EL ES­TU­DIO DE... Ki­ke­ke­ller y su so­fis­ti­ca­do pos­t­in­dus­trial. En­tra­mos en su tien­da, su ta­ller y en un ho­tel di­se­ña­do por ellos.

Crean pie­zas re­tro­fu­tu­ris­tas, po­ten­tes, ar­te­sa­na­les, con un pun­to ca­na­lla y el ace­ro por ban­de­ra. Ki­ke­ke­ller ha lle­va­do la so­fis­ti­ca­ción al es­ti­lo pos­t­in­dus­trial. Vi­si­ta­mos su tien­da, su fá­bri­ca y un ho­tel di­se­ña­do por ellos, to­do en Ma­drid.

AD (Spain) - - Verano - rea­li­za­ción: ro­cío ley fo­tos: ger­mán saiz

Avio­nes, tur­bi­nas, trac­to­res, ca­rre­ti­llas. Los có­mics, los años 80, el ci­ne, la in­ge­nie­ría, la cien­cia fic­ción. Los mue­bles de Ki­ke­ke­ller son co­mo ju­gue­tes pa­ra adul­tos, pie­zas re­tro­fu­tu­ris­tas con un gui­ño iró­ni­co y ca­na­lla, de apa­rien­cia di­rec­ta pe­ro de rea­li­za­ción me­ticu­losa y ar­te­sa­nal, que sa­len de to­do ese ima­gi­na­rio. Sus crea­do­res, Ce­lia Mon­to­ya y Ki­ke Ke­ller, ma­la­gue­ña y ma­dri­le­ño y tam­bién pa­re­ja, se co­no­cie­ron en 2001 mien­tras ella era au­xi­liar de vue­lo y él, atre­cis­ta, aun­que ya por aquel en­ton­ces rea­li­za­ba ob­je­tos de ce­rá­mi­ca. Se fue­ron a vi­vir a la sie­rra y co­men­za­ron a usar su ca­sa co­mo ta­ller. “Em­pe­za­mos ha­cien­do co­sas pa­ra ami­gos, que dis­fru­ta­ban cuan­do ve­nían a vi­si­tar­nos por­que la de­co­ra­ción era muy di­ver­ti­da, es­pon­tá­nea y un po­co gam­be­rra”, di­ce Ce­lia son­rien­te. Pe­ro el es­tu­dio co­mo tal na­ció en 2005, cuan­do mon­ta­ron un show­room en la ca­lle Nar­vaéz de la ca­pi­tal pa­ra pro­fe­sio­na­les. Cua­tro años des­pués, lle­gó el pun­to de in­fle­xión: de­ci­die­ron abrir Ki­ke­ke­ller en la ca­lle Co­rre­de­ra Ba­ja de San Pa­blo en el ba­rrio de Ma­la­sa­ña. Allí nos ci­tan. Su fór­mu­la aú­na tien­da, show­room, ga­le­ría y, el fin de se­ma­na por la noche, bar de copas, ade­más de rea­li­zar pro­yec­tos de in­terio­ris­mo y mo­bi­lia­rio por en­car­go. Es un es­pa­cio pe­cu­liar y cam­bian­te en el que con­ti­nua­men­te en­tran di­se­ños nue­vos, su­yos o de otros crea­do­res y, ca­da dos me­ses, ro­ta una mues­tra de ar­te con­tem­po­rá­neo (pin­tu­ra, fo­tos, co­lla­ges...) “de

gen­te afín a no­so­tros –ex­pli­ca Ce­lia–. Con el bar que­re­mos que el clien­te se que­de más tiem­po y dis­fru­te, que pue­da ver el ar­te ex­pues­to y nues­tras pro­pues­tas más al de­ta­lle”. Ki­ke nos cuen­ta sus gus­tos es­té­ti­cos: “Nos in­flu­ye el die­sel­punk y el steam­punk, las má­qui­nas de va­por, el me­nos es más, la sen­ci­llez clá­si­ca. Pre­ten­de­mos vol­ver al mo­men­to an­te­rior a la Bauhaus y al mi­ni­ma­lis­mo y re­to­mar lo que se que­dó en el tin­te­ro. Re­ci­clar la in­ge­nie­ría que se ideó pa­ra ha­cer co­ches y avio­nes a mano pe­ro que nun­ca se uti­li­zó pa­ra el ho­gar, re­cu­pe­rar la ar­te­sa­nía de los años 50”. Ella se ocu­pa de coor­di­nar las obras y es­tá en la tien­da, mien­tras que él, des­de la fá­bri­ca de Boa­di­lla del Mon­te y con sus cua­tro sol­da­do­res, desa­rro­lla ca­da uno de los di­se­ños a ni­vel téc­ni­co. Ella es más de es­pa­cios; él, de pie­zas con­cre­tas. Hu­yen de las mo­das y sus mue­bles, me­ca­ni­cis­tas y ci­né­ti­cos, con ca­rác­ter y ele­gan­tes al mis­mo tiem­po, en­sal­zan el ace­ro. “Me atrae por­que es muy re­sis­ten­te. Quie­ro ha­cer es­truc­tu­ras per­du­ra­bles y me gus­ta su as­pec­to bru­to. In­ten­to mo­di­fi­car la reali­dad, a la que ne­ce­si­to dar un aca­ba­do dis­tin­to”, pro­si­gue el ma­dri­le­ño. De una sim­ple chapa sa­len ca­si to­das sus fan­ta­sías. Tam­bién les in­tere­sa ofre­cer una se­gun­da vi­da a ob­je­tos an­ti­guos, que com­pran por el mun­do y des­pués res­tau­ran. “Al te­ner un ta­ller, nues­tra ima­gi­na­ción pue­de vo­lar: po­de­mos fa­bri­car to­do lo que que­ra­mos. Las

“Quie­ro ha­cer mue­bles PER­DU­RA­BLES, por eso uso ACE­RO. Me gus­ta su as­pec­to bru­to”. KI­KE KE­LLER

ba­rras, los po­mos, los gri­fos, lo que al fi­nal da fuer­za a un pro­yec­to y ha­ce que sea re­don­do. Mu­chas ve­ces bus­co co­mo una lo­ca un de­ta­lle es­pe­cí­fi­co que quie­ro y al fi­nal Ki­ke me di­ce: ‘Dé­ja­lo, an­da, que te lo ha­go yo’. Es una pe­na por­que el ar­te­sano ha ido des­apa­re­cien­do. Te en­cuen­tras con pro­duc­tos in­dus­tria­les que no tie­nen la be­lle­za de an­tes... Así que pre­fe­ri­mos pro­du­cir­los no­so­tros”, con­ti­núa Ce­lia. Qui­zá por to­do ello, las due­ñas del ho­tel 7 Is­las en la ca­lle Val­ver­de de Ma­drid les lla­ma­ron pa­ra ha­cer una re­for­ma in­te­gral ha­ce tres años. Han crea­do la re­cep­ción, el bar y las 79 ha­bi­ta­cio­nes in­clu­yen­do el di­se­ño y fa­bri­ca­ción de la ma­yor par­te del mo­bi­lia­rio. Ade­más, ca­da tres me­ses se­lec­cio­nan a un ar­tis­ta pa­ra que in­ter­ven­ga con su obra el lobby. “No nos die­ron mu­chas pau­tas, so­lo que­rían re­no­var­lo. Nues­tro tra­ba­jo con­sis­tió en lim­piar, en no in­va­dir. Tam­bién en res­ca­tar cier­ta nos­tal­gia, es un pe­que­ño ho­tel fa­mi­liar, y en res­pe­tar mu­chos de los ele­men­tos ya exis­ten­tes, co­mo las co­lum­nas de pie­dra de Lan­za­ro­te, de don­de son las pro­pie­ta­rias. Co­mo siem­pre, usa­mos nues­tras pie­zas y lue­go crea­mos al­gu­nas ad hoc”. Otros pro­yec­tos im­por­tan­tes que han fir­ma­do son la Clí­ni­ca Arias, la pe­lu­que­ría de Isaac Sa­li­do, las bou­ti­ques de mo­da The Ex­tre­me Co­llec­tion y va­rias ca­sas pri­va­das. Pe­ro aún les que­da mu­cho me­tal por sol­dar. De mo­men­to, Rossana Or­lan­di ya les tie­ne en su ha­ber. www.ki­ke­ke­ller.com

Ce­lia y Ki­ke re­crea­ron unas puer­tas de as­cen­sor de es­pe­jo, y ace­ro de­plo­yé pa­ra es­con­der el ba­ño. Dcha., en la fá­bri­ca, ta­qui­llas con ti­ra­do­res de bron­ce. De­ba­jo, Ki­ke con sus sol­da­do­res: San­ti, Javi, Ale­jan­dro y Co­drut.

La re­cep­ción del ho­tel con me­sa de ma­de­ra y pa­tas de ace­ro oxi­da­do, si­llas de ar­qui­tec­to y ta­qui­llas, to­do de Ki­ke­ke­ller. Dcha., Ale­jan­dro sol­dan­do una chapa. Arri­ba, de nue­vo en la tien­da, avión de tio­vi­vo que res­ca­ta­ron y res­tau­ra­ron y lá­piz gi­gan­te de ADA2.

Ma­ni­tas-col­ga­do­res de bron­ce de Ig­na­cio del To­ro pa­ra Ki­ke­ke­ller. Iz­da. y aba­jo, ba­ño y sui­te del 7 Is­las con ca­be­ce­ro de cue­ro tren­za­do di­se­ña­do jun­to a Ma­tías Car­bia y so­fá, me­si­ta y lám­pa­ras, to­do del es­tu­dio, igual que el por­ta­ro­llos (arri­ba).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.