LA FUER­ZA DEL VIEN­TO

El ar­qui­tec­to mal­tés Gor­don Gui­llau­mier ha le­van­ta­do en la es­car­pa­da cos­ta si­ci­lia­na Ca­sa do Ven­to, una ca­ja esen­cial y mo­der­na con ma­te­ria­les y téc­ni­cas an­ces­tra­les.

AD (Spain) - - Junio -

Con una ca­ja esen­cial y to­ques an­ces­tra­les Gor­don Gui­llau­mier do­mi­nó el fuer­te gre­gal si­ci­liano.

el gre­gal so­pla y lo ha­ce con fuer­za, co­mo ocu­rre ca­si siem­pre en lo al­to de es­ta mon­ta­ña cer­ca­na a la cos­ta de la Re­ser­va Natural de Ven­di­ca­ri y a la ciu­dad si­ci­lia­na de No­to, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co en 2002. En ella se ubi­ca Ca­sa do Ven­to. Su nom­bre no en­ga­ña. “Sus pro­pie­ta­rios, que nor­mal­men­te vi­ven en el nor­te de Ita­lia, que­rían un re­fu­gio en el que re­la­jar­se du­ran­te las va­ca­cio­nes. Bus­ca­ban al­go cam­pes­tre y que a la vez fue­ra con­tem­po­rá­neo, por eso les pro­pu­se una es­truc­tu­ra fuer­te de lí­neas sen­ci­llas y con ca­rác­ter, pe­ro que tam­bién dia­lo­ga­ra con el pai­sa­je –ex­pli­ca el ar­qui­tec­to y di­se­ña­dor mal­tés Gor­don Gui­llau­mier–. El prin­ci­pal re­to fue con­se­guir un ha­bi­tácu­lo con­for­ta­ble in­clu­so en las con­di­cio­nes más ex­tre­mas. Lo lo­gra­mos usan­do téc­ni­cas an­ces­tra­les co­mo los grue­sos mu­ros de pie­dra y ce­rá­mi­cas ma­yó­li­cas ar­te­sa­nas de la zo­na. Son so­lu­cio­nes sen­ci­llas y eco­ló­gi­cas que ade­más en­ca­jan con el en­torno”. Co­mo la pro­pia pis­ci­na, re­cu­bier­ta con bal­do­si­nes de pie­dra vol­cá­ni­ca del Et­na. To­dos es­tos ma­te­ria­les se in­te­gran de for­ma natural con otros más ac­tua­les, co­mo el ce­men­to pu­li­do o el ace­ro. Es pre­ci­sa­men­te gra­cias a es­te con el que la cons­truc­ción se pro­te­ge del sol. Una gran pér­go­la en for­ma de pa­rri­lla de 30 me­tros de lon­gi­tud pro­yec­ta su som­bra so­bre la ma­yor par­te de los más de 300 me­tros cua­dra­dos de la úni­ca plan­ta de la vi­vien­da prin­ci­pal (de­ba­jo de es­ta, en un ni­vel in­fe­rior, y jun­to a la men­cio­na­da pis­ci­na, hay dos mó­du­los más, uno pa­ra ins­ta­la­cio­nes y otro pa­ra invitados). “Apos­té por es­pa­cios muy abier­tos y por gran­des ven­ta­na­les mu­ra­les que sir­vie­ran pa­ra fu­sio­nar el in­te­rior y el ex­te­rior de una for­ma ca­sual”. Las vis­tas y la ve­ge­ta­ción for­man par­te in­di­so­lu­ble del pro­yec­to: “Co­mo que­ría­mos que las plan­tas trans­for­ma­ran el lu­gar po­co a po­co, de­ci­di­mos sem­brar pe­que­ños ejem­pla­res au­tóc­to­nos co­mo los ace­bu­ches en lu­gar de gran­des ár­bo­les ya con­so­li­da­dos. Es me­jor que la na­tu­ra­le­za si­ga su cur­so”, con­ti­núa. En cuan­to al in­terio­ris­mo, Gui­llau­mier, que fir­ma nu­me­ro­sas pie­zas pa­ra edi­to­ras ita­lia­nas co­mo Mo­ro­so, Le­ma, Mi­not­ti o Ro­da, se au­to­im­pu­so la mis­ma con­sig­na es­par­ta­na que usó pa­ra la ar­qui­tec­tu­ra (di­se­ño sen­ci­llo, con­te­ni­do y he­cho a mano) con mue­bles crea­dos ad hoc y con­ta­dos ico­nos co­mo las Plas­tic Chair de los Ea­mes. “De­ja­mos abun­dan­te es­pa­cio li­bre pa­ra que sus ha­bi­tan­tes pu­die­ran aña­dir co­sas a su an­to­jo, ha­cién­do­lo su­yo”, afir­ma. Una mez­cla re­la­ja­da y ca­si mo­no­cro­ma, ins­pi­ra­da en los co­lo­res de la tie­rra que la ro­dea, con la que el ar­qui­tec­to ha con­se­gui­do do­mar los vien­tos del Me­di­te­rrá­neo. www.gor­don-gui­llau­mier.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.