“Vi­lla­ra­to”, un gran ha­llaz­go

El su­fi­jo “-ato” sir­ve pa­ra for­mar sus­tan­ti­vos que in­di­can dig­ni­dad, car­go o ju­ris­dic­ción

AS (Aragon) - - La Opinión - POR ÁLEX GRIJELMO

Uno de los me­jo­res ha­llaz­gos del len­gua­je de­por­ti­vo, atri­bui­ble a la plu­ma y el in­ge­nio de Al­fre­do Relaño, es el tér­mino “vi­lla­ra­to”, que ha pro­du­ci­do ade­más la ana­lo­gía “flo­ren­ti­na­to”.

El su­fi­jo “-ato” sir­ve en es­pa­ñol pa­ra for­mar sus­tan­ti­vos que in­di­can dig­ni­dad, car­go o ju­ris­dic­ción. En­se­gui­da nos vie­nen a la men­te tér­mi­nos co­mo “vi­rrei­na­to”, “de­ca­na­to”, “car­de­na­la­to”, “sul­ta­na­to”, “emi­ra­to”, “ca­li­fa­to”… O “triun­vi­ra­to”, tér­mino ar­ma­do des­de el la­tín: triun­vi­ra­tus; aque­lla ma­gis­tra­tu­ra ro­ma­na for­ma­da por tres per­so­nas y que ha da­do nom­bre a cual­quier ór­gano de de­ci­sión in­te­gra­do por un trío.

En efec­to, los triun­vi­ros ro­ma­nos Pom­pe­yo, Cra­so y Ju­lio Cé­sar ex­ten­de­rían su fór­mu­la in­clu­so al fút­bol es­pa­ñol: “Triun­vi­ra­to” se lla­mó al trío de téc­ni­cos que eli­gió la Fe­de­ra­ción de fút­bol en 1969 tras des­ti­tuir co­mo se­lec­cio­na­dor a Eduardo To­ba. An­te esa emer­gen­cia, el car­go fue desem­pe­ña­do al ali­món por Mi­guel Mu­ñoz, Sal­va­dor Ar­ti­gas y Luis Mo­lowny, en­tre­na­do­res en­ton­ces de los pri­me­ros cla­si­fi­ca­dos en la Li­ga (Ma­drid, Bar­ce­lo­na y Las Pal­mas). Y eso te­nía otros pre­ce­den­tes: en 1951 con Ice­ta, Al­cán­ta­ra y Que­sa­da; y en 1921, con Be­rraon­do, Rue­te y Bru (al que lue­go sus­ti­tu­yó Cas­tro).

El vi­lla­ra­to (por Án­gel Ma­ría Vi­llar) ha du­ra­do mu­cho más. Y el flo­ren­ti­na­to (por Flo­ren­tino Pé­rez) lle­va ca­mino de con­se­guir otro tan­to.

En am­bos ca­sos, las pa­la­bras se for­man a par­tir de un nom­bre pro­pio (y no con un nom­bre co­mún co­mo en los otros ejem­plos). Eso ya ha­bía ocu­rri­do con el “por­fi­ria­to” vi­vi­do en Mé­xi­co du­ran­te la pre­si­den­cia del mi­li­tar Por­fi­rio Díaz, que se man­tu­vo unos trein­ta años en el po­der en­tre fi­na­les del XIX y prin­ci­pios del XX. Y tam­bién con lo que en Ar­gen­ti­na se lla­mó el “on­ga­nia­to”, cua­trie­nio del tam­bién mi­li­tar Juan Carlos On­ga­nía.

Co­mo se ve, esos pre­ce­den­tes evo­ca­ban tin­tes des­agra­da­bles.

El Dic­cio­na­rio de la Aca­de­mia re­co­ge asi­mis­mo un tér­mino que se for­mu­la con el su­fi­jo “-ato” y que pue­de su­ge­rir al­go pa­re­ci­do a lo que su­ce­dió con los tér­mi­nos an­te­rio­res: el “ar­se­nia­to”.

Sin em­bar­go, no se ha ad­ju­di­ca­do nin­gún pe­rio­do de po­der po­lí­ti­co ni de­por­ti­vo a nin­gún Ar­se­nio, ni si­quie­ra a Ar­se­nio Igle­sias. En es­te ca­so se tra­ta de un pro­duc­to quí­mi­co for­ma­do me­dian­te una com­bi­na­ción del “áci­do ar­sé­ni­co”. Por­que el su­fi­jo “-ato” de­sig­na asi­mis­mo a la sal de­ri­va­da del áci­do co­rres­pon­dien­te, co­mo pa­sa en “ace­ta­to”, “ni­tra­to” o “clo­ra­to”.

Pe­ro seguro que eso de “vi­lla­ra­to” y “flo­ren­ti­na­to” no tie­ne na­da que ver con su aci­dez, sino con su lar­go in­flu­jo.

Su apli­ca­ción a nom­bres pro­pios cuen­ta con los an­te­ce­den­tes de “por­fi­ria­to” y “on­ga­nia­to”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.