“És­te no es mi úl­ti­mo con­tra­to con el Ma­drid” Cristiano Ro­nal­do

“Siem­pre voy a es­tar li­ga­do a es­te club, se quie­ra o no, por lo que le he da­do y lo que me ha da­do”. El de ayer fue el Cristiano más sin­ce­ro. Era su gran día. Es­ta­ba ra­dian­te.

AS (Aragon) - - Tema del dia - MAR­CO RUIZ MA­DRID

Quie­ro se­guir ha­cien­do his­to­ria en el Ma­drid: ju­ga­ré has­ta los 41 años Den­tro de una se­ma­na o un mes Cristiano va a dar la cara, co­mo siem­pre”

¿Có­mo se sien­te? —Muy fe­liz. Cum­plo un sue­ño. Es un día es­pe­cial. Quie­ro se­guir ha­cien­do his­to­ria. —-¿Qué fe­cha se po­ne pa­ra de­jar­lo? ¿Le gus­ta­ría se­guir li­ga­do des­pués al Ma­drid? —Ya ve­re­mos. El futuro nun­ca se sa­be. Yo quie­ro ter­mi­nar aquí, ob­via­men­te. Es­te es mi pe­núl­ti­mo con­tra­to. Ju­ga­ré has­ta los 41. Quie­ro ju­gar mu­chos años aquí. Es un mo­men­to de gran ale­gría. El Ma­drid me deja muy con­ten­to a mí y a mi fa­mi­lia. Y a mi hi­jo, que es­tá aho­ra en el co­le­gio. —¿Qué le de­cía Di Sté­fano an­tes de de­jar­nos? —Tu­ve el pri­vi­le­gio de co­no­cer­le. Siem­pre me de­cía, “cam­peón, si­gue así. Eres el más gran­de”. Me que­do con su ima­gen co­mo gran re­fe­ren­cia. Él se­gu­ra­men­te, y Raúl, es­tán con­ten­tos por mí. Pa­sé a los dos y quie­ro se­guir mar­can­do cada vez más go­les. —¿Cuan­do lle­gó en 2009 ima­gi­na­ba con­se­guir to­do lo que ha con­se­gui­do? —So­ñar siem­pre he so­ña­do mu­cho... Pe­ro po­der cum­plir lo so­ña­do es to­tal­men­te di­fe­ren­te. Los nú­me­ros son im­pre­sio­nan­tes. No es­pe­ra­ba con­se­guir­los en tan po­co tiem­po. Es mu­cho tra­ba­jo mío, mu­cho tra­ba­jo del equi­po... Siem­pre me han te­ni­do un ca­ri­ño es­pe­cial. He sen­ti­do el ca­ri­ño del pre­si­den­te y de la afi­ción. Cin­co años más es mu­cho. Voy a in­ten­tar dar siem­pre lo me­jor. El fút­bol no tie­ne me­mo­ria. He te­ni­do bue­nos y ma­los mo­men­tos y siem­pre he que­ri­do se­guir apren­dien­do, y sa­bien­do que el fút­bol te en­se­ña mu­chas co­sas. Lo que quie­ro es se­guir ga­nan­do pa­ra el me­jor club del mun­do. —¿El fút­bol no tie­ne me­mo­ria? ¿Se le cri­ti­ca sin ra­zón? —Es un día es­pe­cial y bo­ni­to en mi vi­da. Mi­ro a mi ma­dre y veo un bri­llo tan gran­de en sus ojos... Mar­car o no mar­car no es tan im­por­tan­te. Pue­do mos­trar a ve­ces an­sie­dad, pe­ro no lo es. Cuan­do es­tás acos­tum­bra­do a mar­car y no lo ha­ces, es un po­co ba­jón. Pe­ro no pa­sa na­da. Es­toy en el me­jor mo­men­to de mi vi­da y no pue­do de­cir otra co­sa. He ga­na­do la Cham­pions, la Eu­ro­co­pa, he re­no­va­do cin­co años más... Es un año de en­sue­ño, nun­ca pen­sé al­go así. Den­tro de dos se­ma­nas, de tres o de un mes Cristiano va a dar la cara co­mo siem­pre. —-¿De­ja­rá la se­lec­ción de Por­tu­gal an­tes que el Ma­drid?

—-Des­pués de to­do lo que ha pa­sa­do en la Eu­ro­co­pa que­ría agra­de­cer el apo­yo de la gen­te. Fue muy es­pe­cial. Quie­ro se­guir dan­do éxi­tos a la se­lec­ción y quie­ro con­ti­nuar. —¿Es­pe­ra lle­gar a los 500 go­les con el Real Ma­drid? —Las co­sas vie­nen de una ma­ne­ra na­tu­ral. Nun­ca ha­bía pen­sa­do ba­tir el ré­cord de Raúl, por ejem­plo. Los 500 son po­si­bles, pe­ro no vi­vo ob­se­sio­na­do con eso. Lo im­por­tan­te son los tí­tu­los co­lec­ti­vos. Los go­les son bue­nos, cla­ro, pe­ro lle­gan por un pro­ce­so na­tu­ral. Hay que se­guir tra­ba­jan­do, que­rer me­jo­rar siem­pre. Es­ta­mos bien, me sien­to bien, a gus­to, y es­ta­mos a prin­ci­pio de tem­po­ra­da y lo me­jor es­tá por ve­nir. —Es­tá cer­ca del cuar­to Ba­lón de Oro. ¿Le ilu­sio­na? —Qué pue­do de­cir. Des­pués de ga­nar la Cham­pions, la Eu­ro, y ha­cer es­ta renovación es­pec­ta­cu­lar, es­to es un sue­ño. Lue­go, no soy yo quien vo­to en los pre­mios. Tam­po­co vi­vo ob­se­sio­na­do con es­to. —Ima­gí­ne­se den­tro de 40 años... ¿Có­mo de im­por­tan­te ha­brá si­do Cristiano? —No sé si es­ta­ré aquí (ri­sas). Ya ve­re­mos. El pre­sen­te es lo más im­por­tan­te. El futuro ya se ve­rá. Siem­pre voy a es­tar li­ga­do a es­te club, se quie­ra o no se quie­ra. Por lo que me da y por lo que yo he he­cho aquí. No sé qué ha­ré den­tro de 40 años, pe­ro tam­po­co me preo­cu­pa. Siem­pre es­ta­ré iden­ti­fi­ca­do con es­te club... —¿Ha te­ni­do mo­men­tos tris­tes? ¿Quién le ayu­dó más? —La fa­mi­lia me apo­ya siem­pre. No sé si de­cir ma­los mo­men­tos… Veo las co­sas que pa­san en el mun­do y no pue­do de­cir que ten­ga ma­los mo­men­tos. Qui­zá me­nos bue­nos. La fa­mi­lia, los com­pa­ñe­ros, los que tra­ba­jan con­mi­go… Me que­do con la gen­te que di­ce que le gus­ta Cristiano. —En es­tos sie­te años, ¿en qué ha cam­bia­do Cristiano? —Yo creo que me­jo­ré mu­cho a ni­vel fut­bo­lís­ti­co y hu­mano. Es­te club me ha da­do la opor­tu­ni­dad de cre­cer. Quie­ro se­guir apren­dien­do. Hay mu­cho que apren­der. Es un pro­ce­so na­tu­ral, vas ga­nan­do unas co­sas y per­dien­do otras. Me sien­to muy bien. Me fal­tan diez años to­da­vía por dis­fru­tar. —¿Se que­da con un gol o con una no­che? —Con el año: Cham­pions, Eu­ro­co­pa y nue­vo con­tra­to. —¿Có­mo es su re­la­ción con la afi­ción? —Hay mo­men­tos bue­nos y me­nos bue­nos y es par­te de la vi­da. Hay que acep­tar las co­sas. La tem­po­ra­da es muy lar­ga y hay mu­chas co­sas pa­ra ga­nar. Hoy es un gran día...

Lle­gar a 500 go­les con el Ma­drid no es im­po­si­ble, pe­ro no me ob­se­sio­na”

UN HOM­BRE FE­LIZ. Cristiano no de­jó de son­reír du­ran­te to­do el ac­to de su renovación.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.