Ca­ja FUER­TE John Paw­son II Gue­rra Mun­dial Feuer­le. es­ce­no­gra­fía

El ar­qui­tec­to ha si­do el en­car­ga­do de trans­for­mar un bún­ker de Berlín de la en un mu­seo pa­ra la co­lec­ción Ar­te y mo­bi­lia­rio asiá­ti­co en una TEX­TO: TO­NI TORRECILLAS as­cé­ti­ca.

AD (Spain) - - Ad Para Zara Home -

ri­me­ro la os­cu­ri­dad y el si­len­cio so­lo ro­tos por las no­tas mi­ni­ma­lis­tas com­pues­tas por John Ca­ge. La me­lo­día acom­pa­ña la res­pi­ra­ción de un pe­que­ño gru­po de 14 per­so­nas (no se per­mi­te la en­tra­da a más en ca­da turno) y el ro­ce de la ro­pa al mo­ver­se. Poco a poco co­mien­za a vis­lum­brar­se una té­nue luz al fi­nal del es­pa­cio don­de nos en­con­tra­mos. Allí hay que di­ri­gir­se. De es­ta for­ma tan es­pi­ri­tual arran­ca el re­co­rri­do por The Feuer­le Collection, un nue­vo mu­seo que aca­ba de abrir en Kreuz­berg, Berlín. “Ha­bía ras­trea­do Ve­ne­cia, Es­pa­ña, Estambul, Chi­na y Lon­dres has­ta que en­con­tré es­te edi­fi­cio: un bún­ker de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de la II Gue­rra Mun­dial. En­ton­ces su­pe que mi bús­que­da ha­bía aca­ba­do, era un gigantesco mo­nu­men­to de Do­nald Judd”, nos cuen­ta en span­glish el co­lec­cio­nis­ta ale­mán Désiré Feuer­le, que re­si­de la ma­yor par­te del año en Bar­ce­lo­na, so­bre la inau­gu­ra­ción con la que cum­ple su sue­ño ini­cia­do a los 16 años, cuan­do co­men­zó su ar­chi­vo de te­so­ros con un jue­go de té de pla­ta y que hoy es una de los más es­pe­cia­li­za­dos del mun­do en cuan­to a an­ti­güe­da­des chi­nas y ar­te del Su­des­te Asiá­ti­co. “Atra­ve­sar sus só­li­das pa­re­des fue co­mo en­trar por pri­me­ra vez en las pi­rá­mi­des. Mi­ra­ba el ex­tra­or­di­na­rio hor­mi­gón de dos me­tros de gro­sor y me plan­tea­ba có­mo ha­cer de es­te ma­te­rial al­go her­mo­so y de­co­ra­ti­vo”, ex­pli­ca John Paw­son, en­car­ga­do de la trans­for­ma­ción. El ar­qui­tec­to bri­tá­ni­co lim­pió las pa­re­des de las dos enor­mes sa­las

has­ta de­jar el ma­te­rial en bru­to, co­lo­có es­pe­jos pa­ra crear jue­gos óp­ti­cos con los pi­la­res, ho­ra­dó el ce­men­to pa­ra ob­te­ner nue­vos hue­cos e hi­zo de las fil­tra­cio­nes de agua (la cons­truc­ción es­tá atra­ve­sa­da por un ca­nal) una ven­ta­ja. “La plan­ta sub­te­rrá­nea es­ta­ba inun­da­da, al ver­la me re­cor­dó a las cis­ter­nas de Estambul, por lo que de­ci­dí crear un es­tan­que ar­ti­fi­cial del que ob­te­ner ener­gía pa­ra la ca­le­fac­ción. Si al pú­bli­co le gus­ta he de re­co­no­cer que la idea es mía. Pe­ro si no, la ini­cia­ti­va fue de otro”, bro­mea Paw­son. Rei­na la pe­num­bra, el ca­mino lo mar­can los fo­cos que se di­ri­gen a las pie­zas que com­po­nen la co­lec­ción: pie­dra, bron­ce y es­cul­tu­ras de ma­de­ra Kh­mer de los si­glos VII al XIII, mue­bles de la Chi­na Im­pe­rial y los es­co­la­res de la di­nas­tía Han ala Qing, del 200 a.c. al si­glo XVIII. To­dos ellos ex­pues­tos de una for­ma pro­ta­go­nis­ta, aus­te­ra y yux­ta­pues­tos con obras con­tem­po­rá­neas de Anish Ka­poor, Cris­ti­na Igle­sias, No­bu­yos­hi Araki o Adam Fuss. Nin­gu­na obra tie­ne una car­te­la que la iden­ti­fi­que, al­go pre­me­di­ta­do, co­mo con­fie­sa Désiré: “Ha­ce unas se­ma­nas vi­si­té El Pra­do con un gran guía que te ex­pli­ca­ba to­dos los de­ta­lles. Al fi­nal, en­tre es­cu­char y leer, sen­tí que no apre­cia­bas ni la obra ni el lu­gar. En mi mu­seo quie­ro que se vi­va una ex­pe­rien­ca, que las crea­cio­nes no se va­lo­ren so­lo por­que son del VII. Si el vi­si­tan­te tie­ne cu­rio­si­dad siempre ha­brá una per­so­na dis­po­ni­ble a quien pre­gun­tar. Mien­tras, so­lo hay que de­jar­se lle­var y dis­fru­tar de la be­lle­za”. www.the­feuer­le­co­llec­tion.org

EL CO­LEC­CIO­NIS­TA DÉSIRÉ FEUER­LE (IZ­DA.) Y EL AR­QUI­TEC­TO JOHN PAW­SON EN LA EN­TRA­DA DEL NUE­VO MU­SEO, UN EDI­FI­CIO DE HOR­MI­GÓN QUE, EN PA­LA­BRAS DEL PRI­ME­RO, “ES CO­MO UN GIGANTESCO MO­NU­MEN­TO DE DO­NALD JUDD”. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: ES­CUL­TU­RA DE PIE­DRA DEL SI­GLO X D

LA ME­SA ES­CO­LAR DEL SI­GLO XVI DE LA DI­NAS­TÍA MING CON­VI­VE CON LA FO­TO­GRA­FÍA KINBAKU DE ARAKI. DE­BA­JO, ES­CUL­TU­RA DE BRON­CE UNTITLED (2009) DE ZENG FANZHI. A LA IZ­DA., FA­CHA­DA DEL BÚN­KER DE 1942 TRAS LA IN­TER­VEN­CIÓN DE JOHN PAW­SON.

JOHN PAW­SON DESNUDÓ EL HOR­MI­GÓN ORI­GI­NAL E INS­TA­LÓ ES­PE­JOS EN LAS PA­RE­DES PA­RA JU­GAR CON LA PRO­FUN­DI­DAD. DE­BA­JO, CA­MA CHI­NA DEL XVII TALLADA A MANO E, IZ­DA., PRI­ME­RA PLAN­TA DEL MU­SEO CON BU­TA­CA DE LA­CA RO­JA Y NE­GRA DEL SI­GLO XVII DE LA DI­NAS­TÍA QING Y PAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.