Un día to­do pue­de cam­biar

AS (Aragon) - - Espanyol - FRAN­CESC VIA

Es­ta se­ma­na se ha cum­pli­do un año des­de que Ras­tar Group des­em­bar­có en nues­tras vi­das sal­van­do al club de la quie­bra o lo que ven­dría a ser, sal­ván­do­nos de no­so­tros mis­mos. Mu­chas dé­ca­das des­pués de ser di­ri­gi­do por es­pan­yo­lis­tas de dis­tin­to pe­la­je, el Es­pan­yol lle­gó al ée­nit de su mi­se­ria y era im­po­si­ble con­ti­nuar. No su­pi­mos ha­cer­lo me­jor, en­fras­ca­dos en pe­lear­nos en­tre no­so­tros an­tes que en ha­cer cre­cer a la en­ti­dad. Ven­di­mos el club y es lo me­jor que pu­di­mos ha­cer, pues­to que los pe­ri­cos de cu­na fui­mos in­ca­pa­ces de lle­var­lo a otro lu­gar que al bor­de de la des­apa­ri­ción. To­da­vía hoy se­gui­mos pe­leán­do­nos, pe­ro de eso no tie­nen nin­gu­na cul­pa es­tos se­ño­res chi­nos. Du­ran­te es­te año, si no he­mos cam­bia­do más y a me­jor, es cul­pa de los que ya es­tá­ba­mos aquí an­tes de que lle­ga­ran. Aho­ra bien, lo que su­ce­da a par­tir de aho­ra si se­rá res­pon­sa­bi­li­dad su­ya. Cam­bien el club de arri­ba a aba­jo y no se con­ta­gien de nues­tros de­fec­tos. Por su bien y por el nues­tro.

Mien­tras lle­ga ese día el do­min­go hay par­ti­do en nues­tro es­ta­dio. Y es uno de esos que el Es­pan­yol de siem­pre no sue­le ga­nar, es de­cir aque­llos que le per­mi­ten dar un sal­to ha­cia ade­lan­te. So­mos tra­di­cio­nal­men­te bue­nos en la su­per­vi­ven­cia y ma­lí­si­mos en la am­bi­ción. Aun­que al­gún día to­do es sus­cep­ti­ble de cam­biar. Oja­lá ese día sea ma­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.