PA­SA­DO PER­FEC­TO En el cen­tro de Mi­lán es­tá el la­bo­ra­to­rio de Stu­dio Pe­re­ga­lli, una puer­ta a lo me­jor de la his­to­ria clá­si­ca.

Aquí tra­ba­jan los ar­qui­tec­tos más nos­tál­gi­cos del mun­do. En el cen­tro de Mi­lán, Stu­dio Pe­re­ga­lli sa­be có­mo de­te­ner el tiem­po en sus in­te­rio­res. Su la­bo­ra­to­rio de ideas es una puer­ta al pa­sa­do.

AD (Spain) - - Septiembre 2017 - fotos: mar­tin mo­rrell texto: it­ziar na­rro

Lo es­cri­bió To­ma­si di Lam­pe­du­sa y lo fil­mó Lu­chino Vis­con­ti, pe­ro si al­guien se hu­bie­se pro­pues­to re­crear la es­té­ti­ca de El ga­to­par­do en el si­glo XXI hu­bie­ra si­do sin du­da Stu­dio Pe­re­ga­lli, la pa­re­ja de ar­qui­tec­tos e in­terio­ris­tas que más res­pe­tan, veneran y re­in­ter­pre­tan el pa­sa­do des­de su es­tu­dio en Mi­lán. “Si que­re­mos que to­do si­ga co­mo es­tá, es ne­ce­sa­rio que to­do cam­bie”, de­cía el Prín­ci­pe de Sa­li­na en el fa­mo­so li­bro. Se­gu­ra­men­te los es­ce­na­rios nos­tál­gi­cos pe­ro nun­ca con­ser­va­do­res de Ro­ber­to Pe­re­ga­lli y Lau­ra Sar­to­ri Ri­mi­ni, que mez­clan pie­zas que van des­de el Re­na­ci­mien­to has­ta la In­gla­te­rra vic­to­ria­na, res­pon­den a esa ge­nial fra­se, y no po­drían ha­ber si­do fir­ma­dos por na­die que no fue­ra italiano. Ad­mi­ra­do­res y alum­nos de Ren­zo Mon­giar­dino (am­bos tra­ba­ja­ron con él y Ro­ber­to, ami­go de la fa­mi­lia, le vi­si­tó ca­si a dia­rio du­ran­te años), ad­mi­ten, en me­nor es­ca­la, otros maes­tros: los ar­qui­tec­tos de la Ro­ma y Gre­cia clá­si­cas. En­tre sus me­jo­res pro­yec­tos, la ca­sa de Pie­rre Ber­gé en Pa­rís o la del pin­tor John Cu­rrin en Nue­va York, aun­que aho­ra le es­tán me­tien­do mano al apar­ta­men­to en Man­hat­tan de Ha­mish Bow­les. To­dos han si­do pen­sa­dos en su cuar­tel ge­ne­ral en el cen­tro de Mi­lán, un edi­fi­cio con una es­pec­ta­cu­lar fa­cha­da ecléc­ti­ca, his­tó­ri­ca y di­fe­ren­te de 1928, en el que tra­ba­jan y se

reúnen con sus clien­tes. En es­te pi­so de 270 m2 que pa­re­ce de­te­ni­do en el tiem­po, lleno de pin­tu­ras del Set­te­cen­to, ma­que­tas, bu­ta­cas des­ven­ci­ja­das y me­sas en­con­tra­das en mer­ca­di­llos, la pa­re­ja se in­ven­ta, más que es­pa­cios, at­mós­fe­ras. “Es­ta era la ca­sa de los pa­dres de Ro­ber­to pe­ro se con­vir­tió en nues­tro lu­gar de re­fle­xión de una for­ma muy na­tu­ral —cuen­ta Lau­ra—. Em­pe­za­mos a tra­ba­jar aquí y po­co a po­co nos mu­da­mos. Re­pre­sen­ta a la per­fec­ción nues­tra fi­lo­so­fía es­té­ti­ca: pa­re­ce que to­do ha es­ta­do aquí des­de siem­pre, a pri­me­ra vis­ta re­sul­ta caó­ti­co, des­or­de­na­do, pe­ro en reali­dad es­tá muy pen­sa­do”. La dis­tri­bu­ción es sim­ple: una lar­ga ga­le­ría une dos ha­bi­ta­cio­nes lle­nas de mues­tras de ma­te­ria­les y pla­nos; es el sanc­ta sanc­to­rum. Los otros dor­mi­to­rios y la vie­ja co­ci­na han si­do re­con­ver­ti­dos en ofi­ci­nas. “In­ten­ta­mos man­te­ner lo más po­si­ble el di­se­ño de Mon­giar­dino de los años 60, que cam­bió el es­que­le­to con el que se en­con­tra­ron mis pa­dres, ami­gos su­yos. No­so­tros aña­di­mos ob­je-

es­pa­cio “Es un at­mos­fé­ri­co y desarra­pa­do que lle­nar re­fle­ja nues­tra ne­ce­si­dad de cual­quier hue­co”. STU­DIO PE­RE­GA­LLI

tos ne­ce­sa­rios”, ex­pli­ca Ro­ber­to. Y esos ítems de los que ha­blan no pue­den ser más va­ria­dos. “Nos gus­ta cual­quier épo­ca mien­tras las pie­zas sean be­llas”, afir­man. La idea era crear una gua­ri­da que co­nec­ta­se con sus in­te­rio­res, igual­men­te li­ga­dos a la his­to­ria. “Es un es­pa­cio desarra­pa­do en el que nos sen­ti­mos bien y que tie­ne mu­cho que ver con nues­tra ne­ce­si­dad de lle­nar cual­quier hue­co”. Los cua­dros, la ma­yo­ría del XVII o XVIII de au­to­res anó­ni­mos, fue­ron com­pra­dos en subas­tas y anticuarios, y los con­tem­po­rá­neos di­rec­ta­men­te a ar­tis­tas co­no­ci­dos. Les apa­sio­nan las con­so­las Luis XV, los pá­ja­ros de ma­yó­li­ca, las me­sas tos­ca­nas del XVII y los azu­le­jos por­tu­gue­ses, mu­chos de ellos pre­sen­tes en su es­tu­dio, que re­co­ge to­do ti­po de cu­rio­si­da­des y mues­tra­rios, vie­jos o nue­vos, y ar­qui­tec­tu­ras de ma­de­ras no­bles o es­ca­yo­la re­cu­bier­tas con ter­cio­pe­los de se­da. Son sus que­ri­dos te­so­ros, los me­jo­res re­pre­sen­tan­tes de la gran­de be­llez­za, esa cu­yos ca­mi­nos (mu­chos de ellos) con­du­cen a Mi­lán.

En el es­tu­dio de Lau­ra Sar­to­ri Ri­mi­ni, te­las y mues­tras se en­tre­mez­clan. En la pa­red, pa­pel pin­ta­do an­ti­guo. De­ba­jo., so­bre una me­sa, re­cuer­dos de

Ma­rrue­cos, don­de Ro­ber­to tie­ne una ca­sa. En la otra pá­gi­na: En la en­tra­da, bar­gue­ño ita­loes­pa­ñol del XVII, gra­ba­dos his­tó­ri­cos y espejo do­ra­do vin­ta­ge.

Lau­ra en la ha­bi­ta­ción don­de re­ci­ben y en­se­ñan sus pro­yec­tos. En la otra pá­gi­na: La fa­cha­da ecléc­ti­ca del edi­fi­cio de 1928 don­de tra­ba­jan los ar­qui­tec­tos. El bal­cón del pri­mer pi­so se co­rres­pon­de con el sa­lón prin­ci­pal de la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.