C

AD (Spain) - - Calor & Color -

uan­do el ar­qui­tec­to e in­terio­ris­ta Guil­her­me To­rres lle­gó a ella, la re­for­ma ya es­ta­ba ca­si he­cha. “Los due­ños la ha­bían aca­ba­do jus­to dos me­ses an­tes”, re­cuer­da. Se tra­ta­ba de una ca­sa de los años 70 jun­to al dis­tri­to de Moe­ma, en São Pau­lo, una zo­na de la ciu­dad en la que la ve­ge­ta­ción se ha res­pe­ta­do. Se en­con­tró una cons­truc­ción fun­cio­nal con un sa­lón en dos al­tu­ras y gran­des ven­ta­na­les que da­ban a un jar­dín tro­pi­cal, con pa­re­des blan­cas y suelo de pie­dra. “Co­no­cían mi trabajo por la vi­vien­da de unos ami­gos su­yos que en ese mo­men­to es­ta­ba ter­mi­nan­do, y me con­tra­ta­ron pa­ra de­co­rar, en prin­ci­pio, el sa­lón, el co­me­dor y el dor­mi­to­rio prin­ci­pal, pe­ro he me­ti­do mano en to­das las ha­bi­ta­cio­nes, de­jan­do gran­des pin­ce­la­das mías en sus 90 me­tros cua­dra­dos”. Pa­ra aña­dir ca­li­dez a la es­truc­tu­ra exis­ten­te su­mó pa­ne­les de ma­de­ra de cu­ma­ru pa­ra de­li­mi­tar las zo­nas co­mu­nes y pa­pe­les de Or­lean pa­ra las pri­va­das. En cuan­to a la de­co­ra­ción, no tu­vo que par­tir de ce­ro, por­que los pro­pie­ta­rios ya ha­bían com­pra­do al­gu­nas pie­zas. “Co­mo es ló­gi­co no se que­rían des­ha­cer de ellas, así que se­gui­mos las pau­tas que mar­ca­ban los mue­bles que ya te­nían, co­mo los si­llo­nes Amoe­be de Ver­ner Pan­ton o la pa­re­ja de so­fás de Dpot, pa­ra que pu­die­sen coha­bi­tar con los que apor­ta­ría­mos no­so­tros”. En es­te pun­to To­rres tu­vo que lu­char con un es­te­reo­ti­po na­cio­nal: el te­mor al co­lor. “Aun­que la gen­te pien­se lo con­tra­rio, en Bra­sil se evi­ta en las ca­sas par­ti­cu­la­res por­que no se con­si­de­ra ele­gan­te, es co­mo si die­ra mie­do. Yo es­toy to­tal­men­te en desacuer­do: bien em­plea­do apor­ta se­rie­dad y so­fis­ti­ca­ción”. Así que po­co a po­co in­tro­du­jo lla­ma­ti­vos di­se­ños de los 60 de los gran­des maes­tros ca­rio­cas, co­mo las si­llas azu­les de la zo­na del bar de Jor­ge Zals­zu­pin o las del co­me­dor en un fuer­te na­ran­ja de Sér­gio Ro­dri­gues, un ta­piz de Ro­ber­to Bur­le Marx y las ro­tun­das bu­ta­cas Sa­bre de Car­los Mot­ta jun­to con otras ac­tua­les fir­ma­das por In­go Mau­rer o por el pro­pio es­tu­dio del ar­qui­tec­to. “Nues­tro ob­je­ti­vo fue crear una es­pe­cie de ga­le­ría don­de se pu­die­se vi­vir”, pro­si­gue Guil­her­me. Los due­ños son co­lec­cio­nis­tas y con­fia­ron en él pa­ra com­po­ner un es­pa­cio vi­bran­te en el que el mo­bi­lia­rio no res­ta­se im­por­tan­cia a sus obras de ar­te con­tem­po­rá­neo fir­ma­das por Her­cu­les Bar­sot­ti, Ga­briel Wick­bold, Rodrigo Kas­sab o Gal Op­pi­do. To­do tru­fa­do con tex­ti­les op­ti­mis­tas y ce­rá­mi­cas lo­ca­les, en su ma­yo­ría de la se­gun­da mi­tad del XX. “Ade­más de otros ob­je­tos que sim­ple­men­te me gus­tan, que no si­guen nin­gu­na re­gla o ten­den­cia de­co­ra­ti­va”, re­ma­ta. To­rres es qui­zá uno de los po­cos ar­qui­tec­tos ca­paz de lle­var a ca­bo in­te­rio­res fa­mi­lia­res y ama­bles ale­ja­dos de la frial­dad aca­dé­mi­ca. Aquí ha crea­do un con­jun­to fá­cil, ale­gre y fres­co. “Creo que una bue­na de­co­ra­ción re­fle­ja sen­si­bi­li­dad”. Es­ta­mos de acuer­do. www.stu­dio­guil­her­me­to­rres.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.