La fa­mi­lia Todd que­ría una ca­sa ro­dea­da por la na­tu­ra­le­za que se adap­ta­ra a sus mue­bles y pie­zas de ar­te, no al re­vés.

AD (Spain) - - Ad Para Zara Home -

de in­den­ti­dad es la pu­re­za de lí­neas y la co­ne­xión de la vi­da in­te­rior con el ex­te­rior, jus­to aque­llo que desea­ban re­cu­pe­rar. Los dor­mi­to­rios prác­ti­ca­men­te no se to­ca­ron, pe­ro en las zo­nas co­mu­nes se ti­ra­ron va­rios mu­ros pa­ra que flu­ye­ra el es­pa­cio, de­jan­do so­lo al­gu­nos pa­ños es­tra­té­gi­cos en los que co­lo­car sus apre­cia­dos cua­dros. Ade­más, se am­plió el con­jun­to con una sa­la de mú­si­ca pa­ra que el pa­ter fa­mi­lias ,un me­ló­mano em­pe­der­ni­do, pu­die­se ate­so­rar su in­gen­te can­ti­dad de vi­ni­los con los que mon­ta se­sio­nes im­pro­vi­sa­das. En los sue­los y en los te­chos se uti­li­za­ron ma­te­ria­les no­bles co­mo la ma­de­ra y la pie­dra en una de­li­be­ra­da es­té­ti­ca años 50. La ob­se­sión de los Todd por la luz y el ar­te se hi­zo es­pe­cial­men­te pa­ten­te en la en­tra­da. En el hall se creó un enor­me lu­cer­na­rio que lo inun­da de cla­ri­dad y que lo co­nec­ta con el por­che. De­ba­jo de es­te, en la en­tra­da, se co­lo­có una es­cul­tu­ra mural en­car­ga­da al ar­tis­ta lo­cal Lo­ren­zo Nassimbeni pa­ra dar la bien­ve­ni­da. Ca­si to­das las de­pen­den­cias (in­clui­da la co­ci­na con co­me­dor, un cua­tro de te­le­vi­sión, una zo­na de es­tar y cua­tro dor­mi­to­rios con sus res­pec­ti­vos ba­ños en sui­te )se dis­tri­bu­ye­ron en una so­la plan­ta sub­di­vi­di­da en dos ni­ve­les que se co­mu­ni­can en­tre sí y con el ex­te­rior a tra­vés de am­plias puer­tas de cris­tal co­rre­de­ras. En el se­gun­do pi­so se ubi­có la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal con su ba­ño. El ca­pí­tu­lo de­co­ra­ción fue sen­ci­llo, se li­mi­ta­ron a dis­tri­buir es­tra­té­gi­ca­men­te las per­te­nen­cias ad­qui­ri­das du­ran­te los úl­ti­mos vein­te años por to­da Eu­ro­pa (des­de mesitas de Isamu Noguchi o los Eames a si­llas de Mies van der Rohe) jun­to a otras de fac­tu­ra au­tóc­to­na (co­mo los ta­bu­re­tes del pro­pio Za­ni­no­vic) con las que acen­tuar aún más la ar­qui­tec­tu­ra de me­dia­dos del XX. Un re­sul­ta­do sen­ci­llo, pe­ro con buen rit­mo, co­mo las me­lo­días que pin­cha Mr. Todd. www.an­to­nio­za­ni­no­vic.com

EN EL DOR­MI­TO­RIO PRIN­CI­PAL, CA­MA DE JO CARLIN, MESITAS DE CRIS­TAL, LA­TÓN Y PLEXIGLÁS COM­PRA­DAS EN UN ANTICUARIO LO­CAL Y LÁMPARAS DE TE­CHO DE TOM DIXON .EN LA PA­RED, HUNGRY LION 8 (2014) DE CA­ME­RON PLATTER, EN LA GA­LE­RÍA WHATIFTHEWORLD. EN LA OTRA PÁ­GI­NA:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.