El au­tó­gra­fo de Zi­da­ne que se hi­zo eterno en Le­ga­nés

Car­los Martínez ju­ga­ba con él

AS (Aragon) - - Real Madrid-Leganés - POR JA­VIER MAR­TÍN

Vier­nes. En Bu­tar­que llue­ve a ma­res. El apar­ca­mien­to del es­ta­dio es­tá a reventar. En sus tri­pas pre­sen­tan un acuer­do con el nue­vo pa­tro­ci­na­dor. Car­los Martínez lle­ga a to­da ve­lo­ci­dad en su co­che azul pe­pi­ne­ro. “Da­te pri­sa que no lle­go al pue­blo”, es­pe­ta es­ta le­yen­da del re­cién as­cen­di­do a Pri­me­ra, ca­pi­tán del equi­po la tem­po­ra­da que re­tor­na­ron a Se­gun­da, cuan­do su zur­da to­da­vía de­li­nea­ba cen­tros per­fec­tos con olor a gol.

Tras sa­lu­dar a Jai­me Pérez, se­gun­do de Ga­ri­tano, ya Mi­guel Pérez, el pre­pa­ra­dor fí­si­co, abre el ma­le­te­ro del vehícu­lo. De su in­te­rior sa­ca una an­ti­gua ca­mi­se­ta blan­quia­zul con un ga­ra­ba­to aún le­gi­ble a la al­tu­ra del es­cu­do del Le­ga. “Zi­da­ne”, se lee al la­do de una rú­bri­ca. ¿Qué pin­ta su au­tó­gra­fo en una ca­mi­se­ta del Le­ga­nés? Sen­ci­llo. O qui­zá no tan­to...

Ha­ce sie­te años el Le­ga­nés no sa­bía na­da de pa­tro­ci­nios exó­ti­cos. Bue­na par­te de sus in­gre­sos pro­ce­dían de al­qui­lar el es­ta­dio pa­ra ro­dar anun­cios en él. Co­mo el que pro­ta­go­ni­zó una tar­de de oto­ño de 2009 el pro­pio Zi­da­ne. Dani Aban­da, el je­fe de co­mu­ni­ca­ción y már­ke­ting del Le­ga, avis­pa­do co­mo siem­pre, dio al re­pre­sen­tan­te del fran­cés una ca­mi­se­ta con el nú­me­ro y el nom­bre de Car­los Martínez pa­ra que Zi­zou se hi­cie­ra una fo­to con ella. Se­ría un pe­lo­ta­zo pa­ra un mo­des­to de Se­gun­da B. Pe­ro Zi­da­ne se lió y la fir­mó. Ja­más hu­bo ins­tan­tá­nea.

“Dani me lla­mó al día si­guien­te y me di­jo que te­nía una no­ti­cia bue­na y otra ma­la. La bue­na era que Zi­da­ne me ha­bía fir­ma­do una ca­mi­se­ta. La ma­la, que no ha­bía más ca­mi­se­tas dis­po­ni­bles. Ten­dría que ju­gar to­da la tem­po­ra­da con la fir­mi­ta”, re­la­ta Car­los. Y así fue. Unas 30 jor­na­das lu­cien­do au­tó­gra­fo. Co­sas de la aus­te­ri­dad de Se­gun­da B. “Dani apro­ve­chó la anéc­do­ta y lo ven­dió a la te­le. Hi­cie­ron un reportaje y al­gu­nos con­tra­rios me va­ci­la­ban”. Des­de en­ton­ces Car­los se con­vir­tió pa­ra el ves­tua­rio en el ‘Zi­da­ne de Lle­re­na’, su pue­blo na­tal, el mis­mo pa­ra el que sa­lió dis­pa­ra­do tras ha­cer­se la fo­to que acom­pa­ña a es­te tex­to. “Es que ten­go una bo­da”, se ex­cu­sa de­jan­do tras de sí un re­gue­ro de nos­tal­gia y un es­ta­dio en el que las es­tre­llas ya no van a ro­dar anun­cios, sino a ju­gar par­ti­dos...

Gua­sa “Me em­pe­za­ron a lla­mar el ‘Zi­da­ne de Lle­re­na’, me va­ci­la­ban”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.