El club que nun­ca duer­me, la ley mor­da­za y la nue­va ‘glo­ca­li­za­ción’

AS (Aragon) - - Televisión - MUN­DO CU­LÉ @aca­ra­de­pe­rro LA FRA­SE DEL DÍA

Glo­bal y lo­cal. El nue­vo plan di­rec­tor del Bar­ce­lo­na es la ho­ja de ru­ta que de­be de guiar a la en­ti­dad has­ta 2021, fe­cha en la que el club de­be­ría llegar a la an­sia­da fron­te­ra de fac­tu­rar 1.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les (a día de hoy pa­sa de los 600). Ese plan di­rec­tor tie­ne co­mo lema “un club abier­to 24 ho­ras”. No pien­sen mal. Se tra­ta de que gra­cias a las ofi­ci­nas en Nue­va York, Hong Kong y las que ven­drán, el Ba­rça sea un club glo­bal que ven­da tan­to en Sin­ga­pur co­mo en la Gui­neue­ta. Pa­ra con­ju­gar es­te es­pí­ri­tu glo­bal con la idio­sin­cra­sia del ‘més que un club’ en Can Ba­rça se han in­ven­ta­do el tér­mino ‘glo­ca­li­za­ción’. pa­la­bro que in­clu­ye lo lo­cal y la fa­mo­sa glo­ba­li­za­ción a la que to­do el mun­do as­pi­ra.

Vol­ca­dos fue­ra. Es tal el in­te­rés del Bar­ce­lo­na en ven­der­se fue­ra de las fron­te­ras, que se pa­sa el día aso­ma­do al bal­cón mi­ran­do al mun­do sin dar­se cuen­ta de qué es lo que se cue­ce en su co­ci­na. El gran ejem­plo de es­ta ma­ne­ra de ac­tuar se ha vis­to en dos re­cien­tes asun­tos. Mien­tras en Ca­ta­lun­ya cues­ta ho­rro­res ha­blar con el pre­si­den­te, Bar­to­meu es un ha­bi­tual en­tre­vis­ta­do en la pren­sa in­ter­na­cio­nal, a la que se pri­ma por en­ci­ma de la lo­cal. En el úl­ti­mo via­je a Man­ches­ter, Bar­to­meu apa­re­ció por te­le, pren­sa y ra­dio. Siem­pre pa­ra me­dios in­gle­ses. Si­guien­do el mis­mo pa­trón, mien­tras el 90 por cien­to de la di­rec­ti­va con­tem­pla­ba ex­ta­sia­da có­mo se ilu­mi­na­ba el Em­pi­re Sta­te con los co­lo­res del Ba­rça, na­die del club es­ta­ba dis­po­ni­ble pa­ra acu­dir a Vall­fo­go­na de Riu­corb (Ta­rra­go­na) don­de se inau­gu­ra­ba la pri­me­ra ca­lle de­di­ca­da a Johan Cruyff.

Co­mo­di­dad. Evi­den­te­men­te, las cues­tio­nes que pre­gun­tan los me­dios in­ter­na­cio­na­les a los re­pre­sen­tan­tes bar­ce­lo­nis­tas son có­mo­das. Son en­tre­vis­tas he­chas con la me­jor in­ten­ción del mun­do, pe­ro por par­te de pe­rio­dis­tas que des­co­no­cen los en­tre­si­jos de ca­sos po­co po­pu­la­res en la jun­ta co­mo pue­dan ser la re­la­ción con la Fis­ca­lía, el fi­cha­je de Ney­mar, la Gra­da de Ani­ma­ción, la pre­sen­cia de Boi­xos en el Mi­ni, la ma­la sa­li­da de los mitos del club co­mo Guar­dio­la, la ac­ción de res­pon­sa­bi­li­dad, la re­la­ción con Qa­tar o el lío con DIS, por po­ner unos ejem­plos al azar.

La pun­ti­lla. Por eso, es ex­tre­ma­da­men­te gra­ve que en es­te con­tex­to, el club se plan­tea­ra (y lue­go rec­ti­fi­ca­ra) es­ta se­ma­na ve­tar cual­quier en­tre­vis­ta a sus de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les que no fue­ra efec­tua­da por me­dios ofi­cia­les del club. La ex­cu­sa de lo glo­bal no lo jus­ti­fi­ca to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.