El Za­ra­go­za em­pie­za a cre­cer

En ape­nas diez días, Raúl Ag­né ha ‘alar­ga­do’ la plan­ti­lla y ha ele­gi­do me­jor a sus fut­bo­lis­tas que su an­te­ce­sor en el ban­qui­llo

AS (Aragon) - - Real Zaragoza - POR PE­DRO LUIS FE­RRER

Me­jo­ría La plan­ti­lla del Za­ra­go­za ya no pa­re­ce ni tan cor­ta ni tan ma­la Con­sig­nas El equi­po ha ele­va­do su am­bi­ción y su in­ten­ción con el ba­lón

El nue­vo en­tre­na­dor del Real Za­ra­go­za le ha cam­bia­do la ca­ra al equi­po y ha re­cu­pe­ra­do pa­ra la cau­sa a me­dia do­ce­na de ju­ga­do­res que ape­nas con­ta­ban con Luis Mi­lla. Ag­né no pu­do ga­nar el sá­ba­do en Son Moix, pe­ro la me­jo­ría del Za­ra­go­za en ca­si to­dos los ór­de­nes fue in­dis­cu­ti­ble.

Al Za­ra­go­za no le al­can­zó pa­ra ga­nar en Son Moix, pe­ro su me­jo­ría en ca­si to­dos los ór­de­nes fue in­dis­cu­ti­ble. En ape­nas diez días,

Ag­né le ha da­do al equi­po un ai­re com­pe­ti­ti­vo del que ca­re­cía y, so­bre todo, ha mul­ti­pli­ca­do su am­bi­ción, su or­den y su in­ten­ción con la pe­lo­ta. Aho­ra el Za­ra­go­za jue­ga siem­pre pa­ra ga­nar, y lo ha­ce des­de la pro­pia com­po­si­ción de su on­ce ti­tu­lar, don­de es­tán apa­re­cien­do fut­bo­lis­tas que ape­nas con­ta­ban. Son los ca­sos de Ra­tón,

Edu Gar­cía o Juan Muñoz, au­tor el sá­ba­do en Ma­llor­ca de una va­se­li­na an­to­ló­gi­ca, pe­ro tam­bién de Fran, Ja­vi Ros o Ba­rre­ra. Con Luis Mi­lla, o no ju­ga­ban o si lo ha­cían era fue­ra de si­tio.

El téc­ni­co tu­ro­len­se, a la que se le ca­yó su plan ini­cial y ya no tu­vo so­lu­cio­nes, hi­zo cir­cu­lar rá­pi­da­men­te la es­pe­cie de que su plan­ti­lla era muy cor­ta y que, des­de lue­go, no es­ta­ba en­tre las me­jo­res. Y tam­bién, cla­ro, que la cons­truc­ción de un blo­que sol­ven­te pa­ra pe­lear por el as­cen­so iba a cos­tar tiem­po. No le fal­ta­ron en­ton­ces por­ta­vo­ces. Por ejem­plo, aque­llos que pre­go­na­ban con vehe­men­cia que des­pe­dir a Mi­lla en la no­ve­na o dé­ci­ma jor­na­da re­sul­ta­ba una irres­pon­sa­bi­li­dad, ar­gu­men­ta­ban, pre­ci­sa­men­te, que le ha­bían da­do cua­tro ca­ñas o que el plan­tel era por sa­la­rios el undécimo de la ca­te­go­ría. Y so­bre esa fa­la­cia se cons­tru­yó to­da una es­tra­te­gia de de­fen­sa que se aca­ba­ron lle­van­do por de­lan­te, co­mo siem­pre su­ce­de en el fút­bol, los re­sul­ta­dos. La úni­ca ver­dad es que Mi­lla nun­ca cre­yó en es­tos ju­ga­do­res, al me­nos en la mi­tad de ellos, y que no hi­zo me­jo­res a nin­guno, ni in­di­vi­dual ni co­lec­ti­va­men­te. Su eta­pa en el ban­qui­llo fue una gran pér­di­da de tiem­po y de pun­tos que va a cos­tar mu­cho re­cu­pe­rar.

Lle­gó Ag­né, con su dis­cur­so di­rec­to y va­lien­te, y se abrió un nue­vo ho­ri­zon­te pa­ra el Za­ra­go­za. Y co­mo ocu­rre siem­pre con un re­le­vo de en­tre­na­dor apa­re­ció una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra esa por­ción del plan­tel que no con­ta­ba. Ag­né se ha de­ja­do de cuen­tos tác­ti­cos y de ex­cu­sas y se ha pues­to a li­de­rar des­de el prin­ci­pio a su ves­tua­rio, re­pi­tién­do­les una y mil ve­ces a sus fut­bo­lis­tas que son me­jo­res de lo que pa­re­ce y que pue­den ga­nar a cual­quie­ra. Esa era una pri­me­ra te­ra­pia de cho­que, ab­so­lu­ta­men­te obli­ga­da. El de Me­qui­nen­za es un ti­po de ca­rác­ter fuer­te y que ha­bla cla­ro, y eso le ha fa­ci­li­ta­do las co­sas. Pe­ro en el fút­bol na­die me­jo­ra a un equi­po de­rrum­ba­do con cua­tro con­sig­nas y dos vo­ces enér­gi­cas. Lo pri­me­ro y prin­ci­pal es te­ner las ideas cla­ras, tra­ba­jar­las du­ran­te la se­ma­na y ele­gir des­pués a los me­jo­res y po­ner­los don­de más pue­den ren­dir en be­ne­fi­cio del gru­po. Y eso es lo que fun­da­men­tal­men­te se ha pues­to a ha­cer Ag­né.

El Za­ra­go­za, muy me­jo­ra­do por Ra­tón en la por­te­ría, Fran y Jo­sé En­ri­que en los la­te­ra­les, la vuel­ta de Ca­ni y la apues­ta por los dos de­lan­te­ros, tie­ne to­da­vía bas­tan­te que co­rre­gir –su pa­re­ja de cen­tra­les uru­gua­yos no aca­ba de dar se­gu­ri­dad-, pe­ro ya se ve la mano de su en­tre­na­dor. No pu­do ga­nar en Ma­llor­ca, y des­per­di­ció has­ta dos ven­ta­jas en el marcador, pe­ro ju­gó siem­pre pa­ra ga­nar, al­go que no ha­bía he­cho has­ta aho­ra fue­ra de ca­sa. Aho­ra el Za­ra­go­za no pa­re­ce tan ma­lo ni su plan­ti­lla tan cor­ta. Raúl Ag­né es­tá to­da­vía en fa­se de ob­ser­va­ción, pe­ro pa­re­ce que ha da­do con la te­cla y que el ca­mino es el co­rrec­to. El Real Za­ra­go­za es­tá em­pe­zan­do a cre­cer.

AVAN­CE. Raúl Ag­né le ha da­do al Real Za­ra­go­za un ai­re com­pe­ti­ti­vo del que ca­re­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.