Ex­tra­ña di­se­ño bri­tá­ni­co. Co­lo­ris­ta sen­si­bi­li­dad mo­der­na

Bet­han Laura Wood es la ca­ra de la nue­va ge­ne­ra­ción del e im­pre­vi­si­ble, apli­ca una a téc­ni­cas ar­te­sa­na­les. REA­LI­ZA­CIÓN: ISA­BEL MARGALEJO

AD (Spain) - - Ad Para Zara Home -

s FO­TOS: CAR­LOS AL­BA

ería cu­rio­so sa­ber qué co­men­tan los ru­dos obre­ros que tra­ji­nan en es­te par­que in­dus­trial al no­roes­te de Lon­dres cuan­do ven lle­gar a es­ta mu­jer mul­ti­co­lor. La di­se­ña­do­ra Bet­han Laura Wood tie­ne su es­tu­dio en una na­ve, com­par­ti­da por otros nom­bres emer­gen­tes, y aun­que los ha­bi­tan­tes de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca es­tán acos­tum­bra­dos a gran­des do­sis de exo­tis­mo, ella las ex­ce­de to­das. “Siempre he si­do crea­ti­va de una for­ma u otra”, se ríe, y ex­pli­ca que ya en el co­le­gio em­pe­zó a ves­tir de la ma­ne­ra en que lo ha­ce, su­per­po­nien­do to­nos, es­tam­pa­dos y ca­pas, de caf­ta­nes ma­rro­quíes a pun­to de Mis­so­ni. La en­con­tra­mos en ple­na pro­duc­ción de uno de sus pro­yec­tos, es­ca­pa­ra­tes pa­ra Her­mès, un mun­do sub­ma­rino de plás­ti­co que va­rias ayu­dan­tes tin­tan a mano en unas ollas. No es una no­va­ta, en 2014 ya pro­du­jo pa­ra la fir­ma los de Na­vi­dad a ba­se de fru­tas in­men­sas. Tras re­ga­lar­nos unas po­ses pa­ra los re­tra­tos, pa­sa­mos a su des­pa­cho. Bet­han (a quien sus pa­dres lla­man Laura) na­ció en una ciu­dad pe­que­ña y tran­qui­la de los Mid­lands. “Des­de pe­que­ña me gus­ta­ba ha­cer co­sas y en se­cun­da­ria me em­pe­za­ron a in­tere­sar los ob­je­tos tri­di­men­sio­na­les. Un pro­fe­sor fan­tás­ti­co, Mr. Ro­berts, me de­ja­ba usar las he­rra­mien­tas eléc­tri­cas, tra­ba­jar con me­ta­les...”, cuen­ta. Pron­to se tra­zó un ob­je­ti­vo vi­tal: Lon­dres. “A principios de los 90 vi un do­cu­men­tal de la BBC so­bre el Ro­yal Co­lle­ge of Arts y que­ría apun­tar­me a to­dos los cur­sos. Pe­ro an­tes ne­ce­si­ta­ba te­ner una ba­se”. Eli­gió Brigh­ton pa­ra es­tu­diar. “Es po­ten­te mez­clan­do di­se­ño in­dus­trial con ar­te­sa­nía y tie­ne un buen de­par­ta­men­to de di­se­ño grá­fi­co”. Du­ran­te to­da nues­tra con­ver­sa­ción tin­ti­nean sus pulseras en la me­sa y me cues­ta apar­tar los ojos de sus ce­jas ro­sas y de sus pen­dien­tes de

y a ver pers­pec­ti­va”. las co­sas ba­jo mi pro­pia

len­te­jue­las ver­des. Tras tres años, dió el sal­to a la ca­pi­tal. En­trar en el RCA es un rito ini­ciá­ti­co. Exi­gen un port­fo­lio, una en­tre­vis­ta y una lar­ga es­pe­ra. “Re­cuer­do mi en­tre­vis­ta con Ron Arad, era su pe­núl­ti­mo año co­mo di­rec­tor. Fue te­rri­ble por­que no pa­ra­ba de cues­tio­nar­me to­do. Me sen­tí tan pa­té­ti­ca que al sa­lir me eché a llo­rar. Va­rios es­tu­dian­tes me re­co­gie­ron y me llevaron a em­bo­rra­char­me al bar”, re­me­mo­ra con hu­mor y mu­chas ono­ma­to­pe­yas. Fue ad­mi­ti­da en el más­ter y allí, con tu­to­res co­mo Mar­tino Gam­per y Jur­gen Bey, en­con­tró su ca­mino. “Me en­se­ña­ron a usar mi mun­do de co­lor y es­tam­pa­dos en mi tra­ba­jo y a ver siempre las co­sas ba­jo mi pro­pia pers­pec­ti­va”. Alum­na aven­ta­ja­da, al aca­bar, en 2009, en­ca­de­nó re­si­den­cias, ex­hi­bi­cio­nes y pre­mios. Ni­na Yas­har com­pró par­te de sus co­lec­cio­nes Moon­rock y Par­ti­cu­le, mue­bles con una mo­der­ní­si­ma ma­ne­ra de en­ten­der la mar­que­te­ría a ba­se de la­mi­na­do, y así, con vein­ti­tan­tos años, se en­con­tró ju­gan­do en la pri­me­rí­si­ma li­ga del di­se­ño, ven­dien­do en la to­do­po­de­ro­sa ga­le­ría mi­la­ne­sa Ni­lu­far y mos­tran­do sus pie­zas en De­sign­mia­mi (don­de por cier­to ga­nó el De­sig­ner of the Fu­tu­re Award 2013). Wood ha cen­tra­do has­ta la fe­cha su ca­rre­ra en pe­que­ñas se­ries o pie­zas a me­di­da, aun­que en el úl­ti­mo Sa­lo­ne de Mi­lán pre­sen­tó su pri­mer pro­duc­to in­dus­trial: ja­rro­nes de ce­rá­mi­ca pa­ra Bi­tos­si. En reali­dad es una ma­ne­ra de en­ten­der la pro­fe­sión, a pe­que­ña es­ca­la, siempre pro­ban­do, in­ves­ti­gan­do. De he­cho, tras el Lon­don De­sign Fes­ti­val (don­de nue­va­men­te fue pre­mia­da co­mo ta­len­to emer­gen­te) sa­lía ca­mino de otra re­si­den­cia en Gro­nin­ga, Ho­lan­da. Se­gu­ra­men­te, allí plan­ta­rá el ger­men de al­gún nue­vo pro­yec­to. esos que lue­go cuen­ta a sus alum­nos de la ECAL, la es­cue­la sui­za más im­por­tan­te de di­se­ño, don­de im­par­te un se­mi­na­rio so­bre el lu­jo. “Con los años (aho­ra tie­ne 32) tu con­fian­za cre­ce pe­ro aún si­go apren­dien­do. Si crees que ya lo sa­bes to­do, es­tás muer­to”. Y ella es, créan­me, pu­ra vi­da. www.bet­han­lau­ra­wood.com

BET­HAN LAURA WOOD PO­SA EN LA ES­TRUC­TU­RA DON­DE SE SECAN LOS PIE­ZAS DE ME­TAL ORI­GI­NA­LES ELE­MEN­TOS DE SU DEL BRI­TÁ­NI­CO PA­RA ALESSI, ES­CA­PA­RA­TE PA­RA WILKINSON, DIXON & SONS HER­MÈS. FAN­TÁS­TI­CAS Y HUKIN & HEATH, EN­TRE ALGAS, MEDUSAS Y OTRAS. EN LA OTRA PÁGI

DCHA., ME­SA DE LA SE­RIE PLAYTIME (2012) Y MUES­TRA DE LOS TIN­TES PA­RA EL ES­CA­PA­RA­TE DE HER­MÈS. DES­DE ARRI­BA, BET­HAN EN SU ME­SA DE TRA­BA­JO. LÁM­PA­RA DE LA SE­RIE CRISS CROSS (2013), JA­RRÓN GUA­DA­LU­PE (2016) PA­RA BI­TOS­SI Y APA­RA­DOR DE LA SE­RIE MOON­ROCK. EN LA O

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.