AGEN­TE SO­CIAL

Gra­cias a su com­pro­mi­so y a unas lí­neas de­pu­ra­das, la ar­qui­tec­ta me­xi­ca­na Ta­tia­na Bil­bao cau­ti­va por igual a mag­na­tes chi­nos y a go­bier­nos eu­ro­peos. En su es­tu­dio, mu­seos y par­ques con­vi­ven con vi­vien­das so­cia­les que cues­tan 6.000€. Va a lle­nar su país de

AD (Spain) - - Ad -

a sea a la ho­ra de di­se­ñar la ca­sa más lu­jo­sa del mun­do o al rea­li­zar al­go más eco­nó­mi­co, un ar­qui­tec­to de­be­ría ser un me­ro fa­ci­li­ta­dor de es­pa­cios”, sen­ten­cia con hu­mil­dad Ta­tia­na Bil­bao (Ciu­dad de Mé­xi­co, 1972), uno de los jó­ve­nes ta­len­tos más lau­rea­dos. Pa­ra ella la dis­cu­sión teó­ri­ca y la ca­pa­ci­dad de pro­yec­tar fu­tu­ro no sir­ve pa­ra na­da si no exis­te un víncu­lo con la gen­te, con sus ne­ce­si­da­des. “El he­cho de que so­lo un dos por cien­to de los lu­ga­res ha­bi­ta­dos ha­yan si­do desa­rro­lla­dos por un ti­tu­la­do de­mues­tra esa des­co­ne­xión con la so­cie­dad. Al­go real­men­te preo­cu­pan­te si con­si­de­ra­mos que una ilu­mi­na­ción ade­cua­da o una bue­na ven­ti­la­ción con­di­cio­na to­da nues­tra vi­da”. Bil­bao in­sis­te que en ese ejer­ci­cio de acer­ca­mien­to no po­de­mos caer en la se­ria­li­za­ción: “Hay que adap­tar­se a la reali­dad lo­cal, in­te­grar las opi­nio­nes de cien­tí­fi­cos, fi­ló­so­fos, bo­tá­ni­cos y ar­tis­tas, y te­ner en cuen­ta que no es lo mis­mo el de­sier­to de Chihuahua que la sel­va de Chia­pas”. Esa ver­sa­ti­li­dad, acom­pa­ña­da de un de­pu­ra­do tra­zo de lí­neas ca­paz de au­nar fun­cio­na­li­dad y es­té­ti­ca, ha per­mi­ti­do a la me­xi­ca­na idear des­de una asom­bro­sa man­sión en una escarpada par­ce­la de 10.000 m2 so­bre las mon­ta­ñas de Monterrey a una vivienda so­cial con un cos­te in­fe­rior a 6.000€. Pre­ci­sa­men­te ha si­do es­te pro­yec­to el que ha es­ta­do en bo­ca de to­dos du­ran­te las úl­ti­mas bie­na­les de Chica­go (2015) y Ve­ne­cia (2016) y el que la ha traí­do a Ma­drid pa­ra par­ti­ci­par en el re­cien­te The sha­pe of things, un even­to so­bre ar­qui­tec­tu­ra, ar­te y di­se­ño or­ga­ni­za­do por El Ser Crea­ti­vo, Open Hou­se y Gru­po TPI , en Cen­trocen­tro. “Tra­ba­jar de una for­ma ca­si es­qui­zo­fré­ni­ca me per­mi­te ahon­dar en un am­plio aba­ni­co de so­lu­cio­nes, ha­cer más con me­nos y apli­car con­cep­tos de un for­ma­to a otro con bas­tan­te li­ber­tad. Nues­tras cons­truc­cio­nes de ba­jo cos­te se ins­pi­ran, sin ir más le­jos, en un cha­let de 1.000 m2 que hi­ci­mos en Chi­na”, con­ti­núa. Con ellas, Ta­tia­na re­cu­pe­ra una preo­cu­pa­ción his­tó­ri­ca de su fa­mi­lia, el alo­ja­mien­to pro­le­ta­rio. Fue una de las ob­se­sio­nes de su abue­lo To­más, mi­nis­tro de la II Re­pú­bli­ca Es­pa­ño­la y ar­qui­tec­to en la ca­pi­tal viz­caí­na an­tes de su exi­lio. Su pro­pues­ta ac­tual se en­glo­ba den­tro de un pro­gra­ma del go­bierno de su país pa­ra fa­ci­li­tar el ac­ce­so de las cla­ses po­pu­la­res a un alo­ja­mien­to digno a tra­vés de mi­cro­cré­di­tos. “Aun­que hay otros (con­ti­núa en págs. fi­na­les)

nca­jar un re­vés su­po­ne re­fle­jos y ta­len­to. “En 2013 la cri­sis lle­gó a nues­tro prin­ci­pal mer­ca­do, las tien­das de Francia. En lu­gar de pa­ra­li­zar­nos, de­ci­di­mos lan­zar­nos ha­cia pro­yec­tos de con­tract, co­mo lle­vá­ba­mos años pla­nean­do”, ex­pli­ca Pe­pe Al­bar­gues, fun­da­dor de la edi­to­ra va­len­cia­na Mis­sa­na. Un nue­vo ca­mino con el que (la que ori­gi­nal­men­te fue­ra un ta­ller de mue­bles ta­pi­za­dos) bus­ca­ba acer­car­se a sus re­fe­ren­tes: “Cas­si­na, Moroso o Fritz Han­sen, con los que hoy com­par­ti­mos es­pa­cios, co­mo en el ho­tel W Ho­bo­ken en Nue­va York”, di­ce or­gu­llo­so. El pri­mer pa­so fue trans­for­mar su ima­gen, pa­ra lo que con­tra­ta­ron co­mo di­rec­to­res crea­ti­vos al es­tu­dio Masquespacio (ga­na­do­res en los úl­ti­mos Pre­mios AD del que otor­ga Mas­si­mo Dut­ti a los Nue­vos Va­lo­res). “Apro­ve­cha­mos nues­tro vi­gé­si­mo aniver­sa­rio pa­ra lan­zar The Twen­ties, en la que re­vi­sa­mos nues­tras pie­zas más co­no­ci­das con nue­vos te­ji­dos pa­ra un look más fres­co y una es­ce­no­gra­fía im­pac­tan­te”. El si­guien­te mo­vi­mien­to lo vi­vie­ron co­mo un tsu­na­mi: su lí­nea The No­vel­ties, ini­cia­da en 2015, en la que 12 di­se­ña­do­res co­mo La Sel­va, Sputnik, Marc Ve­not o el pro­pio Pe­pe crea­ron mue­bles co­lo­ris­tas, or­gá­ni­cos y con­tem­po­rá­neos. “Es un ca­tá­lo­go vi­vo. Es­te año nos plan­tea­mos un re­to, sa­car un pro­duc­to nue­vo al mes, y lo es­ta­mos con­si­guien­do”. Así, y con la ayu­da de su nue­vo di­rec­tor de ar­te, Ji­mé­nez de Nal­da, en abril lle­gó la si­lla Tram­po­lín , la co­lec­ción Ágo­ra de ma­yo o en ju­lio, la im­pac­tan­te bu­ta­ca Quet­zal. “Aún que­dan mu­chas pie­zas sor­pren­den­tes. En 2017 la fa­mi­lia crecerá, pe­ro no con es­te rit­mo tan fre­né­ti­co, sino más pau­sa­do, y en lu­gar de tra­ba­jar con au­to­res no­ve­les lo ha­re­mos con gran­des nom­bres con­so­li­da­dos, lo que su­po­ne un nue­vo gi­ro a nues­tra em­pre­sa, al­go que nos tie­ne in­fi­ni­ta­men­te ilu­sio­na­dos”, con­clu­ye Al­bar­gues. No des­ve­la las fi­gu­ras con las que ne­go­cia, sa­be del po­der de se­duc­ción que tie­ne el pro­vo­car asom­bro. www.mis­sa­na.es

Alos 6 años em­pe­zó con la ce­rá­mi­ca, a los 11 con la pin­tu­ra y el di­bu­jo, y a los 18 en­tró en Be­llas Ar­tes en Bue­nos Ai­res, su ciu­dad na­tal. Sin em­bar­go, en 2001 Federico Antelo (1976) vino a Es­pa­ña co­mo di­se­ña­dor tex­til y de com­ple­men­tos pa­ra una em­pre­sa ma­yo­ris­ta. “Via­jan­do y yen­do a fe­rias me em­pe­cé a en­gan­char con las te­las, so­bre to­do des­pués de ver có­mo las tra­ba­jan en In­dia. Pen­sé que po­día ser el cru­ce per­fec­to en­tre mi obra pic­tó­ri­ca y el di­se­ño”. Re­gre­só a Ar­gen­ti­na pa­ra es­tu­diar se­ri­gra­fía y des­de di­ciem­bre es­tá de vuel­ta en un ta­ller de Tir­so de Mo­li­na con su sue­ño: un pro­yec­to per­so­nal, ar­te­sano y li­bre. Aquí pro­du­ce y tam­bién ven­de. Im­pri­me su uni­ver­so geo­mé­tri­co y abs­trac­to mul­ti­co­lor so­bre li­nos y al­go­do­nes con múl­ti­ples usos: bol­sos (co­mo la co­lec­ción que ha crea­do pa­ra la tien­da del Mu­seo Thys­sen-bornemisza a par­tir de un cua­dro de De­lau­nay), ta­pi­ce­rías, co­ji­nes, pa­re­des... “To­do lo que pue­da cu­brir con una te­la”, re­ma­ta. Tam­bién co­la­bo­ra con su ve­cino Co­lin­dan­te ha­cien­do pan­ta­llas pa­ra sus lám­pa­ras vin­ta­ge. Su de­seo aho­ra: di­se­ñar pa­pe­les. www.fe­de­ri­coan­te­lo­pa­ra­por­tar.com

CA­SA VEN­TU­RA, UNA MAN­SIÓN SO­BRE UNA ESCARPADA PAR­CE­LA EN LAS MON­TA­ÑAS DE MONTERREY, AL NO­RES­TE DE MÉ­XI­CO. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: TA­TIA­NA BIL­BAO DU­RAN­TE LA CE­LE­BRA­CIÓN DE LAS JOR­NA­DAS THE SHA­PE OF THINGS EN CEN­TROCEN­TRO DE MA­DRID.

DE IZ­DA. A DCHA. Y DE ARRI­BA ABA­JO, EX­PLA­NA­DA ,UN ES­TU­DIO DE AR­TIS­TA EN CIU­DAD DE MÉ­XI­CO; VI­VIEN­DAS SO­CIA­LES EN CIU­DAD ACU­ÑA; FU­NE­RA­RIA TANGASSI EN SAN LUIS PO­TO­SÍ; SA­LA DE EX­PO­SI­CIO­NES DEL PAR­QUE DE AR­QUI­TEC­TU­RA DE JINHUA (CHI­NA) Y JAR­DÍN BO­TÁ­NI­CO EN CUL

UN AU­DI­TO­RIO AL AI­RE LI­BRE EN EL JAR­DÍN BO­TÁ­NI­CO DE CULIACÁN, UN ES­PA­CIO PÚ­BLI­CO DE 10 HECTÁREAS DE­DI­CA­DO A LA CON­SER­VA­CIÓN DE ES­PE­CIES VE­GE­TA­LES, IN­VES­TI­GA­CIÓN CIEN­TÍ­FI­CA Y DI­VUL­GA­CIÓN. ARRI­BA, EL EDI­FI­CIO PRIN­CI­PAL DEL PAR­QUE BIO­TEC­NO­LÓ­GI­CO DEL PA­CÍ­FI­CO

SO­FÁ COS­MO DI­SE­ÑO DE LA SEL­VA .A LA IZ­DA., LA LÍ­NEA ÁGO­RA DE PE­PE AL­BAR­GUES. ARRI­BA IZ­DA., SI­LLA Y TA­BU­RE­TE BOO­ME­RANG DE CARDEOLI Y, DCHA., SO­FÁ SI­MO­NE DE SPUTNIK.

EL AR­TIS­TA AR­GEN­TINO EN SU TIEN­DA-TA­LLER. “TRA­BA­JO EL TEX­TIL CO­MO UNA PIN­TU­RA. AQUÍ DI­BU­JO Y ESTAMPO DE MA­NE­RA AR­TE­SA­NAL UTI­LI­ZAN­DO LA SE­RI­GRA­FÍA. CA­DA PIE­ZA ES ÚNI­CA”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.