In­te­rior ver­sá­til, obras

SER­GE CAS­TE­LLA

AD (Spain) - - Ad Para Zara Home -

que “Es un con el tiem­po. Los evo­lu­cio­na­rá bien ar­te”. fun­cio­nan co­mo de

uando Ser­ge Cas­te­lla lle­gó a es­ta ca­sa de cam­po del XIX lle­va­ba años aban­do­na­da. Era una cons­truc­ción ru­ral de pie­dra en torno a un gran pa­tio, con más de 1000 m2 y una to­rre ane­xa del XII. La due­ña, una bue­na ami­ga su­ya fran­ce­sa que pa­sa los ve­ra­nos en es­ta lo­ca­li­dad del Sur de Fran­cia, le en­car­gó reha­cer so­lo una par­te, el gra­ne­ro, de unos 600 m2. “El es­pa­cio era diá­fano y las pro­por­cio­nes ge­nia­les. So­lo ha­bía que res­pe­tar­lo, re­po­ner sue­los y ven­ta­nas y pin­tar pa­re­des. He­mos de­ja­do la ca­ja ca­si ori­gi­nal”, co­mien­za el de­co­ra­dor. Pa­ra ello, eli­gió mi­cro­ce­men­to, car­pin­te­rías de hie­rro y to­nos blan­cos y gri­ses. “Se que­dó un poco frío, así que aña­di­mos ma­de­ra na­tu­ral en los mue­bles pa­ra dar ca­lor. Ella que­ría al­go muy so­brio, ni lla­ma­ti­vo ni mar­ca­do, un look ga­le­ría de ar­te con mo­bi­lia­rio de au­tor. Bus­ca­ba co­mo­di­dad y po­der mo­ver las pie­zas, que fue­ra un in­te­rior ver­sá­til en una ar­qui­tec­tu­ra sen­ci­lla. Así es más fá­cil que evo­lu­cio­ne bien con el tiem­po”, apun­ta Cas­te­lla. En la plan­ta ca­lle, las es­tan­cias se su­ce­den una tras otra: el sa­lón gi­gan­te da pa­so al co­me­dor y lue­go a la co­ci­na; aba­jo se ubi­can los dor­mi­to­rios. To­do fá­cil y prác­ti­co. Con la de­co­ra­ción Ser­ge par­tió de ce­ro. So­lo apro­ve­chó unos sofás de los 70 de Roche Bobois y las obras de la pro­pie­ta­ria, co­lec­cio­nis­ta de con­tem­po­rá­neo, que apor­tan co­lor al fondo neu­tro. El úni­co re­qui­si­to que le pu­so fue no usar cor­ti­nas ni tex­ti­les: que to­do ha­bla­ra por sí mis­mo. El in­terio­ris­ta re­par­tió pie­zas clá­si­cas del XX y jun­tó nom­bres co­mo Pe­rriand, Giacometti y Van der Straeten. “En Fran­cia, la ge­ne­ra­ción que aho­ra tie­ne 50 años lo pri­me­ro que co­no­ció de di­se­ño fue­ron las Tulip de Knoll. Era el pa­so ini­cial. Aquí he­mos res­ca­ta­do es­to, los ico­nos del fu­tu­ris­mo”. Pe­ro le­jos de ser pre­vi­si­ble o re­pe­ti­ti­vo, el re­sul­ta­do es se­reno y con­tun­den­te. “He in­ten­ta­do co­mo siempre mez­clar, no quie­ro ha­cer re­cons­truc­cio­nes de épo­ca, sino re­unir lo me­jor de to­das”. Una sim­pli­ci­dad cul­ta lle­na de gui­ños pa­ra ini­cia­dos. www.ser­ge­cas­te­lla.com

EN EL MIS­MO ES­PA­CIO, JUN­TO AL CO­ME­DOR, CHAISES LONGUES DI­SE­ÑO DE LA DUE­ÑA, TA­BU­RE­TES BLAN­COS DE SER­GE CAS­TE­LLA, LÁMPARAS DE TE­CHO DE ISAMU NOGUCHI Y, DE PIE GRIS, DEL MO­VI­MIEN­TO IN­TER­NA­TIO­NAL STY­LE VIE­NÉS. EN LA PA­RED DCHA., UN TEX­TO DEL ES­CRI­TOR FRA­NÇOIS

JUN­TO A LA CHI­ME­NEA CON MORILLOS DEL XVIII, TA­BU­RE­TES KHAMON DE BRON­CE DE ADOL­FO ABEJÓN Y BU­TA­CA WESTPORT DE LOS AÑOS 20 DE THO­MAS LEE, TO­DO EN SER­GE CAS­TE­LLA. EN LA PA­RED, OBRA DE BEN. EN LA OTRA PÁ­GI­NA: EN EL CO­ME­DOR, ME­SA Y SI­LLAS DE MA­DE­RA DE LOS 80,

ROCHE BOBOIS, HERVÉ VAN DER STRAETEN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.