A la Eu­ro con ner­vios

Es­pa­ña me­re­ció más, pe­ro su­dó pa­ra se­llar el pa­se

AS (Aragon) - - España-Austria - A. GA­BI­LON­DO AL­BA­CE­TE

La Ro­ji­ta es­ta­rá en la Eu­ro tras otro ejer­ci­cio de ago­nía, ner­vios e in­cer­ti­dum­bre en Al­ba­ce­te que ter­mi­nó con fi­nal fe­liz por lo he­cho en la ida, pues el gol mar­ca­do en Aus­tria por Deu­lo­feu aca­bó sien­do de­ci­si­vo. La ten­sión y la fal­ta de pun­te­ría ate­na­za­ron a un con­jun­to que no lle­gó a su­frir por el pa­se, aun­que en el am­bien­te so­bre­vo­la­ra tal po­si­bi­li­dad.

Es­pa­ña sa­lió con la idea de de­fen­der su bo­tín más que de au­men­tar­lo. Has­ta la ali­nea­ción de Ce­la­des lo re­fle­jó. Saúl ade­lan­tó lí­neas pa­ra que por de­trás en­tra­ra Me­rino, un do­ble blin­da­je que sir­vió de co­ra­za so­bre to­do en las ju­ga­das a ba­lón pa­ra­do. Arri­ba la pre­sen­cia de Ma­yo­ral en vez de Wi­lliams –o Mu­nir- apor­tó ím­pe­tu, aun­que el mis­mo po­co acier­to. Po­cas ve­ces en es­tos úl­ti­mos años una Se­lec­ción es­pa­ño­la tu­vo más cen­tí­me­tros que ta­len­to.

En lí­neas ge­ne­ra­les el tem­ble­que fue ge­ne­ra­li­za­do, del pri­me­ro al úl­ti­mo. Ju­gar­se la Eu­ro­co­pa a una car­ta com­pri­mió las ideas y las pier­nas de los es­pa­ño­les. Así, Aus­tria se em­pe­zó a sen­tir im­por­tan­te, par­tí­ci­pe. Só­lo Vallejo, per­fec­to de nue­vo, da­ba la sen­sa­ción de te­ner pa­tas co­mo co­lum­nas de már­mol. En ata­que ape­nas hu­bo no­ti­cias más allá de un pe­nal­ti por mano de Mwe­ne que el ár­bi­tro no con­ce­dió.

Ni De­nis Suá­rez ni Óli­ver eran pro­ta­go­nis­tas, más bien Saúl con sus arran­ca­das de fuer­za y Me­rino por una du­ra en­tra­da que le pu­do cos­tar la ro­ja. Una an­tí­te­sis de Es­pa­ña. Un equi­po com­pri­mi­do. Des­pués de un pri­mer tiem­po dis­cre­tí­si­mo y tras sa­cu­dir­se las an­gus­tias, sí se vio la me­jor ver­sión es­pa­ño­la. A lo­mos de un Saúl in­com­bus­ti­ble, ge­ne­ro­so, lí­der, La Ro­ji­ta se es­ti­ró y pa­só a ju­gar en cam­po con­tra­rio.

Deu­lo­feu, tan ge­nial co­mo ines­pe­ra­do, hi­zo una ju­ga­da de en­sue­ño que pu­do aca­bar en gol, co­mo un ca­be­za­zo pos­te­rior de Me­rino en un cór­ner. El me­dio­cen­tro na­va­rro del Dort­mund cua­jó un se­gun­do tiem­po in­men­so, en el lí­mi­te de la ex­pul­sión por su ama­ri­lla y sin em­bar­go víc­ti­ma de un ma­no­ta­zo que man­dó a la ca­lle a Schopf.

Ni con eso ni con un gol cla­mo­ro­so ma­rra­do por Ma­yo­ral, más otro de Deu­lo­feu, pu­do res­pi­rar tran­qui­la La Ro­ji­ta. Era día pa­ra el su­fri­mien­to, pa­ra el apren­di­za­je, pa­ra la con­fir­ma­ción de que una Eu­ro­co­pa se pe­lea des­de el pri­mer día al úl­ti­mo, sea en fa­se de cla­si­fi­ca­ción o en la fi­nal, sea en Al­ba­ce­te o en cual­quier rincón de Eu­ro­pa. En uno de ellos, Po­lo­nia, ju­ga­rá Es­pa­ña una Eu­ro a la que cos­tó san­gre, su­dor y lá­gri­mas cla­si­fi­car­se.

Me­jo­ría Deu­lo­feu y Ma­yo­ral pu­die­ron mar­car tras un pri­mer tiem­po flo­jo

GRAN OCA­SIÓN. Deu­lo­feu no su­po ba­tir al aus­tria­co Bach­mann en un mano a mano al fi­nal del par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.