Zal­dúa “Aho­ra o ha­ce 51 años es di­fí­cil mar­car cin­co go­les”

AS (Aragon) - - La Entrevista - MOISÉS LLORENS BAR­CE­LO­NA

Jo­sé An­to­nio Zal­dúa (Eli­zon­do, 15-12-1941) re­vi­vió vien­do el pa­sa­do jue­ves el re­ci­tal de Adu­riz par­te de su ju­ven­tud. Ju­gan­do pa­ra el Ba­rça, el que fue­se de­lan­te­ro fue el pri­me­ro en lo­grar cin­co dia­nas en un par­ti­do in­ter­na­cio­nal. Ayer an­te­dió a AS des­de Lla­va­ne­res pa­ra re­cor­dar­lo.

➥ ¿Qué ha­ce Zal­dúa hoy en día? —Des­can­sar y tra­tar de pa­sar­lo bien con los míos. —¿Dón­de pa­ra? —Me ins­ta­lé des­pués de aca­bar la ca­rre­ra de fut­bo­lis­ta en Bar­ce­lo­na. Luis Por­ta­be­lla, que fue di­rec­ti­vo del Ba­rça, de­ci­dió fi­char­me pa­ra tra­ba­jar en Da­no­ne. La ver­dad es que tu­ve un muy buen tra­ba­jo y de­ci­di­mos fi­jar la re­si­den­cia cer­ca de la cos­ta de Bar­ce­lo­na. —Pe­ro us­ted es na­va­rro. —Sí. Na­cí en Eli­zon­do, en el Va­lle de Baz­tán. Allí cre­cí y co­men­cé a dar­le a la pe­lo­ta. —¿Y có­mo sa­lió de allí? —Con 18 años apa­re­ció la opor­tu­ni­dad de ju­gar en el Real Va­lla­do­lid. Eran años com­pli­ca­dos, pe­ro la ilu­sión por po­der ha­cer lo que más me gus­ta­ba va­lía la pe­na. —¿De qué año es­ta­mos ha­blan­do? —Si no me fa­lla la me­mo­ria creo que era en 1958. —¡Ha llo­vi­do! —Y ne­va­do. —¿Lo pa­só bien en Zo­ri­lla? —Ojo, que yo ju­gué en el an­ti­guo es­ta­dio, el que es­ta­ba en el cen­tro de la ciu­dad. —Acla­ra­do, pe­ro, ¿dis­fru­tó? —Mu­cho. Allí de­bu­té en Pri­me­ra y fue co­mo acer­car­me a los ídolos de los que es­cu­chá­ba­mos aven­tu­ras por la ra­dio. —¿Quién era el su­yo? —Alfredo Di Sté­fano. —¿El más gran­de? —Has­ta la apa­ri­ción de Lio­nel Messi. A ese chi­co le he vis­to ha­cer las co­sas más in­creí­bles so­bre un te­rreno de jue­go. —¿Va a ver­le al Camp Nou? —No. Lo dis­fru­to des­de ca­sa ha­bi­tual­men­te, por te­le­vi­sión, que se ve to­do muy bien. —Vol­va­mos a sus ini­cios. —Des­pués de ha­cer go­les en el Va­lla­do­lid, se acer­có el Ba­rça. Fue un gran im­pac­to pa­ra mi. ¡El Bar­ce­lo­na me vino a fi­char! —¿Y? —Creo que cum­plí con el ob­je­ti­vo por el que in­vir­tie­ron en mi e hi­ce go­les im­por­tan­tes (ju­gó en dos eta­pas co­mo azul­gra­na 147 par­ti­dos e hi­zo 59 go­les). —¿Al­guno va­lió tí­tu­los? —Mi­re, en la Co­pa de Fe­rias de la cam­pa­ña 196566, el pri­mer cru­ce lo tu­vi­mos an­te un equi­po ho­lan­dés, el DOS Utrech. —Si­ga.

—En la ida em­pa­ta­mos a ce­ro y en la vuel­ta, go­lea­mos. —¿Re­sul­ta­do? —Apun­te —¿Go­les bien, con­se­gui­dos 7-1. —Cin­co. por Zal­dua? —¿ Al­guno de pe­nal­ti? —Nin­guno. —¿Có­mo aca­bó aque­lla com­pe­ti­ción? —Sa­li­mos cam­peo­nes y no fue na­da sen­ci­llo, ¿eh? —¿Por? —Nos me­di­mos a ri­va­les muy com­pli­ca­dos. —¿Co­mo quién? —Pues mi­re, se­gu­ro, se­gu­ro, ju­ga­mos con­tra el Es­pan­yol (en­ton­ces Es­pa­ñol) y Real Za­ra­go­za, es­tos en nos la me­di­mos­fi­nal. Pien­soen que se­mi­fi­na­les tam­bién al Chel­sea­más (en y oc­ta­vosno sé a quéel sor­teó equi­po los y en em­pa­re­jó­la 16º al Ro­yal­con el Ant­werp Han­no­ver de Bél­gi­ca).—Cin­co go­les en un par­ti­do eu­ro­peo, co­mo el jue­ves Aritz Adu­riz. —51 años des­pués, ¡qué bu­rra­da! An­tes o aho­ra es muy di­fí­cil ha­cer tan­tos go­les un fut­bo­lis­ta so­lo en un par­ti­do. Hay que de­cir que Messi, tam­bién hi­zo cin­co, co­mo Luiz Adriano pa­ra el Shakh­tar Do­netsk. —De­je que le apun­te una co­sa, Adu­riz hi­zo tres de pe­nal­ti. —Sí, es ver­dad, pe­ro hay que mar­car­los, ¿eh? Pa­re­ce sen­ci­llo, pe­ro no lo es. —¿Có­mo se en­te­ró de la proeza del do­nos­tia­rra? —Se­guí el par­ti­do. —¿Le sor­pren­dió? —Él es un de­lan­te­ro pu­ro, de ra­za. Un fe­nó­meno, va­mos. —¿Sin­tió al­go de pe­na? —¿Pe­na? Fue una ale­gría com­pro­bar có­mo to­dos se han acor­da­do de mí. Ayer, por ejem­plo, es­tu­ve con va­rios ve­te­ra­nos del Ba­rça en Ban­yo­les (Gi­ro­na). Allí co­men­ta­mos lo su­ce­di­do. —Y en ca­sa, ¿qué le di­je­ron? —Ten­go nue­ve nie­tos y a ellos les con­té tiem­po atrás esa his­to­ria. Se sien­ten or­gu­llo­sos del abue­lo, co­mo yo de ellos. Siem­pre les re­mar­co que ese es uno de los gran­des triun­fos que con­se­guí con el Ba­rça. —De azul­gra­na no pu­do con­quis­tar mu­chos tí­tu­los. —La ver­dad es esa. La Co­pa de Fe­rias de la que ha­blá­ba­mos an­tes y dos Co­pa de Es­pa­ña, en los años 1963 y 1968. —¿Y en el Sa­ba­dell? —Allí ju­gué mu­chos par­ti­dos y aca­bé por col­gar las bo­tas en 1971. —¿Ha­ce de­por­te? —Mi­re, un año atrás me pu­sie­ron una pró­te­sis en la ro­di­lla. La te­nía muy des­gas­ta­da. Eso me ali­vió mu­cho y me da pa­ra po­der ju­gar a

pitch and putt con los ami­gos cer­ca de ca­sa.

Di Sté­fano Fue mi ído­lo, el más gran­de has­ta que vi ju­gar a Leo Messi” Elo­gio Adu­riz hi­zo tres de pe­nal­ti, pe­ro tam­bién hay que mar­car­los”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.