MA­RÍA IN­MA­CU­LA­DA

Ga­le­ris­ta, cu­ra­tor y pro­pie­ta­ria de es­te pi­so im­pe­ca­ble en Co­pen­ha­gue que bas­cu­la en­tre el de­sign y el ar­te. Po­cas pie­zas, sen­ci­llas y con con­cep­to en los do­mi­nios de Ma­ria Foer­lev, due­ña de Eta­ge Pro­jects.

AD (Spain) - - Junio - es­ti­lis­mo: per­ni­lle vest tex­to: ma­ja hah­ne re­gild fotos: bir­git­ta wolf­gang

El sen­ci­llo apar­ta­men­to de la ga­le­ris­ta Ma­ria Foer­lev en Co­pen­ha­gue mez­cla ar­te y di­se­ño con­cep­tual.

de irra­cio­na­li­dad”. Así des­cri­be su es­ti­lo y su ca­sa Ma­ria Foer­lev, la due­ña de Eta­ge Pro­jects, una de las ga­le­rías de ar­te y di­se­ño más pun­te­ras del mun­do. Si­tua­da en Co­pen­ha­gue, a cien me­tros de su nue­va vi­vien­da, am­bos es­pa­cios se in­ter­cam­bian y re­tro­ali­men­tan con el ta­len­to de jó­ve­nes co­mo el ca­ta­lán Gui­ller­mo San­to­mà o Tho­mas Poul­sen (FOS). “So­lo vi­vo con pie­zas que me in­tere­san, que son las mis­mas que vendo en mi show­room. Ca­da mue­ble y ob­je­to evo­ca un re­cuer­do o una emo­ción. Lo que más me gus­ta de es­te ne­go­cio es la gen­te, las ideas y có­mo nos afec­ta lo que nos ro­dea”, cuen­ta Ma­ria. El es­ce­na­rio de tan­ta crea­ti­vi­dad son 145 me­tros cua­dra­dos en un his­tó­ri­co edi­fi­cio de 1807 fren­te a los King Gar­dens de la ca­pi­tal da­ne­sa. Foer­lev, via­je­ra in­can­sa­ble, tra­ba­ja­do­ra com­pul­si­va y ma­dre de dos hi­jos, ne­ce­si­ta­ba sim­pli­fi­car su vi­da, así que se mu­dó ha­ce unos me­ses de un pi­so gran­de a es­te más pe­que­ño en el que so­lo de­jó en­trar sus te­so­ros más pre­cia­dos. Un sa­lón, un co­me­dor, un teatral hall, una pe­que­ña co­ci­na y tres dor­mi­to­rios su­man en to­tal once ven­ta­nas que se aso­man al gran parque. Los te­chos y sue­los pin­ta­dos en su ma­yo­ría de un blan­co es­tric­to, acen­túan la im­por­tan­cia de sus ha­bi­tan­tes in­mó­vi­les. Aquí es­tán Et­to­re Sot­tsass y Achi­lle Cas­ti­glio­ni bien re­pre­sen­ta­dos por sus lám­pa­ras, igual que Geor­ge Nel­son o Franz West, dan­do el re­le­vo a to­da una nue­va ge­ne­ra­ción de crea­do­res que Ma­ria ado­ra, co­mo Sa­bi­ne Mar­ce­lis o Soft Ba­ro­que. “La pri­me­ra vez que cru­cé la puer­ta me sen­tí in­me­dia­ta­men­te en ca­sa. La dis­tri­bu­ción es per­fec­ta, no hay zo­nas muer­tas. Me fas­ci­nan los edi­fi­cios an­ti­guos, fan­ta­seo acer­ca de las fa­mi­lias que han vi­vi­do an­tes en ellos. Mi ma­ne­ra de en­ca­rar un in­terio­ris­mo es siem­pre igual. Hu­yo de cual­quier es­ti­lo pre­de­ter­mi­na­do. Qui­zá por­que soy ga­le­ris­ta y cu­ra­tor, lo úni­co que sé ha­cer es se­guir mi ins­tin­to pa­ra iden­ti­fi­car co­sas que me con­mue­ven. No pue­do con las li­mi­ta­cio­nes”, di­ce. To­dos los ar­tis­tas que ven­de y con cu­yas pie­zas con­vi­ve re­pre­sen­tan esa lí­nea fron­te­ri­za e hí­bri­da en la que la da­ne­sa se mue­ve. “Pa­ra mí el ar­te es un len­gua­je sin pa­la­bras, un idioma co­mún, una len­gua fran­ca que se ha­ce úni­ca pa­ra la per­so­na que la mi­ra. Mu­chos di­se­ña­do­res y ar­qui­tec­tos quie­ren ir más allá de la fun­ción, bus­can pro­pi­ciar cam­bios y abrir con­cien­cias. Y tam­bién a al­gu­nos ar­tis­tas les gus­ta­ría con­se­guir el ni­vel de in­ti­mi­dad que ge­ne­ra una per­so­na con el ob­je­to que usa dia­ria­men­te. El de­sign ne­ce­si­ta uti­li­dad, y el ar­te, una cier­ta poe­sía, pe­ro tam­bién se bus­can y se en­tien­den mu­tua­men­te. Esa es la cla­ve de mi trabajo y creo que se re­fle­ja en mi re­fu­gio”, re­ma­ta. www.eta­ge­pro­jects.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.