La no­che inol­vi­da­ble de Adu­riz: cin­co go­les y pa­dre

Na­ció su hi­ja de ma­dru­ga­da y pi­den una ca­lle pa­ra él

AS (Aragon) - - Primera-laliga Santander - ATH­LE­TIC NIKA CUEN­CA EL RE­POR­TA­JE

Aritz Adu­riz ya es un mi­to en el Ath­le­tic. Dos jor­na­das des­pués del Día de To­dos los San­tos, el arie­te asom­bró al mun­do con cin­co go­les de una ta­ca­da, la pri­me­ra vez que su­ce­de en el for­ma­to de la Eu­ro­pa Lea­gue. Su ges­ta tra­jo bue­ní­si­mas nue­vas: fue pa­dre de su se­gun­da ni­ña de ma­dru­ga­da, cuan­do a su mu­jer se le ade­lan­tó el par­to. Ju­len Lo­pe­te­gui, que le ha se­gui­do en di­rec­to va­rios par­ti­dos, pre­mió su fan­tás­ti­ca no­che de fút­bol con su lla­ma­da a la Se­lec­ción. No mi­ra el DNI, sus 35 años y ca­si diez me­ses. Ló­gi­ca­men­te, Adu­riz pa­re­ce eterno. Su ca­rre­ra me­re­ce un pre­mio gordo: ju­gar an­te In­gla­te­rra en Wem­bley.

El fan­tás­ti­co go­lea­dor de equi­po, ca­paz de acor­dar­se de sus com­pa­ñe­ros y del va­lor de la vic­to­ria an­te el Genk sin sa­car pe­cho por su ges­ta, es­tá ba­tien­do re­gis­tros a mar­chas for­za­das. Sus diez go­les en­tre Li­ga y Eu­ro­pa le han me­ti­do ya en el top-ten rea­li­za­dor del Ath­le­tic, su­peran­do el jue­ves a su ído­lo Ur­zaiz y Una­muno I. El gui­puz­coano es el pri­mer fut­bo­lis­ta no viz­caíno que se cue­la en­tre los más gran­des. Y pa­re­ce te­ner cuer­da pa­ra ra­to, a pe­sar de que aún no ha renovado el con­tra­to que ex­pi­ra en ju­nio de 2017.

Hay un re­to ma­yúscu­lo pa­ra agran­dar su le­yen­da, di­fí­cil pe­ro no im­po­si­ble. Só­lo hay dos leo­nes que lo­gra­ron

Hi­to El pri­mer no viz­caíno en­tre los diez go­lea­do­res del club

su­pe­rar la ba­rre­ra de los 200 go­les: Za­rra (335) y Ba­ta (208). El úni­co que que­da vi­vo de la lis­ta de diez es el ter­ce­ro, el gran Da­ni (199). Si Adu­riz (131) si­gue en es­ta pro­gre­sión, pon­ga­mos que con dos tem­po­ra­das y al­go más de la me­dia ac­tual por de­lan­te, se ve­ría obli­ga­do a mar­car 69. Es de­cir, una me­dia de 23 por ca­da ejer­ci­cio en ese in­ter­va­lo. Du­rí­si­mo re­gis­tro, pe­ro al al­can­ce de es­te in­sa­cia­ble de­lan­te­ro.

Adu­riz, co­me­di­do en la eu­fo­ria y son­ri­sa has­ta pa­ra po­sar ayer con el ba­lón del par­ti­do que le fir­ma­ron sus com­pa­ñe­ros, se acer­có a Lezama con una son­ri­sa de ore­ja a ore­ja pe­se a la no­che de emo­cio­nes. Fue ova­cio­na­do al dar la vuel­ta al rue­do co­rrien­do. Ape­nas sin tiem­po pa­ra re­po­ner­se, su­po que Lo­pe­te­gui le lle­va­ba a la Se­lec­ción. Co­mien­do un bo­ca­di­llo a to­da me­cha, se mar­chó a vi­si­tar a su mu­jer y a su nue­va hi­ja.

Se ha pues­to en mar­cha una ini­cia­ti­va po­pu­lar pa­ra re­cla­mar una ca­lle pa­ra él en Bil­bao. Otros pi­den una es­ta­tua. El MVP de la UEFA en la úl­ti­ma jor­na­da tie­ne aho­ra la sa­tis­fac­ción per­so­nal de pe­lear por re­va­li­dar su ga­lar­dón de má­xi­mo go­lea­dor del tor­neo. En­ca­be­za la lis­ta con cin­co tan­tos, igua­la­do con Giu­liano (Ze­nit).

EXUL­TAN­TE. Adu­riz, tras ce­rrar su go­lea­da al Genk el pa­sa­do jue­ves en San Ma­més.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.