Sol­ven­ta­da la ‘Ope­ra­ción Ra­ku­ten’, to­ca pa­sar pan­ta­lla: re­no­var a Mes­si

AS (Aragon) - - A La Última - MUN­DO CU­LÉ @aca­ra­de­pe­rro LA FRASE DEL DÍA

Si­guien­te pan­ta­lla. El Bar­ce­lo­na fi­nal­men­te ha lo­gra­do un tri­ple com­bo in­dis­cu­ti­ble: fir­mar un gran con­tra­to pu­bli­ci­ta­rio por su ca­mi­se­ta, ale­jar, ni que sea mo­men­tá­nea­men­te, la som­bra de Qa­tar co­mo so­cio prin­ci­pal del club que in­co­mo­da­ba a mu­chos de los se­gui­do­res que en­ten­dían otra ma­ne­ra de sen­tir la en­ti­dad y su­bir de ma­ne­ra sus­tan­cial los in­gre­sos del club, co­mo mí­ni­mo has­ta el 2021, con lo que se ga­na mar­gen pa­ra aco­me­ter el pro­yec­to del Es­pai Ba­rça y se evi­tan las es­tre­che­ces que mar­ca­ba el di­cho­so EBIT­DA y el Fair Play Fi­nan­cie­ro pa­ra po­der fi­char y que no se re­pi­ta lo que pa­só el in­vierno pa­sa­do con la frus­tra­da ope­ra­ción de No­li­to. Pe­ro el tra­ba­jo no es­tá he­cho, ha lle­ga­do la ho­ra de pa­sar a la si­guien­te pan­ta­lla: Re­no­var a Mes­si.

Dis­cre­ción. Uno de los gran­des lo­gros de la Ope­ra­ción Ra­ku­ten ha si­do la dis­cre­ción. Las ne­go­cia­cio­nes se han lle­va­do en se­cre­to y has­ta el desen­la­ce de las mis­mas no se su­po qué com­pa­ñía se­ría la agra­cia­da ni los tér­mi­nos del acuer­do. Les ha lle­va­do su tiem­po y pue­de que ha­yan mal­gas­ta­do un año en la pró­rro­ga del con­tra­to con Qa­tar, pe­ro es in­ne­ga­ble el si­gi­lo con el que se ha ma­ne­ja­do un te­ma tan com­ple­jo. En el ca­so de Mes­si la ne­go­cia­ción no po­drá ser tan dis­cre­ta. De he­cho, ni ha em­pe­za­do y las car­tas pa­re­cen cla­ra­men­te mar­ca­das y se anun­cian en gran­des ca­rac­te­res ti­po­grá­fi­cos.

Los tiem­pos. La si­tua­ción es­tá cla­ra y se­rá Leo el que mar­que el rit­mo de la ne­go­cia­ción. Nin­gún la­do de la me­sa du­da de la pre­dis­po­si­ción de las par­tes. El ju­ga­dor es­tá a gus­to en Bar­ce­lo­na, se ve va­lo­ra­do, es fe­liz con su fa­mi­lia y for­ma par­te de un pro­yec­to ga­na­dor en el que no de­be de res­pon­der por to­do, co­mo le pa­sa con la se­lec­ción ar­gen­ti­na. El club, por su par­te, es­tá dis­pues­to a sen­tar­se cuan­to an­tes me­jor. De­jan­do apar­te la ca­li­dad del ju­ga­dor, na­die en su sano jui­cio quie­re pa­sar a la his­to­ria del club co­mo el pre­si­den­te que per­dió a Mes­si. No ha­bría gru­ta en Kan­dahar don­de pu­die­ra es­con­der­se el cul­pa­ble.

Es­tra­te­gia. Pe­ro Mes­si es­tá ju­gan­do con el tiem­po de­jan­do que el res­to de com­pa­ñe­ros me­jo­ren sus fi­chas. Re­no­vó Bus­quets, le si­guió Ney­mar y aho­ra los ob­je­ti­vos son Ter Ste­gen, Ra­ki­tic y Suá­rez. El ‘10’ aguar­da turno pa­cien­te­men­te sa­bien­do que es el me­jor y que su re­no­va­ción va a ser, me­re­ci­da­men­te, fa­raó­ni­ca. Por eso, el con­tra­to con Ra­ku­ten era vi­tal pa­ra el club. Ya tie­nen con que se­du­cir a Leo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.