Jen­ni­fer Vol­pe: “Ser fut­bo­lis­ta y ma­dre es un re­to ca­da día”

La del Ta­cuen­se es la úni­ca ma­dre de Pri­me­ra Di­vi­sión

AS (Aragon) - - Liga Iberdrola - ISA­BEL ROLDÁN

Co­no­cien­do el tra­jín que lle­va ca­da día la la­te­ral zur­da del Ta­cuen­se ti­ner­fe­ño, Jen­ni­fer Vol­pe, de 26 años, se pue­de llegar a com­pren­der al­go me­jor que sea la úni­ca ma­dre de la Liga Iber­dro­la. “Ser fut­bo­lis­ta y ma­dre es un re­to ca­da día”, ase­gu­ra. Sus jor­na­das son ma­ra­to­nia­nas y su tiem­po es­tá ajus­ta­do al mi­lí­me­tro. Se le­van­ta a las seis, tra­ba­ja por las ma­ña­nas en la pas­te­le­ría fa­mi­liar, lle­va y trae a su hi­ja Ariadna, de tres años, del co­le­gio, es­tá con ella, re­co­rre 60 ki­ló­me­tros dia­rios en co­che pa­ra en­tre­nar­se con su equi­po y re­gre­sa a casa a las 23:00 ho­ras.

“Es­ta tem­po­ra­da he es­ta­do ten­ta­da de ti­rar la toa­lla más de una vez por­que aho­ra, con el equi­po en Pri­me­ra (as­cen­dió es­ta tem­po­ra­da), ten­go que de­di­car­le más tiem­po al fút­bol y echo de me­nos a mi hi­ja”, re­co­no­ce. Pa­ra Jen­ni­fer lo más du­ro es cuan­do via­ja con el equi­po: “Cuan­do jue­go en casa Ariadna sue­le ve­nir a ver­me, pe­ro cuan­do lo ha­go fue­ra me lle­vo un cal­ce­tín de cuan­do era be­bé y lo guar­do en la ca­rri­lle­ra o en el pan­ta­lón. Así me sien­to pro­te­gi­da. Es co­mo si vi­nie­ra con­mi­go”.

Jen­ni­fer siem­pre tu­vo cla­ro que que­ría ser ma­dre pron­to, pe­ro nun­ca ima­gi­nó que la de­ci­sión la des­en­ca­de­na­ría una le­sión: “Me rom­pí el cru­za­do de la ro­di­lla y en­ton­ces pen­sé que, co­mo la re­cu­pe­ra­ción iba a ser lar­ga, po­día apro­ve­char pa­ra cum­plir mi sue­ño. Si no lle­ga a ser por esa le­sión, hu­bie­ra es­pe­ra­do por­que es­ta­ba en mi me­jor mo­men­to de­por­ti­vo. Pe­ro me arries­gué y aquí es­toy”.

Com­pa­gi­nar el fút­bol con el cui­da­do de su fa­mi­lia no es el úni­co re­to de Jen­ni­fer. Re­co­no­ce que no ser pro­fe­sio­nal del fút­bol le li­mi­ta el tiem­po que pue­de de­di­car a su pre­pa­ra­ción: “A día de hoy nun­ca he fal­ta­do a nin­gún en­tre­na­mien­to, pe­ro re­co­noz­co que en cuan­to a for­ma fí­si­ca no es­toy a la al­tu­ra de mis com­pa­ñe­ras o de las fut­bo­lis­tas de los equi­pos ri­va­les y eso ha­ce que no es­té en­tran­do en el equi­po ti­tu­lar”.

Lo que co­bra del Ta­cuen­se le lle­ga a du­ras pe­nas pa­ra pa­gar­se la ga­so­li­na y le obli­ga a tra­ba­jar en el ne­go­cio fa­mi­liar. Pe­ro los avan­ces que se es­tán vien­do en el fút­bol fe­me­nino es­pa­ñol le lle­nan de es­pe­ran­za. “Me en­can­ta­ría que Ariadna si­guie­ra mis pa­sos, que cuan­do lo hi­cie­ra el fút­bol fue­ra ya to­tal­men­te pro­fe­sio­nal y que fue­ra co­no­ci­da y re­co­no­ci­da por ello. Eso me vol­ve­ría lo­ca”, con­clu­ye.

Cu­rio­si­dad De­ci­dió que­dar­se em­ba­ra­za­da al rom­per­se el cru­za­do

SUS PA­SIO­NES. Jen­ni­fer com­pa­gi­na el fút­bol con el cui­da­do de su hi­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.