Ar­te ca­na­rio y fi­nal fe­liz

Sil­va y Vi­to­lo, que mar­có un gol, ti­ra­ron de la Se­lec­ción Aduriz, go­lea­dor de más edad con La Ro­ja Dos pa­ra­das cru­cia­les de De Gea

AS (Aragon) - - Tema Del Día - LUIS NIETO

Con una ex­po­si­ción de ar­te ca­na­rio, de Sil­va y Vi­to­lo, y un no­ta­ble ejer­ci­cio de pa­cien­cia, Es­pa­ña se tra­gó el sa­po de Ma­ce­do­nia, que con po­ca in­ven­ti­va lle­gó de­ma­sia­do an­te De Gea.

Y es que con un mu­ro que cum­pli­ría las ex­tra­va­gan­tes exi­gen­cias de Trump, Ma­ce­do­nia se al­zó en mo­de­ra­da mo­les­tia pa­ra es­ta Es­pa­ña neo­clá­si­ca y obli­ga­da­men­te re­com­pues­ta por las le­sio­nes. Fal­tó Inies­ta y ju­gó Thia­go. La mis­ma ca­rro­ce­ría y di­fe­ren­te ta­pi­ce­ría. Se echó en fal­ta la om­ni­pre­sen­cia del azul­gra­na y esos mo­vi­mien­tos de pa­ti­na­dor tan úti­les pa­ra par­ti­dos her­mé­ti­cos, y has­ta an­ti­pá­ti­cos, co­mo el de Los Cár­me­nes.

Ma­ce­do­nia pa­só el partido po­nien­do la­dri­llos, obra que só­lo tu­vo sen­ti­do du­ran­te la pri­me­ra me­dia ho­ra, en la que se sos­tu­vo en el mar­ca­dor. Una pre­sión ra­bio­sa, una de­fen­sa de ayu­das y una re­duc­ción ex­tre­ma de es­pa­cios que re­sul­ta­ron an­te una Es­pa­ña que tar­dó en aden­trar­se en ese fron­do­so partido.

Acla­ró de for­ma im­pre­vis­ta, en un cen­tro de Car­va­jal que Vel­kovs­ki, in­co­mo­da­do a par­tes igua­les por Mo­ra­ta y su com­pa­ñe­ro Ris­tovs­ki, re­ma­tó a la puer­ta de Di­mi­trevs­ki, ti­tu­lar por ac­ci­den­te. Alek­sovs­ki, el ele­gi­do, se le­sio­nó en el ca­len­ta­mien­to. La ca­de­na de des­di­chas ma­ce­do­nias ya apun­ta­ba a lo peor. So­bre to­do por­que el pro­pio Vel­kovs­ki, a tres me­tros de De Gea y sin opo­si­ción, no fue ca­paz de ba­tir­le a los cua­tro mi­nu­tos de partido. Otro ca­be­za­zo de Pan­dev tam­bién se fue por el desagüe. Ma­ce­do­nia siem­pre tu­vo cla­ro que su opor­tu­ni­dad es­ta­ba a dos me­tros del sue­lo.

El gol so­se­gó a Es­pa­ña, que fue lo que qui­so Da­vid Sil­va, siem­pre en la puer­ta gi­ra­to­ria, en­tran­do y sa­lien­do co­mo cuar­to cen­tro­cam­pis­ta o co­mo ter­cer pun­ta. Con la mú­si­ca de su pier­na iz­quier­da se mo­vió la Se­lec­ción. Un ju­ga­dor de al­ta cos­tu­ra, el fut­bo­lis­ta a car­go del alum­bra­do na­cio­nal, muy por en­ci­ma de Thia­go y Ko­ke. Mo­ra­ta ofre­ció un apa­sio­na­mien­to con­ta­gio­so. No hay ti­po con más ga­nas en el gru­po, pe­ro le fal­ta fi­nu­ra en la de­fi­ni­ción, esa frial­dad que acom­pa­ña a los go­lea­do­res pa­ra ser pre­ci­sos don­de llue­ve me­tra­lla. Mu­cha ac­ti­vi­dad, mu­cho com­pro­mi­so, de­ma­sia­das pro­tes­tas y po­ca pun­te­ría. Se mar­chó to­ca­do des­pués de un ro­di­lla­zo de Vel­kovs­ki en una ju­ga­da en la que Schör­gen­ho­fer pu­do pi­tar pe­nal­ti.

Vi­to­lo sí re­afir­mó su pa­pel de ju­ga­dor re­le­van­te en la Es­pa­ña de Lo­pe­te­gui, con des­bor­de por am­bos cos­ta­dos y con gol a pa­se de Sil­va. Un gol con mo­jo ca­na­rio. Bus­quets, que co­no­ció tiem­pos me­jo­res, fue de me­nos a más. Car­va­jal y Mon­real se que­da­ron un po­co cor­tos de re­co­rri­do, pe­ro se re­par­tie­ron el ter­cer gol. Los cen­tra­les su­frie­ron más de lo con­ve­nien­te en el jue­go aé­reo. Aduriz se con­vir­tió en el go­lea­dor de más edad con La Ro­ja. Gra­na­da en­lo­que­ció con Is­co y Ca­lle­jón. Y De Gea hi­zo dos pa­ra­das cru­cia­les, im­pres­cin­di­bles pa­ra el fi­nal fe­liz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.