Ba­le no fue su­fi­cien­te y Ga­les se mete en un lío

Mar­có, pe­ro Ser­bia em­pa­tó en el 85’ y el Mun­dial pe­li­gra se­ria­men­te

AS (Aragon) - - Real Madrid - C. A. FORJANES

El ser­bio Mi­tro­vic se en­tro­me­tió en el ca­mino de Ba­le a Ru­sia 2018. El ma­dri­dis­ta vol­vió a guiar a Ga­les con un gol y tu­vo el se­gun­do, pe­ro no pu­do evi­tar que su se­lec­ción con­ce­die­ra al fi­nal un 1-1 que le com­pli­ca mu­chí­si­mo el gru­po. Ten­drán que dar el do de pe­cho en Ir­lan­da y Ser­bia...

Ba­le co­rre pe­li­gro de ver el Mun­dial de Ru­sia des­de el te­le­vi­sor de su sa­lón. No es osa­do de­cir que, aho­ra mis­mo, no hay se­lec­ción en Eu­ro­pa (y qui­zá en el mun­do) que de­pen­da tan­to de un fut­bo­lis­ta co­mo Ga­les lo ha­ce del 11 ma­dri­dis­ta. Es el al­ma, el lí­der y el eje­cu­tor de los Dra­go­nes. Pe­ro no es­tá sien­do su­fi­cien­te. Ni otro gran partido del gran ído­lo na­cio­nal le al­can­za a Ga­les: se les es­ca­pa Ir­lan­da (cua­tro pun­tos por de­lan­te) y Ser­bia, con el em­pa­te de ayer en Car­diff, man­tie­ne su ren­ta de dos pun­tos so­bre unos que ga­le­ses que ten­drán que via­jar aho­ra a Du­blín (24 de mar­zo) y a Bel­gra­do (11 de ju­nio)...

Una si­tua­ción po­co en­vi­dia­ble que ade­más em­peo­ra por­que Ga­les y Ba­le se vie­ron a cin­co mi­nu­tos de al­can­zar la pla­ya. Ol­vi­da­ron el ba­ta­ca­zo an­te Geor­gia con el 1-1 en Car­diff (mar­có Ba­le, quién si no) y lle­vó el partido con Ser­bia a las cuer­das y a ver quién te­nía el men­tón más ro­co­so. Iva­no­vic, có­mo­do en ese ti­po de cho­que, ca­si hi­zo da­ño en un cór­ner en el 17’, pe­ro Tay­lor sa­có ba­jo pa­los.

Rob­son-Ka­nu, me­ti­do a se­gun­da to­rre al la­do de Vo­kes, fue el que en­con­tró la ve­ta bue­na. Se apro­ve­chó de un ines­pe­ra­do fa­llo de Nas­ta­sic en zo­na de má­xi­mo pe­li­gro pa­ra bus­car a Ba­le y el ma­dri­dis­ta des­en­fun­dó la zur­da, dis­pa­ró y un ba­lón se­co que pa­só en­tre las pier­nas de Iva­no­vic hi­zo el res­to. Stoj­ko­vic lo vio cuan­do ya da­ba igual.

Un gol que pu­so las co­sas don­de que­ría Ga­les. Lo si­guien­te fue eri­gir una em­pa­li­za­da de­lan­te de Hen­nes­sey y aguar­dar a que el equi­po ser­bio se es­tre­lla­se a ba­se de cen­tros la­te­ra­les. La po­bla­da bar­ba de Led­ley fue el es­cu­do an­ti­mi­si­les por el cen­tro. Sin ideas, Ser­bia tu­vo que li­mi­tar­se a un dis­pa­ro con ca­ta­le­jo de Ma­tic.

Pe­ro fue, jus­ta­men­te en el enési­mo ba­lón la­te­ral de Ru­ka­vi­na don­de Mi­tro­vic en­mu­de­ció a tres mi­llo­nes de ga­le­ses con un ca­be­za­zo im­pe­rial en el 85’. Ba­le ha­bía man­da­do 50 se­gun­dos an­tes un ba­lón al pos­te... Vien­do su gran Eu­ro­co­pa, cues­ta pen­sar que Ba­le no es­té en el Mun­dial, pe­ro has­ta los hé­roes tie­nen sus lí­mi­tes.

El ga­lés Hi­zo el 1-0 con un zur­da­zo se­co que sor­pren­dió a Stoj­ko­vic

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.