Gran MECENAS

Luis Bus­ta­man­te fue el en­car­ga­do de dar­le for­ma a la gi­gan­tes­ca vi­vien­da del co­lec­cio­nis­ta Eu­ge­nio Ló­pez en Ciu­dad de Mé­xi­co. Gran­des aper­tu­ras, he­chu­ras in­men­sas y ma­de­ra son las cla­ves de es­ta ca­sa-mu­seo.

AD (Spain) - - Pareja Con Clase - texto: it­ziar na­rro fotos: ri­car­do la­bou­gle

El nue­vo clá­si­co es... Es una re­vi­sión y re­no­va­ción de la ar­qui­tec­tu­ra gre­co­ro­ma­na, sus pro­por­cio­nes, su equi­li­brio. ¿Qué pie­zas de es­ta ca­sa lo re­pre­sen­tan me­jor? Las dos me­sas de bron­ce ce­pi­lla­do Gout­te d’eau de Ado Cha­le en el co­me­dor. ¿Con qué ele­men­tos clá­si­cos se con­si­gue mo­der­ni­dad? El equi­li­brio en­tre las pie­zas de hoy y la ar­qui­tec­tu­ra de siem­pre es una mez­cla ex­plo­si­va, con mu­cha po­ten­cia vi­sual. ¿Un ma­te­rial a reivin­di­car? Cual­quie­ra que sea de ori­gen na­tu­ral: la la­na, el lino, el ter­cio­pe­lo, el cue­ro... ¿Cuá­les son las cla­ves de es­te es­ti­lo en es­te pro­yec­to? El or­den y las si­me­trías. La vi­vien­da tie­ne jam­bas, ro­da­piés, cor­ni­sas, pe­ro con una lim­pie­za y so­sie­go con­tem­po­rá­neos.

Ver una subas­ta de Ch­ris­tie’s pue­de ser una ex­pe­rien­cia que cam­bie tu fu­tu­ro. Al me­nos es lo que le ocu­rrió a Eu­ge­nio Ló­pez (Mé­xi­co, 1967), el del­fín del im­pe­rio Ju­mex (la gi­gan­tes­ca em­pre­sa de zu­mos na­cio­nal), he­re­de­ro de una de las ma­yo­res for­tu­nas del país. Ló­pez an­te­pu­so su amor por la pin­tu­ra y la es­cul­tu­ra a su le­ga­do, y se con­vir­tió, en po­co más de una dé­ca­da, en el más im­por­tan­te co­lec­cio­nis­ta de ar­te de Amé­ri­ca La­ti­na. Ha­ce ya cua­tro años abrió un mu­seo en Ciu­dad de Mé­xi­co con el nom­bre de la fir­ma fa­mi­liar y, des­de ha­ce unos me­ses, es­te hom­bre que hu­yó del D.F. pa­ra eva­dir la ola de se­cues­tros, pa­sa ca­da vez más tiem­po en ella. Par­te de es­te cam­bio tie­ne que ver con su nue­va ca­sa en las 2 Lo­mas de Cha­pul­te­pec, un es­pec­ta­cu­lar es­pa­cio de 1.500 m que es ca­si una pi­na­co­te­ca. Co­mo buen fe­ti­chis­ta, Ló­pez hi­zo de sus cua­dros la prio­ri­dad ab­so­lu­ta de la de­co­ra­ción, y así se lo di­jo a Luis Bus­ta­man­te, el in­terio­ris­ta es­pa­ñol ele­gi­do pa­ra, pri­me­ro, en­con­trar la gua­ri­da per­fec­ta y, des­pués, trans­for­mar­la. “Es­ta ca­sa era la me­jor op­ción, so­bre to­do por su lo­ca­li­za­ción y he­chu­ras, pe­ro no se adap­ta­ba a las ne­ce­si­da­des de Eu­ge­nio, que bus­ca­ba un mar­co más neu­tro y con unas re­fe­ren­cias es­té­ti­cas dis­tin­tas. Man­tu­vi­mos, eso sí, la es­truc­tu­ra de hor­mi­gón, pe­ro el in­te­rior se re­for­mó com­ple­ta­men­te”, cuen­ta Bus­ta­man­te. La man­sión se dis­tri­bu­ye en tres ni­ve­les: en el pri­me­ro se atrin­che­ran el sa­lón so­cial, la gran bi­blio­te­ca de dos pi­sos que aco­ge más de 4.000 vo­lú­me­nes, y el co­me­dor; en el in­ter­me­dio se en­cuen­tra el dor­mi­to­rio prin­ci­pal y la sa­la de la te­le­vi­sión y, en el pi­so de arri­ba dia­lo­gan las tres ha­bi­ta­cio­nes de in­vi­ta­dos con ba­ño pro­pio, una de ellas com­ple­ta­men­te ta­pi­za­da de azul, idea que el me­xi­cano le im­pu­so a Bus­ta­man­te. “El ma­yor re­to fue aco­me­ter un di­se­ño que pu­die­se en­ca­jar con las 3.000 pie­zas de ar­te en cons­tan­te ro­ta­ción: ca­si ca­da mes la vi­vien­da se trans­for­ma. Es­to ha­ce que la or­ga­ni­za­ción es­té per­fec­ta­men­te plan­tea­da pa­ra con­se­guir es­te ob­je­ti­vo: gran­des hue­cos, pa­re­des ge­ne­ro­sas, ac­ce­so fá­cil pa­ra los ca­mio­nes que las trans­por­tan...”, re­ma­ta Luis. En su in­te­rior, mue­bles he­chos a me­di­da por el es­tu­dio de Bus­ta­man­te con un ai­re a los 50 y 60, ta­pi­za­dos con li­nos de Ralph Lauren Ho­me o cash­me­res de Lo­ro Pia­na, se mez­clan con pie­zas arty fir­ma­das por Ado Cha­le o Her­vé Van der Strae­ten. “Ca­li­dad y neu­tra­li­dad. To­do es­tá rea­li­za­do con una so­brie­dad sor­pren­den­te. El ro­ble de las pa­re­des le qui­ta frial­dad a la ca­sa y la ha­ce aco­ge­do­ra. La pin­tu­ra se apre­cia me­jor en con­tras­te con la ma­de­ra”, re­ma­ta Luis. Im­pe­ca­ble, ex­qui­si­ta, so­bre­co­ge­do­ra por sus di­men­sio­nes y los nom­bres que al­ber­ga, es­te re­fu­gio es, más que un ho­gar, un tra­ta­do del me­jor con­tem­po­rá­neo y un pun­to de reunión pa­ra los adic­tos del ar­te de to­do el mun­do, que re­ca­lan en las fies­tas de Eu­ge­nio pa­ra ad­mi­rar sus Koons y Mc­carthys en­tre co­pa y co­pa. luis­bus­ta­man­te.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.