Con voz pro­pia

DI­REC­TOR, RE­TAIL AND HOS­PI­TA­LITY EMEA ZE­BRA TECH­NO­LO­GIES

ARAL - - SUMARIO -

An­tes, la úni­ca ra­zón acep­ta­ble pa­ra de­vol­ver un ar­tícu­lo era que se en­con­tra­ra ro­to. Si no, las tien­das di­fi­cul­ta­ban el pro­ce­so, lo que re­sul­ta­ba muy incómodo pa­ra el clien­te. En la ac­tua­li­dad to­do es­to ha cam­bia­do y se tie­ne en cuen­ta el re­frán que di­ce “el clien­te siem­pre tie­ne la ra­zón”. Las de­vo­lu­cio­nes se rea­li­zan en cual­quier épo­ca del año y se per­mi­te a los com­pra­do­res de­vol­ver sus ar­tícu­los co­mo in­cen­ti­vo de fi­de­li­za­ción. De he­cho, las nuevas tien­das on­li­ne co­mo Za­lan­do han he­cho de las de­vo­lu­cio­nes una de las claves pa­ra su mo­de­lo de ne­go­cio.

Los co­mer­cios pue­den ha­cer fren­te a ello di­gi­ta­li­zan­do el pro­ce­so e in­clu­yen­do va­rios ca­na­les de pe­di­dos y rea­li­za­ción. Los com­pra­do­res pre­fie­ren pe­dir tres pro­duc­tos de di­fe­ren­tes ta­llas y ver en casa cuál les queda me­jor. A es­ta ten­den­cia se la lla­ma “lle­var el pro­ba­dor a casa”.

La po­pu­la­ri­dad del ‘clic y re­co­ge’ se da por al au­men­to de las de­vo­lu­cio­nes. El per­so­nal, que se en­car­ga de lo­ca­li­zar y en­tre­gar los ar­tícu­los a los clien­tes, tam­bién es­tá vien­do es­te in­cre­men­to. Lo me­jor es per­mi­tir pro­bar los pro­duc­tos en el mo­men­to, de es­ta for­ma si los de­vuel­ven pue­den en­trar en stock rá­pi­da­men­te, mi­ni­mi­zan­do las po­si­bles pér­di­das o da­ños.

¿Có­mo es hoy en día un pro­ce­so de de­vo­lu­ción efi­cien­te? Te­nien­do en cuen­ta lo an­te­rior, hay que re­co­no­cer que las de­vo­lu­cio­nes pue­den oca­sio­nar pro­ble­mas pa­ra el mi­no­ris­ta. Con la sa­li­da de exis­ten­cias y su de­vo­lu­ción a tra­vés de va­rios ca­na­les, de­ben es­tar muy pen­dien­tes del in­ven­ta­rio y te­ner una vi­si­bi­li­dad en tiem­po real del mis­mo. Sa­ber dón­de se en­cuen­tra el ar­tícu­lo de­vuel­to y dón­de se ne­ce­si­ta es im­por­tan­te pa­ra ace­le­rar el cum­pli­mien­to de los pe­di­dos.

Hay mu­chos pa­sos, res­pal­da­dos por la tec­no­lo­gía y el sen­ti­do co­mún, pa­ra ase­gu­rar que los mi­no­ris­tas pue­dan ofre­cer una po­lí­ti­ca de de­vo­lu­cio­nes que no pre­sen­te pro­ble­mas. Es im­por­tan­te que los co­mer­cios ani­men a los com­pra­do­res a de­vol­ver

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.