El por­ta­zo de Ro­sell que lle­va­rá a jui­cio a Ney­mar

La pre­po­ten­cia del ex­pre­si­den­te, ori­gen del ac­tual te­rre­mo­to ju­di­cial

AS (Aragon) - - Barcelona - SANTI GIMÉNEZ

En mar­zo de 2013, Ro­ber­to Fe­rro y Thia­go Fe­rro, CEO y so­cio de DIS res­pec­ti­va­men­te, se plan­ta­ron en las ofi­ci­nas del Bar­ce­lo­na. Sos­pe­cha­ban que, a sus es­pal­das, se es­ta­ba ges­tan­do el fi­cha­je de Ney­mar por el club azul­gra­na. San­dro Ro­sell no los qui­so re­ci­bir. Cua­tro años des­pués...

El por­ta­zo. En mar­zo de 2013, tres me­ses an­tes de que Ney­mar anun­cia­ra su fi­cha­je por el Bar­ce­lo­na, dos se­ño­res muy bien ves­ti­dos se pre­sen­ta­ron sin ci­ta pre­via en las ofi­ci­nas del club. Pi­die­ron ha­blar con el pre­si­den­te Ro­sell, pues te­nían al­go que con­tar­le so­bre la ope­ra­ción Ney­mar. No les qui­sie­ron re­ci­bir. No pa­sa­ron del mos­tra­dor de la en­tra­da, pe­ro de­ja­ron una car­ta en la que pre­gun­ta­ban cuá­les eran las in­ten­cio­nes del Ba­rça con res­pec­to a Ney­mar pues ellos po­seían el 40% de los de­re­chos del ju­ga­dor y se ha­bían en­te­ra­do por la pren­sa de que es­ta­ba a pun­to de fi­char y se es­ta­ban que­dan­do al mar­gen de la ne­go­cia­ción. Esos se­ño­res a los que les die­ron con la puer­ta en las na­ri­ces se lla­ma­ban Ro­ber­to Mo­reno y Thia­go Fe­rro. El pri­me­ro era el abo­ga­do y CEO de DIS y el se­gun­do, uno de los so­cios de es­te fon­do de in­ver­sión de­pen­dien­te del gru­po SONDA. Los mis­mos que, a prin­ci­pios de 2017 sen­ta­rán a Ro­sell, Bar­to­meu, el Ba­rça, Ney­mar y su pa­dre en el ban­qui­llo de la Au­dien­cia Na­cio­nal si an­tes no me­dia un im­pro­ba­ble pac­to.

El ori­gen. DIS es un fon­do de in­ver­sio­nes pro­pie­dad del gru­po SONDA, una em­pre­sa de su­per­mer­ca­dos de Bra­sil que fac­tu­ra 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les y que es pro­pie­dad de Del­cir Sonda. Es­ta em­pre­sa com­pró el 40 por cien­to de los de­re­chos de Ney­mar cuan­do te­nía 17 años por 5,5 mi­llo­nes de reales (2,1 mi­llo­nes de eu­ros) in­clu­yen­do una co­mi­sión del 10% a Wag­ner Ri­bei­ro, que por en­ton­ces era su agen­te. En esa épo­ca, Ney­mar era, se­gún los rec­to­res de DIS, co­mo un ahi­ja­do pa­ra Del­cir Sonda. En 2011, cuan­do el San­tos em­pie­za a ne­go­ciar la ven­ta del ju­ga­dor a Eu­ro­pa, las co­sas se en­fria­ron. Un día, el pa­dre de Ney­mar pro­pu­so a DIS com­prar su par­te del ju­ga­dor por el do­ble que ha­bían pa­ga­do. Ellos se ne­ga­ron. Es la épo­ca en la que el Bar­ce­lo­na re­fle­jó en su me­mo­ria eco­nó­mi­ca un pa­go por ade­lan­ta­do de 10 mi­llo­nes de eu­ros sin es­pe­ci­fi­car. Lue­go se su­po que fue­ron pa­ga­dos a cuen­ta al pa­dre de Ney­mar. En DIS cre­ció la sos­pe­cha de que se es­ta­ba fra­guan­do un ne­go­cio en el que les es­ta­ban de­jan­do de la­do.

De los “57 y pun­to” a los 86,2. Ney­mar fi­chó por el Ba­rça. En su pre­sen­ta­ción, se di­jo eso de que el tras­pa­so as­cen­día a 57 mi­llo­nes: 17 de tras­pa­so y 40 en con­tra­tos pa­ra­le­los a la em­pre­sa N&N. A DIS, co­mo pro­pie­ta­ria del 40 por cien­to, le co­rres­pon­dían 6,8 so­bre los 17. Los 40 iban di­rec­tos a las ar­cas de los Ney­mar. DIS pi­dió ex­pli­ca­cio­nes al San­tos, que le pi­dió una car­ta a Ro­sell en la que se ex­pli­ca­ba que esos 40 mi­llo­nes co­rres­pon­dían a pa­gos com­pro­me­ti­dos an­te­rior­men­te, ob­vian­do que al­guno de esos se fir­ma­ron con fe­cha pos­te­rior a la pre­sen­ta­ción del ju­ga­dor. Es en­ton­ces cuan­do apa­re­ce Jor­di Ca­ses. A es­te so­cio le hi­cie­ron co­mo a los re­pre­sen­tan­tes de DIS. Le die­ron con la puer­ta en las na­ri­ces cuan­do pi­dió ex­pli­ca­cio­nes y se fue a la Au­dien­cia Na­cio­nal. En un prin­ci­pio, el Ba­rça no dio nin­gu­na im­por­tan­cia a la de­nun­cia, pe­ro en enero de 2014, des­pués de la di­mi­sión de Ro­sell, Bar­to­meu ex­pli­có en un “es­trip­tis fi­nan­cie­ro” to­dos los nú­me­ros del con­tra­to. Ha­bló de 86,2 mi­llo­nes. En DIS se sin­tie­ron aún más es­ta­fa­dos...

La que­re­lla. DIS se que­re­lló con­tra Ney­mar. El Bar­ce­lo­na se jus­ti­fi­có di­cien­do que esos 40 mi­llo­nes no eran par­te del tras­pa­so sino que eran sa­la­rio (de ahí se de­ri­vó el ca­so Ney­mar 1 pues el Ba­rça no los con­sig­nó fis­cal­men­te en Es­pa­ña y el club aca­bó sien­do con­de­na­do a pa­gar 5,5 mi­llo­nes tras lle­gar a un acuer­do con la Fis­ca­lía). Ese sa­la­rio se re­par­tió en mul­ti­tud de con­tra­tos co­mo el que le ase­gu­ra­ba al San­tos 7,9 mi­llo­nes por un de­re­cho pre­fe­ren­cial por tres ju­ga­do­res: Ga­bi­gol, Gi­va­nel y An­dra­de. El pri­me­ro aca­bó en el In­ter. El Ba­rça se que­jó de que no tu­vo tiem­po de ejer­cer su de­re­cho. El se­gun­do es ob­je­to de jui­cio en Bra­sil: el San­tos só­lo te­nía el 40% de sus de­re­chos. El ter­ce­ro se fue gra­tis al Ben­fi­ca. DIS man­tie­ne que el San­tos se be­ne­fi­ció al 100%, cuan­do el re­par­to de­bió ser 60-40. Hu­mi­lla­ción. Mien­tras el Ca­so Ney­mar 1 se tras­la­da­ba de la Au­dien­cia Na­cio­nal a la de Bar­ce­lo­na y se lle­ga­ba a un pac­to en el que el club ad­mi­tía su cul­pa­bi­li­dad, DIS se que­re­lla­ba en la Au­dien­cia abrien­do el Ca­so Ney­mar 2. Del­cir Sonda y Jo­sé Ba­rral afir­ma­ron ha­ber si­do “víc­ti­mas del peor atra­co po­si­ble”. El más du­ro fue Sonda. Se sen­tía in­sul­ta­do por los Ney­mar, quie­nes di­je­ron que no co­no­cían “de na­da a ese se­ñor”. Sonda se to­mó esas pa­la­bras co­mo “una pu­ña­la­da por la es­pal­da. Co­mía en mi ca­sa”. La que­re­lla se con­vir­tió una cues­tión de ho­nor. El juez De la Ma­ta, que sus­ti­tu­yó a Pa­blo Ruz, de­ci­dió el pa­sa­do 6 de no­viem­bre pro­ce­sar a to­dos los ac­to­res por “al­te­rar la com­pe­ten­cia en el mer­ca­do de fi­cha­jes” y por un su­pues­to “de­li­to de co­rrup­ción en­tre par­ti­cu­la­res”. Dos días des­pués, la Fis­ca­lía sa­có a Bar­to­meu de la que­re­lla. DIS in­sis­te en que de­be de ser pro­ce­sa­do.

Qué pue­de pa­sar. El Ba­rça di­ce es­tar “es­tu­pe­fac­to”. Cree que el Ca­so Ney­mar 1 de­mos­tró que los fa­mo­sos 40 mi­llo­nes eran par­te de sa­la­rio, no se tri­bu­ta­ron co­rrec­ta­men­te y el club fue con­de­na­do. Por tan­to, no son tras­pa­so y DIS no de­be co­brar. Los bra­si­le­ños de­fien­den que si eso pa­só fue a sus es­pal­das y evi­tó que por Ney­mar pu­ja­sen otros clu­bes (co­mo Ma­drid o Uni­ted) que es­ta­ban dis­pues­tos a pa­gar más. Hu­bo “una al­te­ra­ción del mer­ca­do”. To­do po­dría re­sol­ver­se con un acuer­do que de­ri­va­ra en un jui­cio por con­for­mi­dad siem­pre y cuan­do los Ney­mar pi­die­ran per­dón a DIS. Más que de di­ne­ro, es una cues­tión de or­gu­llo. Si Ro­sell no hu­bie­ra da­do con la puer­ta en las na­ri­ces a Mo­reno y Fe­rro y lue­go a Jor­di Ca­ses, no es­ta­rían aho­ra ca­mino del ban­qui­llo.

En 2013 Los due­ños de DIS fue­ron a las ofi­ci­nas del club; Ro­sell no los re­ci­bió Ho­nor Los Ney­mar di­je­ron que a DIS no lo co­no­cían: de­ci­die­ron ir has­ta el fi­nal

EN LA AU­DIEN­CIA NA­CIO­NAL. Ney­mar y su pa­dre, jun­to a sus abo­ga­dos, en­tran­do en la Au­dien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.