CO­SAS DE CHI­CAS Mi­riam Alía ha trans­for­ma­do un pi­so mo­derno y mi­ni­mal de Ibi­za en un ni­do fres­co en blan­co y ro­sa.

Es­te pi­so en Ibi­za hue­le a va­ca­cio­nes. La de­co­ra­do­ra Mi­riam Alía ha con­ver­ti­do una ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na y mi­ni­mal en un ni­do fres­co y femenino en blan­co y ro­sa.

AD (Spain) - - Verano - tex­to: ro­cío ley

Les en­can­ta Ibi­za, se es­ca­pan siem­pre que pue­den y de he­cho se ca­sa­ron allí. Des­de ha­ce años tie­nen una ca­sa en la ur­ba­ni­za­ción Ro­ca Lli­sa pe­ro pen­san­do en cuan­do sus dos hi­jos crez­can, han he­cho es­ta in­ver­sión”. Ha­bla la de­co­ra­do­ra Mi­riam Alía so­bre es­te pi­so de 350 m2 (y 90 de te­rra­za con pis­ci­na) que aca­ba de ter­mi­nar en la is­la pa­ra la fa­mi­lia Yusty Es­tre­na, pro­pie­ta­ria de la cen­te­na­ria tien­da ma­dri­le­ña de mo­da mul­ti­mar­ca. Se enamo­ra­ron de la zo­na, Ta­la­man­ca, de sus vis­tas y de te­ner sa­li­da di­rec­ta a la pla­ya. “Blan­ca, la due­ña, es muy ami­ga mía y le apa­sio­na el in­terio­ris­mo, así que ha si­do muy di­ver­ti­do tra­ba­jar con ella en es­te pro­yec­to por­que ha es­ta­do muy in­vo­lu­cra­da. Es una fan de mi es­ti­lo, de he­cho an­te­rior­men­te la ayu­dé con su cha­let en Ma­drid”, pro­si­gue. Se tra­ta de una plan­ta rec­tan­gu­lar di­vi­di­da en dos zo­nas: por un la­do la pri­va­da, con cua­tro dor­mi­to­rios y sus ba­ños, y por otro, la so­cial, con co­ci­na-sa­lón-co­me­dor, un aseo y la ya ci­ta­da te­rra­za. “El es­pa­cio es­ta­ba bien de­fi­ni­do y co­mo era una obra mo­der­na de 2009 del es­tu­dio A-ce­ro no ha ha­bi­do que ha­cer re­for­ma, so­lo una mano de pin­tu­ra y pa­pe­les di­ver­ti­dos pa­ra po­ner­la a mi gus­to”, cuen­ta Blan­ca. “Es una re­si­den­cia de ve­rano, así que he que­ri­do que fue­ra muy lim­pia y lu­mi­no­sa, fres­ca, con­for­ta­ble y ac­tual, pe­ro con no­tas de co­lo­res vi­vos, una de mis se­ñas de iden­ti­dad. Co­mo los te­chos eran ba­jos, ha si­do im­por­tan­te el jue­go de geo­me­trías y es­tam­pa­dos en tex­ti­les y paredes pa­ra dar pro­fun­di­dad y ri­que­za, así co­mo el uso del es­pe­jo, un ma­te­rial que ado­ro. Tam­bién he uti­li­za­do al­fom­bras que apor­tan ca­li­dez a los sue­los de már­mol”, con­ti­núa la interiorista. Es­te am­bien­te alegre, re­la­ja­do y va­ca­cio­nal se com­ple­men­ta con las fo­to­gra­fías de ico­nos, co­mo Ro­ger Moo­re o Ma­rilyn Mon­roe, que la due­ña ha ido ad­qui­rien­do en sus via­jes, dos de sus pa­sio­nes. “Me gus­ta el to­que gla­mu­ro­so de los años 20, las pie­zas de los 50 y las pro­pues­tas arries­ga­das y co­lo­ris­tas del Gru­po Memp­his en los 80. Tam­bién el eclec­ti­cis­mo y la mez­cla. Des­de que em­pe­cé he in­ten­ta­do arries­gar y ser di­fe­ren­te –con­clu­ye Alía–. ¿Creéis que aquí se nota?”. www.mi­ria­ma­lia.com

fo­tos: montse ga­rri­ga

En otro dor­mi­to­rio, me­si­lla a me­di­da con lám­pa­ra de Aro­mas del Cam­po, co­ji­nes de Designers Guild, plaids, en Sluiz, y fo­to ad­qui­ri­da en un via­je. En la otra pá­gi­na: En un ba­ño con la­va­bo de már­mol, pa­pel pin­ta­do Fla­min­go Club de Matt­hew Wi­lliam­son pa­ra Os­bor­ne & Little y ja­rrón de Za­ra Ho­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.