A ME­DI­DA

CON­FEC­CIÓN El su­yo es co­mo un clá­si­co sa­lón de costura pa­ri­sino, pe­ro con ma­ti­ces. Por­que es­ta­mos en Bar­ce­lo­na, so­lo (o ca­si) se atien­de a ca­ba­lle­ros y ade­más, su pro­pie­ta­rio, Juan Ave­lla­ne­da, vi­ve tras una de sus puer­tas.

AD (Spain) - - Ad Para Zara Home - ES­TI­LIS­MO: SEBASTIAN SERGEANT TEX­TO: TONI TORRECILLAS FOTOS: MONTSE GARRIGA

Es un dan­di, pe­ro cual­quier pa­re­ci­do con los del XIX es pu­ra­men­te ac­ci­den­tal. El di­se­ña­dor Juan Ave­lla­ne­da es muy con­tem­po­rá­neo, y eso se no­ta en su ca­mi­sa blan­ca des­abro­cha­da, en el cor­dón de cue­ro con el que se ata los pan­ta­lo­nes, en sus zapatos con ser­pien­tes bor­da­das, su ani­llo de oro ama­ri­llo y la­pis­lá­zu­li y en su mu­ñe­ca, su re­loj Montblanc, fir­ma de la que es em­ba­ja­dor, de­ta­lles que de­fi­nen su ele­gan­cia mo­der­na. Pa­ra ex­pli­car­nos sus co­mien­zos nos se­ña­la una me­sa de már­mol ne­gro, y es que su fir­ma de mo­da mas­cu­li­na Ave­lla­ne­da na­ció en­tre dos pla­cas de es­ta pie­dra en 2014. Ese año inau­gu­ra­ba su pri­mer pun­to de ven­ta, una tien­da tem­po­ral en San­ta Eu­la­lia, la me­ca de la mo­da de la Ciu­dad Con­dal, don­de pre­sen­ta­ba su sas­tre­ría renovada, clá­si­ca y ex­cén­tri­ca, en­tre la que des­ta­ca su es­mo­quin y sus cha­que­tas y ca­mi­sas con he­chu­ras de pi­ja­ma. “El in­terio­ris­ta Jai­me Be­ries­tain, ade­más de ser un gran clien­te, di­se­ñó una ins­ta­la­ción pa­ra mi de­but: unas plan­chas con ve­tas si­mé­tri­cas de las que col­ga­ban los per­che­ros. Cuan­do fi­na­li­zó, el mar­mo­lis­ta me re­ga­ló una me­sa he­cha con ellas”, re­cuer­da to­da­vía ilu­sio­na­do. Esa pie­za es­tá en el cen­tro de su ca­sas­how­room en Bar­ce­lo­na, un pi­so de 275 m2 jun­to al Pa­seo de Gra­cia y con vis­tas al Círcu­lo Ecues­tre. “An­tes vi­vía en un es­tu­dio y te­nía el ate­lier en otra di­rec­ción. Al fi­nal pa­sa­ba tan­tas ho­ras tra­ba­jan­do que so­lo me fal­ta­ba po­ner la ca­ma en­tre las cha­que­tas”. De­ci­dió sim­pli­fi­car. “Que­ría al­go co­mo las vi­vien­das de mu­chos in­terio­ris­tas, con una zo­na de ex­po­si­ción y otra per­so­nal”. En­con­tró el pi­so que cum­plía con sus re­qui­si­tos: una par­te pú­bli­ca (con hall, un sa­lón don­de pre­sen­tar sus co­lec­cio­nes, un pro­ba­dor, una ofi­ci­na y es­pa­cio de al­ma­ce­na­je) y, al fon­do, una zo­na pri­va­da, to­tal­men­te in­de­pen­dien­te. “Ahí es­tá mi ba­ño, mi dor­mi­to­rio y un sa­lón. Es co­mo vi­vir en una sui­te de ho­tel. Cuan­do en­tré por pri­me­ra vez, si te abs­traías del feís­mo, ya veías que

era ma­ra­vi­llo­so. Di­go es­to por­que sus an­te­rio­res pro­pie­ta­rios ha­bían pin­ta­do ca­da ha­bi­ta­ción de un co­lor chi­llón, co­mo una can­ti­na ma­ria­chi. De­ci­dí uti­li­zar un gris con un to­que de azul pa­ra apro­ve­char la luz y pin­té de blan­co el te­cho y las mol­du­ras”. Ya es­ta­ba to­do lis­to y co­men­za­ron las vi­si­tas, cu­rio­sa­men­te sus pri­me­ros clien­tes per­te­ne­cían al mun­do del ar­te, la arquitectura y la de­co­ra­ción, co­mo Hugo Por­tuon­do, Lo­ren­zo Cas­ti­llo o Mi­quel Al­zue­ta. To­dos se vol­ca­ron de­sin­te­re­sa­da­men­te en el pro­yec­to. “Ve­nían a pro­bar­se y aca­ba­ban ayu­dán­do­me. Be­ries­tain me en­vió a uno de sus me­ta­lis­tas pa­ra ha­cer los per­che­ros y me re­ga­ló los fo­cos que ilu­mi­nan la co­lec­ción. El in­terio­ris­ta Juan Ma­nuel So­to me ex­pli­có có­mo co­lo­car los mue­bles pa­ra que re­sul­ta­ra aco­ge­dor y Al­fons Tost y Da­mián Sán­chez me acon­se­ja­ron a la ho­ra de uni­fi­car los es­pa­cios”. Así con­si­guió un lu­gar que na­da tie­ne que ver con los có­di­gos ha­bi­tua­les de las tra­di­cio­na­les sas­tre­rías. Aquí se ven­de, pe­ro com­pra­do­res y com­pra­do­ras (aun­que no di­se­ña pren­das fe­me­ni­nas, ca­da vez son más las mu­je­res que le en­car­gan ta­llas pe­que­ñas, que se lo di­gan si no a Nie­ves Ál­va­rez que uti­li­za sus es­mo­quin) se sien­ten co­mo

in­vi­ta­dos. Se­pa­ran­do tra­ba­jo y vi­da pri­va­da hay una co­ci­na de la­ca ne­gra y ro­ja. “Nun­ca ha­bría es­co­gi­do esos dos to­nos, no me gus­ta­ban en ab­so­lu­to y te­nía dos op­cio­nes: cam­biar­la o mon­tar un show, op­té por lo se­gun­do y cu­brí las paredes con un pa­pel de For­na­set­ti, so­bre el que col­gué sus pla­tos, y ja­rro­nes chi­nos. No es un lu­gar pa­ra co­ci­nar, sino pa­ra re­ci­bir, ha­go to­das las co­mi­das fue­ra y por eso ten­go li­bros en el horno”, re­co­no­ce re­afir­man­do su ima­gen de dan­di me­di­te­rrá­neo. “Me gus­ta esa es­té­ti­ca, pe­ro no a la ma­ne­ra ita­lia­na, sino de for­ma más re­la­ja­da”. Eso tam­bién se no­ta en su ca­sa don­de las ce­rá­mi­cas de La Bis­bal coha­bi­tan con mue­bles que ha he­re­da­do de su fa­mi­lia y ar­te con­tem­po­rá­neo, co­mo pin­tu­ras de Ya­go Hor­tal, fo­to­gra­fía de Oleg Dou, obras de Tà­pies o su co­lec­ción de por­ce­la­nas chi­nas de la di­nas­tía Ming. “Mu­chas son de subas­tas de Pa­rís, Bar­ce­lo­na o Ma­drid. Las com­pré sin te­ner cla­ro dón­de las co­lo­ca­ría y han en­con­tra­do su lu­gar. De ellas tam­bién sa­co ideas pa­ra las co­lec­cio­nes”, di­ce co­mo si de un acer­ti­jo se tra­ta­ra, in­di­can­do que en­tre lo que aho­ra es­ta­mos vien­do es­tán las cla­ves de lo que pre­sen­ta­rá en Pa­rís. Pe­ro co­mo buen di­se­ña­dor, no suel­ta pren­da. www.ave­lla­ne­da.eu

EN SU SA­LÓN PRI­VA­DO, SO­FÁ DE UN ANTICUARIO ES­CAN­DI­NA­VO, LÁM­PA­RA DO­RA­DA DE HE­REN­CIA FAMILIAR, DE CE­RÁ­MI­CA DE MANISES Y FAROL TIBETANO. ALFOMBRA DE THE RUG COM­PANY Y, EN LA PA­RED, OBRA DE LA SE­RIE MUSHROOM KINGDOM DE OLEG DOU. ARRI­BA, PASILLO QUE CON­DU­CE DE

EN SU DOR­MI­TO­RIO, BIOMBO CHINO DE UNA SUBASTA EN PA­RÍS, TRES OBRAS DE TÀ­PIES RE­GA­LO DE FA­MI­LIA, LÁMPARAS CON PAN­TA­LLA DE CONEJO DI­SE­ÑO DEL PRO­PIO AVE­LLA­NE­DA Y

MAN­TA DE HER­MÈS. DCHA., EN EL HALL, POR­CE­LA­NAS MING, SI­LLA DE CUERNO DE AL­FONS Y DA­MIÁN Y PIN­TU­RA DE YA­GO HOR­TAL. LA CO­CI­NA LA ACTUALIZÓ CON PA­PEL Y PLA­TOS DE FOR­NA­SET­TI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.