­da pe­ne­tran­te con fre­cuen­tes son­ri­sas y bue­na edu­ca­ción. Y el de un ar­te­sano mo­derno que ha­ce una pau­sa in­tros­pec­ti­va an­tes de res­pon­der pe­ro que no pue­de es­tar mu­cho tiem­po sen­ta­do sin ha­cer na­da. Lamb (Saint Aus­tell, Cor­nua­lles, 1980) com­ple­tó su for­ma­ción en el más­ter de Pro­duct De­sign del Ro­yal Co­lle­ge of Arts de Lon­dres y co­men­zó a ha­cer­se un nom­bre res­pe­ta­do en los círcu­los bienpen­san­tes (en 2008 fue premiado por De­sign Mia­mi co­mo crea­dor del fu­tu­ro) con sus mue­bles úni­cos o pe­que­ñas se­ries pa­ra co­lec­cio­nis­tas he­chas con sus ma­nos que ven­de en las ga­le­rías Fu­mi, en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca, y John­son Tra­ding, en Nue­va York. Nos ha abier­to su ca­sa-es­tu­dio en el no­res­te lon­di­nen­se, una an­ti­gua mez­qui­ta que ha re­for­ma­do él mis­mo mar­ti­llo en mano, don­de vi­ve con su mu­jer, la di­se­ña­do­ra de jo­yas Gem­ma Holt. Ma­ke, ha­cer, es la pa­la­bra que más re­pi­te sen­ta­dos en la me­sa con los res­tos de la co­mi­da (que por su­pues­to ha co­ci­na­do), pues no con­ci­be la crea­ción sin de­jar su hue­lla. “Me con­si­de­ro un di­se­ña­dor, pe­ro que di­se­ña a tra­vés de la rea­li­za­ción. El me­jor trai­ning son los ta­lle­res don­de des­cu­brir cuá­les son tus ha­bi­li­da­des, te­ner ex­pe­rien­cias tác­ti­les. Mi apro­xi­ma­ción al di­se­ño es prác­ti­ca”, ex­pli­ca. To­dos sus pro­yec­tos tie­nen la ma­te­ria co­mo pun­to de par­ti­da. “Más que di­se­ñar so­bre el pa­pel y des­pués ver la me­jor for­ma de fa­bri­car­lo, in­ves­ti­go di­rec­ta­men­te con el pro­pio ma­te­rial, cen­trán­do­me más en el qué que en el có­mo. To­do lo que ha­go tie­ne que per­ma­ne­cer fiel a su ori­gen, pe­ro al mis­mo tiem­po de­be ser fá­cil­men­te co­mu­ni­ca­ble y fun­cio­nal (lo ilus­tra en­se­ñán­do­me una ca­ji­ta ta­lla­da de una pie­dra en bru­to). Con­ser­va su be­lle­za na­tu­ral, no es­con­de sus cua­li­da­des y al mis­mo tiem­po cum­ple con un co­me­ti­do”. Ha tra­ba­ja­do con pie­dra, zinc, bron­ce, ma­de­ra, tu­be­rías de la­tón, es­ca­yo­la, ce­ra, fiel­tro, po­liu­re­tano… y qui­zá don­de su pro­ce­so re­sul­ta más evi­den­te (y poé­ti­co) es en la se­rie My Grand­fat­her’s Tree: pa­ra dar­le una se­gun­da vi­da, Max cor­tó un fresno en­fer­mo ca­si bi­cen­te­na­rio de la fin­ca de su abue­lo en 131 tro­zos sus­cep­ti­bles de ser trans­for­ma­dos en mue­bles. Pa­ra él, la for­ma de pro­du­cir es más im­por­tan­te e in­tere­san­te que el re­sul­ta­do, tan­to que do­cu­men­ta ca­da una de ellas ex­haus­ti­va­men­te. “Nun­ca me sa­tis­fa­ce del to­do el pro­duc­to, nun­ca me doy pal­ma­di­tas en la es­pal­da. Pa­ro cuan­do es­toy lo su­fi­cien­te­men­te cer­ca. Y lo ha­go im­pa­cien­te por em­pe­zar lo pró­xi­mo que ten­go en men­te. Me abu­rro fá­cil­men­te y ten­go que es­tar fí­si­ca­men­te ac­ti­vo”. Co­mo es­tu­dian­te tu­vo dos tu­to­res in­flu­yen­tes: Mar­tino Gam­per y Tom Di­xon. “Son un fuer­te con­tras­te y com­ple­men­ta­rios. Mar­tino en­se­ña­ba des­de el co­ra­zón y Tom des­de el ce­re­bro. El pri­me­ro de­cía ‘tú pue­des si quie­res y crees en ello’. Y Tom, ‘va­mos a dis­cu­tir tác­ti­cas, iden­ti­dad y mar­ca, el mer­ca­do, có­mo sa­car be­ne­fi­cio’. No po­día ha­ber pe­di­do un dúo me­jor. Me gus­ta pen­sar que apren­dí de am­bos y que yo di­se­ño con la ca­be­za y el co­ra­zón. Aun­que nun­ca he de­ja­do que la pri­me­ra coar­te al se­gun­do, que las opor­tu­ni­da­des co­mer­cia­les guíen mis de­ci­sio­nes crea­ti­vas. Si ten­go una idea, por es­tú­pi­da que pa­rez­ca o por com­pli­ca­da que sea eco­nó­mi­ca­men­te, en­cuen­tro la ma­ne­ra de ha­cer­la reali­dad. La ma­yor par­te de mis in­gre­sos pro­vie­nen de en­car­gos pri­va­dos de ga­le­rías. Y eso per­mi­te crear co­sas que qui­zás fi­nan­cie­ra­men­te no sean tan sen­sa­tas. Ade­más de li­be­ra­dor es un gran pri­vi­le­gio”. Su es­tu­dio, en la plan­ta ca­lle del edi­fi­cio de dos pi­sos, es un ta­ller in­ma­cu­la­da­men­te or­de­na­do en el que aho­ra se se­can cien­tos de me­tros de la­na te­ñi­da con la que se ha­rán al­fom­bras úni­cas e irre­pe­ti­bles. Las pre­sen­tó es­te ve­rano en el Fes­ti­val de Di­se­ño de Vi­lla Noai­lles en Fran­cia. De la en­tra­da, pin­ta­da en un fe­me­nino ro­sa (¿Gem­ma?) arran­ca una es­ca­le­ra que con­du­ce a la zo­na de vi­vien­da. Pa­ra su­bir hay que descalzarse. Un gran sa­lón-co­me­dor-co­ci­na con un cá­li­do sue­lo de cor­cho ocu­pa la ma­yor par­te del es­pa­cio. (con­ti­núa en pá­gi­nas fi­na­les)

EL EDI­FI­CIO DE PRIN­CI­PIOS DEL XX FUE UN AL­MA­CÉN Y, POS­TE­RIOR­MEN­TE, UNA MEZ­QUI­TA. TO­DA LA PLAN­TA CA­LLE LA OCU­PA EL TA­LLER DE LAMB. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: JUN­TO A UNAS ES­TAN­TE­RÍAS PULCRAMENTE OR­DE­NA­DAS, MADEJAS DE LA­NA RE­CIÉN TE­ÑI­DAS POR EL DI­SE­ÑA­DOR ES­PE­RAN SE

DE­TA­LLE DE LA LA­NA TE­ÑI­DA Y, ARRI­BA, EL DOR­MI­TO­RIO CON CA­MA DE SU CO­LEC­CIÓN WOODWARE Y TA­BU­RE­TE DE PE­TER HEAP RE­GA­LO DE SU ABUE­LO. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EL BA­ÑO DE MAR­MO­REAL, UN MA­TE­RIAL CREA­DO POR LAMB PA­RA DZEK. LAVABO CON GRI­FE­RÍA DE BAR­BER WILSONS & CO Y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.