AR­TES ES­CÉ­NI­CAS

Ryan Murphy, el crea­dor de se­ries del mo­men­to co­mo Ame­ri­can Ho­rror Story o Feud, nos cuen­ta có­mo con­vir­tió es­ta man­sión de los 60 fren­te al Pa­cí­fi­co en su par­ti­cu­lar ver­sión del sue­ño ca­li­for­niano. Lu­jo con un to­que de dra­ma.

AD (Spain) - - Junio -

El pro­duc­tor Ryan Murphy nos re­la­ta có­mo con­si­guió el to­que dra­má­ti­co de su man­sión fren­te al Pa­cí­fi­co.

Sé que mu­chí­si­ma gen­te pien­sa que rein­ven­tar­se ca­da tem­po­ra­da es de­ma­sia­do arries­ga­do, pe­ro cuan­do en 2011 es­ta­ba lan­zan­do Ame­ri­can Ho­rror Story te­nía cla­ro que ha­bía que ha­cer al­go ra­di­cal­men­te nue­vo ca­da año. Era una fi­lo­so­fía que lle­va­ba tiem­po po­nien­do en prác­ti­ca en mi vi­da pri­va­da. Des­de que en 2003 com­pré es­ta ca­sa de los 60 en La­gu­na Beach, he re­pli­ca­do va­rias ver­sio­nes di­fe­ren­tes de mi par­ti­cu­lar fan­ta­sía ca­li­for­nia­na, en­tre ellas una pues­ta en es­ce­na bi­co­lor de la pe­lí­cu­la Scar­fa­ce (El pre­cio del po­der) o la aco­ge­do­ra cho­za de pla­ya de Mil­dred Pier­ce (Al­ma en su­pli­cio). Ten­go una personalidad muy adic­ti­va y el di­se­ño me en­gan­cha. Ca­da vez que los ca­mio­nes de mu­dan­za se mar­cha­ban y los vie­jos en­se­res es­ta­ban guar­da­dos o ven­di­dos, co­men­za­ba a pen­sar en la si­guien­te te­má­ti­ca. Con el tiem­po el es­ce­na­rio se fue am­plian­do. Al prin­ci­pio com­pré so­lo una de las dos cons­truc­cio­nes que com­po­nen el con­jun­to y ad­qui­rí la otra tan pron­to se pu­so a la ven­ta. Am­bas es­ta­ban se­pa­ra­das por un jar­dín caó­ti­co. En 2009 pe­dí al ar­qui­tec­to Mark Sin­ger que bus­ca­ra la ma­ne­ra de co­nec­tar­las vi­sual­men­te. ‘¿Qué tal un pa­be­llón pa­ra la pis­ci­na?’, pre­gun­tó. ‘¡Com­pro!’, di­je. ‘¿Y un pa­seo de cí­tri­cos?’. ‘Tam­bién com­pro’. De­ja­mos re­po­sar los pla­nes du­ran­te un par de años y en ese tiem­po me ca­sé con Da­vid Mi­ller y tu­vi­mos a nues­tros hi­jos, Lo­gan y Ford. Ne­ce­si­tá­ba­mos un re­fu­gio fa­mi­liar en el que pa­sar las va­ca­cio­nes. Re­plan­tea­mos el ex­te­rior con ayu­da de la pai­sa­jis­ta Brid­get He­di­son. Pa­ra el in­te­rior re­cu­rrí a mi ami­go el de­co­ra­dor Cliff Fong de Matt Blac­ke, con quien ya ha­bía tra­ba­ja­do en mi man­sión de Be­verly Hills (un cha­let que ha­bía per­te­ne­ci­do a Dia­ne Kea­ton). Du­ran­te me­ses, Cliff y yo re­ma­ta­mos los de­ta­lles, ins­pi­rán­do­nos en los fo­tó­gra­fos, di­se­ña­do­res de mue­bles, al­fa­re­ros y de­co­ra­do­res que en los úl­ti­mos 100 años vi­vie­ron en el Es­ta­do Do­ra­do. De es­ta for­ma, una de las pa­re­des se cen­tra en la fo­to­gra­fía de Herb Ritts mien­tras va­rias pie­zas de Wi­lliam Hai­nes, es­tre­lla de ci­ne re­con­ver­ti­do en in­terio­ris­ta en la épo­ca do­ra­da de Holly­wood, cam­pan a sus an­chas por el sa­lón o el dor­mi­to­rio. Jun­to a mi ca­ma hay dos lám­pa­ras que Hai­nes di­se­ñó pa­ra la ac­triz Joan Craw­ford. Es gra­cio­so, por­que jus­to en­ton­ces es­ta­ba tra­ba­jan­do en Feud, una fic­ción so­bre la ri­va­li­dad en­tre Craw­ford y Bet­te Da­vis que ya pue­de ver­se en HBO. Des­ta­can tam­bién la es­cul­tu­ra Now de Doug Ait­ken o la al­fa­re­ría de Da­vid Cres­sey. No ha­ce mu­cho, tras cin­co años de reformas, pen­sé: ‘Es­ta vez he ter­mi­na­do’. www.matt­blac­keinc.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.