Pa­ta­das que due­len co­mo una go­lea­da

AS (Aragon) - - Real Madrid-Leganés - JA­VIER MAR­TÍN

El Le­ga­nés aban­do­nó el Ber­na­béu he­ri­do, con una cor­na­da de dos tra­yec­to­rias. La pri­me­ra apun­ta­ba al elec­tró­ni­co de Con­cha Es­pi­na. La se­gun­da, al to­bi­llo des­tro­za­do de Omar. La en­tra­da de Mar­ce­lo, ésa con la que se ven­gó por una ta­ras­ca­da re­ci­bi­da ins­tan­tes an­tes, hi­zo tan­to da­ño o más que el 3-0. Con ella se le­sio­nó no só­lo la ar­ti­cu­la­ción del ca­na­rio (ape­nas un es­guin­ce, po­co pa­ra lo que pu­do ha­ber si­do), sino el or­gu­llo de un equi­po y, por ex­ten­sión, el de to­da una ciu­dad. Ca­mino a ca­sa, na­die en el bus pe­pi­ne­ro en­ten­día por qué Ma­teu no se atre­vió a sa­car ama­ri­lla al de­fen­sa ga­lác­ti­co y sí a su víc­ti­ma cuan­do, en la ju­ga­da an­te­rior, Omar se ha­bía lle­va­do por de­lan­te al bra­si­le­ño. En ver­dad, la ex­pe­di­ción sí in­tuía el por qué: los ár­bi­tros en Pri­me­ra no tra­tan igual a unos que a otros. No es la pri­me­ra vez que al Le­ga le su­ce­de al­go si­mi­lar. An­te el Se­vi­lla, por ejem­plo, Váz­quez se li­bró de una ro­ja que se en­se­ña en la es­cue­la de ár­bi­tros.

El ves­tua­rio de Bu­tar­que tie­ne el pál­pi­to de que, en ca­so de ha­ber si­do al re­vés, el re­gla­men­to se ha­bría apli­ca­do de for­ma di­fe­ren­te. La con­clu­sión de­ses­pe­ra. Se sien­te co­mo una fal­ta de res­pe­to que atro­pe­lla el du­ro es­fuer­zo que ha cos­ta­do a los blan­quia­zu­les co­lar­se en el Olim­po. Más si ca­be cuan­do se pro­du­ce en un es­ce­na­rio co­mo el Ber­na­béu, tras una bue­na ac­tua­ción. Aun­que cues­te creer­lo, en el fút­bol hay pa­ta­das que due­len co­mo una go­lea­da...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.