“Re­cuer­da a esas residencias VA­CA­CIO­NA­LES lle­nas de la­tas de ga­lle­tas y MO­MEN­TOS fa­mi­lia­res”.

AD (Spain) - - Verano Para Siempre - l. ros­souw

En la zo­na de co­me­dor, si­llas de se­gun­da mano jun­to a cua­tro Plas­tic Chairs de los Ea­mes. En­ci­ma, en el des­can­si­llo, di­bu­jos in­fan­ti­les de la vio­li­nis­ta Va­nes­sa-mae y si­llas vin­ta­ge. Arri­ba, la nue­va terraza con vis­tas a la cos­ta y bu­ta­cas Adi­ron­dack e, iz­da., el dor­mi­to­rio prin­ci­pal con có­mo­da, óleo y ce­rá­mi­cas de un cha­ma­ri­le­ro de Kalk Bay.

Lau­reen Ros­souw ho­jea­ba un periódico local cuan­do por cu­rio­si­dad se de­tu­vo en la sec­ción de cla­si­fi­ca­dos. No pu­do evi­tar­lo, uno de ellos cap­tó su aten­ción. Fue amor a pri­me­ra vis­ta. “No tar­da­mos ni 10 mi­nu­tos en com­prar la ca­sa. Te­nía unas vis­tas pre­cio­sas al mar y es­ta­ba tan cer­ca de Ciu­dad del Ca­bo (ape­nas 25 ki­ló­me­tros) que era per­fec­ta pa­ra no­so­tros”, re­cuer­da la co­no­ci­da edi­to­ra de re­vis­tas de de­co­ra­ción sud­afri­ca­na. De lu­nes a vier­nes vi­ve en la ca­pi­tal, en un am­plio apar­ta­men­to de es­té­ti­ca cen­troeu­ro­pea en el que re­crea una es­ta­ción de tren sua­vi­za­da con mue­bles nór­di­cos de me­dia­dos del XX (ver reportaje Áfri­ca Li­bre en AD 94). El anun­cio ofer­ta­ba al­go com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te: la tí­pi­ca vi­vien­da de prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, una cons­truc­ción de es­ti­lo vic­to­riano muy com­pac­ta, 300 me­tros cua­dra­dos re­par­ti­dos en dos al­tu­ras con un pe­que­ño jar­dín en el ba­rrio de St. Ja­mes, jun­to a la cos­ta de Fal­se Bay y a la som­bra de las mon­ta­ñas de Mui­zen­berg. “Con­ser­va­mos ca­si to­do, des­de las puer­tas has­ta las ven­ta­nas de gui­llo­ti­na, y nos li­mi­ta­mos a de­rri­bar un par de ta­bi­ques de la plan­ta ba­ja pa­ra am­pliar la zo­na de es­tar. De­ci­di­mos re­cu­pe­rar la chi­me­nea ori­gi­nal y, en torno a ella, dis­tri­bui­mos el co­me­dor y un mon­tón de chai­se lon­gues en las que nos tum­ba­mos mien­tras es­cu­cha­mos las olas”, con­ti­núa. En la plan­ta de arri­ba se unió el dor­mi­to­rio prin­ci­pal (hay tres más) al ba­ño de una for­ma diá­fa­na y se man­tu­vie­ron in­tac­tos los sue­los, azu­le­jos y sa­ni­ta­rios del res­to de aseos. Tam­bién se di­se­ñó una terraza de ma­de­ra so­bre el te­ja­do. “Creo que es el pro­pio es­pa­cio y el uso que se va a ha­cer de él lo que de­be mar­car el es­ti­lo de la de­co­ra­ción, por eso pro­cu­ra­mos una at­mós­fe­ra sen­ci­lla y re­la­ja­da, don­de sen­tir­nos có­mo­dos. Al fin y al ca­bo mis hi­jas, Re­née y Lau­ra; mi ma­ri­do, Koos, y yo uti­li­za­mos es­te lu­gar co­mo re­fu­gio de fin de se­ma­na”. A par­tir de co­sas que ya te­nían, de pe­que­ños ha­llaz­gos de tien­das de se­gun­da mano de la ve­ci­na Kalk Bay, de al­fom­bras de yu­te y es­par­to y de una mez­cla de cor­ti­nas, ta­pi­ce­rías y co­ji­nes con­fec­cio­na­dos a mano por ella mis­ma con li­nos de cá­ña­mo y fun­das de col­chón a ra­yas, lo­gró una ima­gen nos­tál­gi­ca. “Re­cuer­da li­ge­ra­men­te a esas residencias va­ca­cio­na­les tan de mo­da a me­dia­dos del XX, con es­tan­te­rías lle­nas de jue­gos de me­sa, la­tas de ga­lle­tas, mo­men­tos en fa­mi­lia y re­ce­tas ca­se­ras. Tie­ne la ma­gia de cam­biar a to­do el que lle­ga des­de el pri­mer mo­men­to. Te ol­vi­das de cual­quier problema. Los lar­gos pa­seos jun­to a la pla­ya, los bares y los res­tau­ran­tes cer­ca­nos y una mul­ti­tud de cha­ma­ri­le­ros ha­cen que te eva­das por com­ple­to”. Ese es­ta­do de fe­li­ci­dad se res­pi­ra des­de fue­ra, don­de el blan­co de las pa­re­des con­tras­ta con el azul del Atlán­ti­co Sur. El mis­mo blan­co que re­cu­bre los mu­ros in­te­rio­res y la ta­ri­ma del suelo y que Lau­reen ha sal­pi­ca­do con tex­ti­les, ban­de­ras o car­te­les vin­ta­ge op­ti­mis­tas y lle­nos de co­lor. “Era la ma­ne­ra de ha­cer al­go sin­gu­lar, hay tan­ta hu­me­dad que no po­día­mos po­ner nin­gu­na pie­za de ar­te de gran va­lor, tam­po­co plan­tas, ya que no es­ta­mos siem­pre pa­ra aten­der­las. De he­cho, en el ex­te­rior apos­ta­mos por es­pe­cies au­tóc­to­nas que ne­ce­si­ta­ran po­ca agua, co­mo el ro­me­ro o la la­van­da”. No hay que ol­vi­dar que se tra­ta de un si­tio pen­sa­do pa­ra huir de las preocupaciones y des­can­sar to­man­do el sol en una dis­cre­ta terraza en­tre te­ja­dos con una re­fres­can­te um­qom­bot­hi, la cer­ve­za na­cio­nal. Por cier­to, to­do el que quie­ra pue­de pa­sar la no­che en es­ta ca­sa: bas­ta con bus­car­la en Airbnb. Y no, aquí no se oyen las vu­vu­ze­las, so­lo el mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.