David López, el apren­di­za­je del pa­triar­ca de la de­fen­sa pe­ri­ca

AS (Aragon) - - Espanyol-Athletic - —A. MARTÍNEZ

Cuan­do ju­ga­ba en el Ju­ve­nil del Es­pan­yol, David López no era el fut­bo­lis­ta que más des­ta­ca­ba de aque­lla ge­ne­ra­ción. No go­lea­ba, no era el ce­re­bro en la me­du­lar ni tam­po­co bri­lla­ba por sus con­cep­tos téc­ni­cos, pe­ro ya se in­tuía que po­dría con­ver­tir­se en un ju­ga­dor in­te­li­gen­te, bri­llan­te en la co­lo­ca­ción y en la lec­tu­ra de las ju­ga­das. Así lo vio Ós­car Pe­rar­nau cuan­do in­sis­tió a Joan Co­llet a que pa­ga­ra 250.000 eu­ros al Hues­ca pa­ra re­pes­car­lo, y así tam­bién lo en­ten­die­ron Ja­vier Agui­rre y Rafa Be­ní­tez.

Cuen­ta David López que lo que más apren­dió de sus dos años en Ná­po­les fue la in­ter­pre­ta­ción tác­ti­ca de los par­ti­dos, un as­pec­to en el que in­ci­de Qui­que Sán­chez Flo­res y que, di­cho por el ju­ga­dor pe­ri­co, es­tá más desa­rro­lla­do en Ita­lia. Ese apren­di­za­je, uni­do a esa in­te­li­gen­cia an­te­rior, le con­vier­ten en un cen­tral im­pe­ca­ble, un so­lu­cio­na­dor de pro­ble­mas aun­que lle­ve años sin ju­gar en esa de­mar­ca­ción.

Ayer fue un ejem­plo. An­te ju­ga­do­res co­mo Adu­riz, Wi­lliams o Raúl Gar­cía, David López fue su­pe­rior por arri­ba y por aba­jo, se an­ti­ci­pó y sa­có el ba­lón con cri­te­rio. Un pa­triar­ca en una za­ga pe­ri­ca que ayer no con­ce­dió oca­sio­nes y que ha re­ci­bi­do sie­te go­les en ocho par­ti­dos. David tie­ne bue­na par­te de cul­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.