Mes­si y Ja­mes, a prue­ba

AS (Aragon) - - Barcelona - SA­RAH CAS­TRO

Los dio­ses de­silu­sio­nan cuan­do se vuel­ven te­rre­na­les. Lo vi­ve Mes­si en Ar­gen­ti­na. Tras las tres fi­na­les per­di­das (Bra­sil 2014 y dos Co­pas Amé­ri­ca), la si­tua­ción em­peo­ra cuan­do el ni­vel del equi­po no da ni pa­ra ga­nar par­ti­dos que en otros tiem­pos eran tres pun­tos fi­jos. Mas­che­rano crea y Mes­si se sa­cri­fi­ca: la se­lec­ción de Bau­za es el mun­do al re­vés. “Aho­ra hay que su­mar co­mo sea, no im­por­ta có­mo”, di­jo el crack en la pre­via al par­ti­do an­te Co­lom­bia. Al fren­te no só­lo es­tá el equi­po de Pé­ker­man sino la re­fun­da­ción de una Ar­gen­ti­na que gi­re en torno al ído­lo pa­ra ir a Ru­sia 2018. Más que fun­cio­nar co­mo el Ba­rça, de­be aban­do­nar la anar­quía tác­ti­ca que con­de­na a su dios al ni­vel de los mor­ta­les.

En la otra ori­lla es­tá Co­lom­bia con Ja­mes co­mo el Me­sías al que la fal­ta de con­ti­nui­dad en el Ma­drid le ha pa­sa­do cuen­ta de co­bro. Es­tá al 100% fí­si­ca­men­te, pe­ro la cla­ri­dad y pre­ci­sión pa­ra re­sol­ver si­tua­cio­nes de­fi­ni­ti­vas es in­ter­mi­ten­te. Su úl­ti­mo gran par­ti­do con la se­lec­ción fue an­te Ecua­dor (el 29 de mar­zo), en el que ade­más de dar dos asis­ten­cias, me­re­ció mar­car un gol. “La pe­lea en el me­dio­cam­po va a de­fi­nir ha­cia dón­de se va el par­ti­do”, afir­mó Pé­ker­man en re­fe­ren­cia a la im­por­tan­cia de las ca­mi­se­tas 10 de am­bos equi­pos en el jue­go que se dispu­tará hoy en San Juan. Cuan­do es­tán co­nec­ta­dos y po­seí­dos con el es­pí­ri­tu de los ele­gi­dos, Mes­si y Ja­mes pue­den da­ñar a cual­quie­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.