Www.re­vis­taad.es

AD (Spain) - - Ad - Reino Uni­do: Francia: Ita­lia: Es­pa­ña: Chi­na:

(vie­ne de la pá­gi­na 42) El vi­sio­na­rio Karl La­ger­feld com­pro­bó có­mo bu­llían las re­des so­cia­les cuan­do lle­vó el cru­ce­ro 2015 de Cha­nel a la Dong­dae­mun De­sign Pla­za de Seúl, obra de la fa­rao­na, Zaha Ha­did; o al ocu­par el Pa­seo del Pra­do de La Habana pa­ra su re­sort 2017. Así que pa­ra el 90 aniver­sa­rio de Fen­di, la ca­sa ita­lia­na, de la que tam­bién es al­ma, echó el res­to. El pri­mer pa­so lo dio la fa­mi­lia Ven­tu­ri­ni, sus pro­pie­ta­rios, quie­nes do­na­ron 2,18 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra res­tau­rar la po­pu­lar Fon­ta­na di Tre­vi. En­ton­ces lle­gó el kái­ser, e im­per­té­rri­to, pi­dió per­mi­so pa­ra des­fi­lar no en ella, sino, so­bre ella. De­seo con­ce­di­do. Y so­bre una pa­sa­re­la de me­ta­cri­la­to las mo­de­los ca­mi­na­ron so­bre las aguas. Éxi­to de co­lec­ción y ven­tas. Tras es­to que­dó de­mos­tra­da una ley de las ten­den­cias: la su­ma de cos­tu­ra y mo­nu­men­to siem­pre da be­ne­fi­cios.

TA­TIA­NA BIL­BAO: AGEN­TE SO­CIAL

(vie­ne de la pá­gi­na 109) mo­de­los, nos di­mos cuen­ta de que mu­chos caían en los mis­mos erro­res. En el te­ja­do, por ejem­plo, no­so­tros uti­li­za­mos uno a dos aguas por­que ob­ser­va­mos que las cu­bier­tas pla­nas se ha­bían con­ver­ti­do en un sím­bo­lo del fra­ca­so. Es muy ha­bi­tual de­jar par­te de los for­ja­dos vis­tos, a la es­pe­ra de un fu­tu­ro más prós­pe­ro que no sue­le lle­gar. Mi ob­je­ti­vo era que la ima­gen fue­ra la de una ca­sa ter­mi­na­da des­de el prin­ci­pio. Tam­bién uti­li­za­mos ma­te­ria­les y téc­ni­cas pro­pias del lu­gar, lo que re­du­ce el pre­cio y me­jo­ra el ais­la­mien­to”, ex­pli­ca Bil­bao, Pre­mio Mun­dial de Ar­qui­tec­tu­ra Sos­te­ni­ble de la Fun­da­ción Lo­cus en 2014. De mo­men­to, y tras un pri­mer y exi­to­so ate­rri­za­je con dos pro­to­ti­pos en Chia­pas y vein­te en Ciu­dad Acu­ña, su es­tu­dio ha re­ci­bi­do el en­car­go de le­van­tar 3.000 más en los pró­xi­mos me­ses por to­do Mé­xi­co. “Cuan­do de­ci­dí for­mar­me, mis pa­dres me di­je­ron ‘hi­ja mía lo lle­vas en la san­gre’ y es que, aun­que ellos eran pro­fe­so­res, to­da mi in­fan­cia es­tu­vo mar­ca­da por la po­lí­ti­ca, por la he­ren­cia de quie­nes lle­ga­ron co­mo re­fu­gia­dos de gue­rra. Am­bas co­sas es­tán muy re­la­cio­na­das con la idea de cons­truir en­tor­nos, con pen­sar có­mo or­de­nar la ur­be”. Una idea que en­tron­ca con su se­gun­da es­pe­cia­li­dad, los es­pa­cios pú­bli­cos. Su­yos son edi­fi­cios tan sin­gu­la­res co­mo la sa­la de ex­po­si­cio­nes del Par­que de Ar­qui­tec­tu­ra de Jinhua (Chi­na), la cá­li­da Fu­ne­ra­ria Tangassi (San Luis Po­to­sí, en el co­ra­zón de su país na­tal), el Par­que Bio­tec­no­ló­gi­co del Pa­cí­fi­co (Culiacán, al oes­te) o el Jar­dín Bo­tá­ni­co de esa mis­ma ciu­dad. “Lle­va­mos ca­si 12 años tra­ba­jan­do en es­te úl­ti­mo. Es una obra de esas que crean co­mu­ni­dad y que for­man te­ji­do ur­bano. Es­te ti­po de ac­cio­nes son fun­da­men­ta­les pa­ra evi­tar el ais­la­mien­to de par­te de la po­bla­ción”, con­clu­ye jus­to an­tes de des­ve­lar­nos que ul­ti­ma los de­ta­lles de una sub­es­ta­ción eléc­tri­ca en EE UU y una es­cue­la in­fan­til en me­dio del de­sier­to me­xi­cano. A ellos hay que su­mar dos tra­ba­jos a pun­to de fi­na­li­zar en Es­pa­ña: el Mu­seo Na­cio­nal Centro de Ar­te Con­tem­po­rá­neo de Cas­ti­lla y León-co­lec­ción Adras­tus (2019), en Aré­va­lo, Ávi­la, y una vi­lla den­tro del am­bi­cio­so pro­yec­to So­lo Hou­ses, que reúne a van­guar­dis­tas es­tu­dios en la fron­te­ra en­tre Ca­ta­lu­ña y Ara­gón pa­ra ex­plo­rar una for­ma di­fe­ren­te de vi­vir. Se­gui­re­mos in­for­man­do. www.ta­tia­na­bil­bao.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.