Ba­le as­cien­de al trono

Sus dos go­les des­per­ta­ron al Ma­drid Cris­tiano si­gue en su la­be­rin­to Un mal Ma­teu per­do­nó la ro­ja a Mar­ce­lo El Le­ga­nés, du­ro Vol­vió Mo­dric

AS (Aragon) - - Real Madrid-Leganés - LUIS NIE­TO

Una vic­to­ria sin gra­cia le sir­vió a Ba­le pa­ra asu­mir más com­pe­ten­cias en el Ma­drid. Dos go­les que ele­van su pa­pel de he­re­de­ro y que echa­ron tie­rra so­bre un par­ti­do po­co fas­ci­nan­te del equi­po de Zi­da­ne. Mo­ra­ta ten­drá di­fí­cil aca­bar con la con­di­ción de afo­ra­do de Ben­ze­ma con par­ti­dos así, aun­que a efec­tos con­ta­bles de­jó un gol que le con­vier­te en pi­chi­chi en so­li­ta­rio del equi­po. Is­co tu­vo po­ca pre­sen­cia. Mo­dric re­gre­só en­tre el al­bo­ro­zo ge­ne­ral y Ja­mes lo hi­zo de in­cóg­ni­to. Zi­da­ne pre­sen­tó una ali­nea­ción que es­ta vez no vul­ne­ró nin­gún plan de ur­ba­nis­mo. Ma­teu de­jó de ser tan sim­pá­ti­co co­mo en la era Mou­rin­ho. Y Cris­tiano no en­con­tró la sa­li­da del la­be­rin­to an­te un Le­ga­nés de com­ba­te que no pu­do pa­sar de re­sis­ten­te. Ca­da en­cuen­tro en blan­co ha­ce más irri­ta­ble al por­tu­gués.

El Le­ga­nés no ma­dru­gó pa­ra ha­cer el tour del Ber­na­béu. Por el con­tra­rio, ca­ló el men­sa­je de Ga­ri­tano de que no hay dis­fru­te sin com­pe­ti­ti­vi­dad y su equi­po fue una mo­les­tia en ca­da pal­mo de te­rreno y le pre­pa­ró al Ma­drid un ini­cio de par­ti­do lleno de in­cle­men­cias, tras­la­dan­do la ba­ta­lla le­jos de las dos áreas: de la de Se­ran­tes, con un ex­cep­cio­nal tra­ba­jo coope­ra­ti­vo; de la de Key­lor, por evi­den­te fal­ta de re­cur­sos. Ne­ce­si­ta ha­cer ima­gen de mar­ca pa­ra ha­cer­se atrac­ti­vo a los fut­bo­lis­tas que pre­ten­de y el Ber­na­béu era su fe­ria de mues­tras.

Has­ta el mi­nu­to 37, en que to­mó ven­ta­ja el Ma­drid, en el sis­mó­gra­fo del due­lo só­lo que­dó re­gis­tra­do un ca­be­za­zo sin án­gu­lo de Mo­ra­ta por en­ci­ma del lar­gue­ro y una lar­ga lis­ta de frus­tra­cio­nes de Cris­tiano Ro­nal­do. El Le­ga­nés pre­pa­ró el par­ti­do al de­ta­lle, Ma­teu Lahoz in­clui­do. Co­no­ce­dor de que el ár­bi­tro va­len­ciano es más permea­ble a las pa­ta­das que a las pro­tes­tas, no aho­rró con­tun­den­cia ni se sin­tió im­pre­sio­na­do por el am­bien­te ni por la des­orien­ta­ción del de­bu­tan­te. Ade­lan­tó mu­cho la de­fen­sa pa­ra te­ner al Ma­drid ale­ja­do de Se­ran­tes y apre­tó a los pa­sa­do­res blan­cos pa­ra evi­tar ser ca­za­do por los ve­lo­cis­tas de Zi­da­ne a la es­pal­da de su za­ga de cua­tro. La pri­me­ra equi­vo­ca­ción la pa­gó con un gol, en pa­se es­tu­pen­do de Is­co y de­fi­ni­ción em­ba­ru­lla­da de Ba­le. En dos ac­cio­nes an­te­rio­res de Cris­tiano ya ha­bía arries­ga­do has­ta el lí­mi­te, pe­ro el por­tu­gués lle­gó tar­de.

Has­ta el pri­mer gol que­dó cla­ro que el Ma­drid tam­po­co desa­yu­nó in­ten­si­dad, aun­que su fal­ta de con­trol del par­ti­do tu­vo más que ver con la equi­vo­ca­da lec­tu­ra del jue­go y con un ri­val en­va­len­to­na­do que con una fal­ta de ac­ti­tud ge­ne­ral. El am­pe­rí­me­tro re­gis­tró la hi­per­mo­ti­va­ción de Cris­tiano, que ca­na­li­za mal cuan­do es­tá de es­pal­das al gol. Se ga­nó un tar­je­ta por una pro­tes­ta ra­zo­na­da pe­ro so­bre una fal­ta en una zo­na in­tras­cen­den­te. En épo­cas de se­quía todo le re­sul­ta una in­co­mo­di­dad.

El 1-0 des­ac­ti­vó la gue­rri­lla del Le­ga­nés y dio vi­si­bi­li­dad al Ma­drid, que fue en­con­tran­do a Is­co, que sa­có más pro­ve­cho de Kroos y Ko­va­cic, que de­jó de de­pen­der de la sol­ven­cia de Na­cho y que pu­so el par­ti­do en ma­nos de Ba­le, des­de ha­ce tiem­po co­man­dan­te en je­fe ofi­cio­so del gru­po. En pa­pel de so­co­rris­ta, acu­dió pun­tual a las dos úni­cas oca­sio­nes cla­ras que tu­vo el Ma­drid has­ta el des­can­so.

La se­gun­da mi­tad de­jó un Le­ga­nés más pre­ten­cio­so pe­ro sin acier­to, una co­lec­ción de re­ma­tes de Ba­le, un Ma­drid más suel­to cuan­do en­tró Mo­dric, un tan­to de Mo­ra­ta en una ma­ña­na en que pro­me­tió po­co y una pa­ta­da ho­rri­ble de Mar­ce­lo a Omar que Ma­teu de­jó im­pu­ne. Al me­nos Key­lor no en­ca­jó nin­gún gol, co­mo ve­nía sien­do cos­tum­bre, en un par­ti­do en que la es­ta­dís­ti­ca y Ba­le es­tu­vie­ron por en­ci­ma del jue­go del equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.