Ca­li­fi­ca­ción y cla­si­fi­ca­ción

En el len­gua­je de­por­ti­vo, los equi­pos de fút­bol se cla­si­fi­can pe­ro los pi­lo­tos se ca­li­fi­can

AS (Aragon) - - La Opinión -

El lío se for­ma por la in­fluen­cia de los tér­mi­nos in­gle­ses “to qua­lify” y “qua­li­fi­ca­tion”

Lla­ma la aten­ción que en al­gu­nas com­pe­ti­cio­nes los de­por­tis­tas se “cla­si­fi­quen” y que en otras se “ca­li­fi­quen”.

Los equi­pos de fút­bol lo­gran la “cla­si­fi­ca­ción” pa­ra la si­guien­te ron­da. Sin em­bar­go, los pi­lo­tos de Fór­mu­la 1 o los mo­to­ci­clis­tas con­si­guen la “ca­li­fi­ca­ción” pa­ra la Q3.

El tér­mino “cla­si­fi­ca­ción” se usa más en de­por­tes que han sus­ti­tui­do por pa­la­bras es­pa­ño­las los an­gli­cis­mos que los po­bla­ban en sus pri­me­ros tiem­pos, co­mo el fút­bol o el te­nis. Sin em­bar­go, “ca­li­fi­ca­ción” se aso­cia más con los de­por­tes que, co­mo los de mo­tor, si­guen lle­nos de pa­la­bras ex­tran­je­ras. Qui­zás por­que se no­ta aún la in­fluen­cia del ver­bo in­glés “to qua­lify”.

Por eso se dis­pu­tó el sá­ba­do día 29 la “ca­li­fi­ca­ción” pa­ra el

Gran Pre­mio de Mé­xi­co, se­gún la pren­sa.

El ver­bo “ca­li­fi­car” sig­ni­fi­ca en es­pa­ñol “apre­ciar o de­ter­mi­nar las cua­li­da­des o cir­cuns­tan­cias de al­guien o de al­go” (“nos ca­li­fi­ca­ron co­mo fa­mi­lia nu­me­ro­sa”), “ex­pre­sar o de­cla­rar un jui­cio so­bre al­go o al­guien” (“lo ca­li­fi­ca­ron de es­pan­to­so”), “juz­gar el gra­do de los co­no­ci­mien­tos de­mos­tra­dos por un alumno u opo­si­tor en un exa­men o ejer­ci­cio” (“lo ca­li­fi­ca­ron con un so­bre­sa­lien­te cum lau­de”). Por su par­te, el sus­tan­ti­vo “ca­li­fi­ca­ción” equi­va­le a “pun­tua­ción ob­te­ni­da en un exa­men o en cual­quier ti­po de prue­ba” (“ha te­ni­do unas bue­nas ca­li­fi­ca­cio­nes es­te tri­mes­tre”).

En to­dos esos sig­ni­fi­ca­dos, pa­ra que una per­so­na lo­gre una ca­li­fi­ca­ción ade­cua­da le ha­rá fal­ta el jui­cio de al­guien ajeno, y nor­mal­men­te el de un su­pe­rior: el pro­fe­sor, el je­fe, el tri­bu­nal.

Sin em­bar­go, al­gu­nos pe­rio­dis­tas de­por­ti­vos ha­blan de “ca­li­fi­ca­ción” cuan­do se tra­ta de de­mos­trar ob­je­ti­va­men­te un mé­ri­to pro­pio (sal­tar una dis­tan­cia, lo­grar un tiem­po, al­can­zar un de­ter­mi­na­do pues­to en una com­pe­ti­ción).

Hay de­por­tes, sí, en los que in­ter­vie­ne ese jui­cio per­so­nal (la gim­na­sia, los sal­tos de tram­po­lín, la natación sin­cro­ni­za­da), pues unos jue­ces ca­li­fi­can el tra­ba­jo eje­cu­ta­do. Ahí sí que los com­pe­ti­do­res ob­tie­nen una ca­li­fi­ca­ción... Pe­ro con ella no ne­ce­sa­ria­men­te lo­gran cla­si­fi­car­se (ob­te­ner el pues­to exi­gi­do). He ahí la di­fe­ren­cia.

Es­te lío se ha for­ma­do por la in­fluen­cia de los tér­mi­nos “to qua­lify” y “qua­li­fi­ca­tion”, que equi­va­len en in­glés a “ca­li­fi­car” y a “ca­li­fi­ca­ción” pe­ro que en esa len­gua tam­bién pue­den aden­trar­se en el cam­po de “cla­si­fi­car” y “cla­si­fi­ca­ción” por­que ca­be tra­du­cir­los co­mo la ac­ción y el efec­to de “ha­bi­li­tar­se, ca­pa­ci­tar­se, ser ap­to, re­unir las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias”.

Nues­tro idio­ma, sin em­bar­go, di­fe­ren­cia bien los dos con­cep­tos. Lás­ti­ma que en los me­dios in­for­ma­ti­vos se arrui­nen es­tos ma­ti­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.