As­pas hon­ró a Wem­bley

Su sa­li­da le dio la vuel­ta a Es­pa­ña La Se­lec­ción em­pa­tó, con un gol de Is­co, en un fi­nal fu­rio­so tras un mal par­ti­do In­gla­te­rra se que­dó sin gas

AS (Aragon) - - Tema Del Día - LUIS NIE­TO

En un par­ti­do con dos pers­pec­ti­vas, Es­pa­ña evi­tó de mi­la­gro un so­pa­po en Wem­bley. In­gla­te­rra y el de­bu­tan­te Ia­go As­pas se to­ma­ron aque­llo co­mo una opor­tu­ni­dad. El res­to de la Se­lec­ción, du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po, ca­si co­mo una mo­les­tia. La ac­ti­tud lo de­ter­mi­nó to­do en el en­cuen­tro. In­gla­te­rra en­ten­dió el par­ti­do co­mo un pun­to en el que apo­yar su re­cons­truc­ción, el ini­cio de una nue­va era. Es­pa­ña, co­mo la par­te me­nos no­ble de la se­ma­na FIFA, aun­que la car­ga fi­nal, li­de­ra­da por el de­bu­tan­te y con la com­pa­ñía de los re­ser­vis­tas, le sir­vie­ra pa­ra sa­lir vi­vo del tran­ce.

Con As­pas em­pe­zó to­do. Lo pri­me­ro que re­cor­da­rá de su de­but es el se­gun­do gol in­glés, que pa­re­ció dar­le car­pe­ta­zo al ca­so. Lo úl­ti­mo, seis mi­nu­tos de fu­ria co­lec­ti­va de un equi­po que acu­dió a su to­que de cor­ne­ta pa­ra po­ner a sal­vo su buen nom­bre.

No hay tra­ta­do de amis­tad apli­ca­ble a Wem­bley. Es­pa­ña re­ci­bió la con­fir­ma­ción en un par­ti­do bravo, ex­tre­mo en mu­chas oca­sio­nes, ju­ga­do al lí­mi­te del fí­si­co y de la ley. Un com­ba­te por la repu­tación sin otra co­sa que re­par­tir­se. Lo bueno de los due­los sin pun­tos es que en lu­gar de trau­mas de­jan en­se­ñan­zas. La de Wem­bley es que el en­sa­yo clí­ni­co, una de­fen­sa con tres cen­tra­les, aun­que dos de ellos (Az­pi­li­cue­ta y Na­cho) con ve­lo­ci­dad de la­te­ra­les, se vie­ne aba­jo an­te un ad­ver­sa­rio ar­ma­do con cohetes.

En el me­jor pla­tó po­si­ble y an­te un enemi­go de pri­me­ra fi­la, de los que car­gan de au­to­ri­dad en ca­so de vic­to­ria, In­gla­te­rra se pre­gun­tó dón­de dia­blos ha es­ta­do en los úl­ti­mos cin­cuen­ta años. En ese me­dio si­glo po­cas ve­ces ju­gó co­mo an­te Es­pa­ña, con fie­re­za, mé­to­do, co­no­ci­mien­to del ri­val y ham­bre. Fue un do­lor de mue­las, in­clu­so cuan­do per­dió a La­lla­na, que ocu­pa el pa­pel je­rár­qui­co del que ha co­men­za­do a ba­jar­se Roo­ney.

Es­pa­ña en­tró en el par­ti­do de nal­gas. Una pa­ta­da cri­mi­nal de Vardy a Az­pi­li­cue­ta, en la que el co­le­gia­do mi­ró ha­cia otro la­do, le ad­vir­tió a la Se­lec­ción de que allí iban a que­mar­se mu­chas ca­lo­rías. Po­co des­pués, se vio por de­ba­jo en el mar­ca­dor, cuan­do Vardy le en­con­tró la es­pal­da a Íñi­go Martínez y Rei­na tu­vo que man­dar­le al sue­lo. Gol de La­lla­na y el prin­ci­pio de un cal­va­rio.

Lo en­ten­dió Lo­pe­te­gui, que ha­bía par­ti­do con Car­va­jal y Vi­to­lo

co­mo la­te­ra­les de lar­go al­can­ce y una za­ga de tres con Az­pi­li­cue­ta, Íñi­go Martínez y Na­cho. Re­gre­só a la de­fen­sa de cua­tro an­te la pri­me­ra caí­da a la lo­na.

En des­ven­ta­ja y an­te un ad­ver­sa­rio so­bre­ex­ci­ta­do Es­pa­ña no tu­vo en bra­zos de quién echar­se. South­ga­te se ase­gu­ró de en­jau­lar a Thia­go y Bus­quets y le qui­tó la trac­ción a La Ro­ja. No hu­bo no­ti­cias de Silva ni de Ma­ta. Y me­nos aún de Adu­riz, al que ha­bían pro­me­ti­do otra co­sa cuan­do le alis­ta­ron.

En­fren­te, South­ga­te le echó ce­men­to de ver­dad a una se­lec­ción que se fue de Eu­ro­pa mu­cho an­tes que el re­fe­rén­dum del Bre­xit. Pa­ra co­ger se­rie­dad hay que em­pe­zar por no ser una tra­ga­pe­rras, ase­gu­rar la fron­te­ra. Le ce­rró los ca­mi­nos a Es­pa­ña con un es­fuer­zo co­lec­ti­vo coor­di­na­do y se alar­gó con sus lie­bres, Wal­cott, Lin­gard y Ster­ling, que hi­cie­ron su­frir a la Se­lec­ción, es­pe­cial­men­te por los cos­ta­dos.

El gran cam­bio. No hu­bo tiem­po al pro­pó­si­to de en­mien­da tras el des­can­so. Un ca­be­za­zo de Vardy fue el se­gun­do azo­te, con Íñi­go Martínez con­tem­plan­do la es­ce­na. Otro re­vés pa­ra es­tro­pear el de­but de Ia­go As­pas, que con el en­tu­sias­mo del de­bu­tan­te con­tri­bu­yó a de­te­ner la he­mo­rra­gia. Se ga­nó la me­da­lla con su com­por­ta­mien­to va­lien­te en aquel Viet­nam. Silva es­tre­lló en Hea­ton una ju­ga­da mon­ta­da en ca­de­na por to­do el ata­que na­cio­nal, ac­ción sim­bó­li­ca que de­ter­mi­nó el cam­bio cli­má­ti­co. Lo­pe­te­gui si­guió ti­ran­do del hi­lo de los cam­bios. Ko­ke, He­rre­ra, Is­co, Mo­ra­ta, No­li­to... Con ca­da en­tra­da Es­pa­ña fue arri­mán­do­se más a Hea­ton, en un des­per­tar tar­dío, con los in­gle­ses ha­cien­do ya in­ven­ta­rio, bien ar­ma­dos en torno a Hen­der­son, un ca­pi­tán de ver­dad, el cen­tro del uni­ver­so de los de South­ga­te.

Aquel cam­bio de ten­den­cia lan­zó en pi­ca­do a Es­pa­ña, que en­con­tró en Is­co el lan­za­dor que no ha­bía si­do Silva. Él pu­so fir­ma, en el des­cuen­to, a la car­ga di­ri­gi­da por As­pas, au­tor del go­la­zo de la es­pe­ran­za. Su tem­pe­ra­men­to re­cor­dó que Wem­bley, te­rri­to­rio sa­gra­do, me­re­ce más de­vo­ción. Lo­pe­te­gui ya tie­ne un fi­jo pa­ra su pró­xi­ma lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.