Jor­ge Ze­pe­da Pat­ter­son “Una vez di­je que iba a ver a Hu­go y me lle­va­ron a hom­bros al Ber­na­béu”

AS (Aragon) - - La Entrevista - A. MÉ­RI­DA / G. PO­SE LA EN­TRE­VIS­TA

Los ex­qui­si­tos mo­da­les de Jor­ge Ze­pe­da es­con­den un com­ba­ti­vo pe­rio­dis­ta de exi­to­sa tra­yec­to­ria. Es­cu­char­le en Las Es­ta­cio­nes de Juan es un más­ter ace­le­ra­do de pe­rio­dis­mo al que in­cor­po­ra su pro­fun­da ad­mi­ra­ción por el fút­bol es­pa­ñol.

¿Qué pa­sa con los fut­bo­lis­tas me­xi­ca­nos? Ex­por­tan po­cos a Es­pa­ña. —Qui­zá no se no­ta tan­to en Es­pa­ña, pe­ro en reali­dad nun­ca ha­bía­mos te­ni­do tan­tos fut­bo­lis­tas ju­gan­do en li­gas eu­ro­peas. Te­ne­mos chi­cos ju­gan­do en Ho­lan­da, en Ale­ma­nia, don­de es­tá aho­ra Chi­cha­ri­to; hay tres fut­bo­lis­tas me­xi­ca­nos en Por­tu­gal; y le di­ré que, por pri­me­ra vez, en la se­lec­ción me­xi­ca­na jue­gan más ju­ga­do­res que mi­li­tan en li­gas ex­tran­je­ras que en la lo­cal. Es ver­dad que en Es­pa­ña, más allá de Carlos Ve­la, no te­ne­mos gran­des fi­gu­ras. —¿Si­guen en Mé­xi­co con aten­ción LaLi­ga es­pa­ño­la? —Mu­chí­si­mo. Yo veo más fút­bol de LaLi­ga es­pa­ño­la que de la me­xi­ca­na. Los clu­bes es­pa­ño­les vi­ven su épo­ca de oro y se no­ta en los gran­des tor­neos eu­ro­peos. Es una go­za­da. Tie­nen us­te­des gran­des con­ten­dien­tes. —¿Có­mo ob­ser­van us­te­des el fe­nó­meno del fút­bol es­pa­ñol, con equi­pos que se im­po­nen en Eu­ro­pa? —Es cu­rio­so por­que en Mé­xi­co te­ne­mos una ex­tra­ña re­la­ción de amor y odio con Es­pa­ña; es al­go así co­mo la re­la­ción con el pa­rien­te que le ha ido muy bien. Por un la­do or­gu­llo y por otro, un po­co de en­vi­dia. Por ejem­plo, cuan­do Es­pa­ña ga­nó el Mun­dial, en Mé­xi­co se de­cía la si­guien­te bro­ma: “Ca­ra­jo, si no hu­bie­ra ha­bi­do in­de­pen­den­cia, aho­ra se­ría­mos cam­peo­nes del mun­do”. A no­so­tros nos lle­na de or­gu­llo que Es­pa­ña en Eu­ro­pa sea más re­le­van­te que la Pre­mier o que los ale­ma­nes y no di­ga­mos la di­fe­ren­cia de fút­bol que hay con Fran­cia. —¿Y có­mo se ex­pli­ca? —Bue­na par­te de cul­pa la tie­ne el Real Ma­drid, que lle­va mu­cho tiem­po li­de­ran­do el fút­bol eu­ro­peo. La his­to­ria del Real Ma­drid no es en ge­ne­ral la del fút­bol es­pa­ñol. El pe­so de La Ro­ja es re­cien­te, así co­mo el po­der de mu­chos de sus equi­pos. Sin em­bar­go, el Ma­drid fue el club del si­glo XX sin nin­gu­na du­da. Pre­ci­sa­men­te fue ca­si una ano­ma­lía te­nien­do en cuen­ta el po­co pe­so del fút­bol es­pa­ñol en Eu­ro­pa. Lue­go, con la lle­ga­da de Cruyff, se su­mó el Ba­rça a esa ano­ma­lía y po­co a po­co el res­to de equi­pos que em­pe­za­ron a ha­cer­se gran­des tam­bién en Eu­ro­pa. La es­te­la­ri­dad del Ma­drid ha ido ja­lo­nean­do a la si­guien­te hor­na­da de equi­pos in­tro­du­cien­do ma­yor com­pe­ti­ti­vi­dad. —En ese Real Ma­drid triun­fó su com­pa­trio­ta Hu­go Sán­chez. —Hu­go fue el ni­ño de oro. Vi­ne a Ma­drid por tra­ba­jo y qui­se ir a ver­le al Ber­na­béu. Y me pa­só al­go muy cu­rio­so. Fui des­de la Puer­ta del Sol en un au­to­bús de una pe­ña ma­dri­dis­ta. En el via­je to­dos can­ta­ban y al­guien me pre­gun­tó por qué es­ta­ba tan ca­lla­do. Cuan­do di­je que era me­xi­cano y que ve­nía a ver a Hu­go, em­pe­za­ron a gri­tar que era el hermano de Hu­go Sán­chez y me con­ver­tí en el hé­roe del via­je, has­ta el pun­to que al lle­gar al Ber­na­béu, cuan­do ba­ja­mos del au­to­bús, a mí me subie­ron a hom­bros y me lle­va­ron has­ta la en­tra­da. Me­tió dos go­les ese día Hu­go. —O sea, que us­ted en­tró en hom­bros al Ber­na­béu. —Pue­de de­cir­se, sí (ri­sas). —¿Qué im­pre­sión tie­ne del der­bi? —En prin­ci­pio el Real Ma­drid tie­ne la plan­ti­lla más po­de­ro­sa. Sin du­da, hom­bre por hom­bre es el fa­vo­ri­to. No obs­tan­te, el al­ma y la pa­sión del Atlé­ti­co y el ju­gar en el Cal­de­rón da lu­gar a pen­sar que eso va a ser una du­ra en­ce­rro­na de pro­nós­ti­co re­ser­va­do. Por lo ge­ne­ral voy con el débil. En es­te ca­so el débil apa­ren­te se­ría el Atlé­ti­co. —¿Se atre­ve a dar un pro­nós­ti­co? —Es de­ma­sia­do pron­to co­mo pa­ra que el Atlé­ti­co ten­ga pre­sión pe­ro es cier­to que si pier­de, y ade­más co­mo lo­cal, se dis­tan­cia­rá mu­cho. De to­das for­mas, me da la sen­sa­ción de que el re­sul­ta­do se va a que­dar en ta­blas: uno a uno. —¿De cuál equi­po es­tá más cer­ca? —Le aga­rré un po­co de ti­rria al Real Ma­drid en la épo­ca de Mou­rin­ho y no se me ha pa­sa­do del to­do, y eso que tie­ne que ver más con el per­so­na­je que con el equi­po. El Atlé­ti­co tie­ne esa par­te épi­ca de po­ner el al­ma, del triun­fo lu­cha­do has­ta el úl­ti­mo ins­tan­te. —¿Re­co­men­da­ría al­gún ju­ga­dor me­xi­cano pa­ra Es­pa­ña? —Bueno, hay unos cuan­tos. Aquí tie­nen a Carlos Ve­la y han te­ni­do a Chi­cha­ri­to, un gran go­lea­dor aun­que es cier­to que siem­pre es una in­cóg­ni­ta. Pe­ro sí, hay un fut­bo­lis­ta es­pe­cial: Héc­tor He­rre­ra, tie­ne 26 años, jue­ga en el Opor­to y es un pa­sa­dor ex­tra­or­di­na­rio des­de el ala iz­quier­da del me­dio cam­po. Es, hoy por hoy, el me­jor asis­ten­te de la li­ga por­tu­gue­sa. —¿Quié­nes son los “usur­pa­do­res” que dan tí­tu­lo a su úl­ti­ma no­ve­la? —Son to­dos es­tos po­de­res fác­ti­cos que quie­ren dar un ma­no­ta­zo pa­ra ha­cer­se con el po­der. —Uti­li­za un par­ti­do de te­nis co­mo arran­que de la tra­ma. ¿Por qué pre­ci­sa­men­te el te­nis? —Pri­me­ro por­que prac­ti­co mu­cho te­nis y se­gun­do por­que es­te de­por­te tie­ne esa zo­na del azar que es la red, que en cual­quier mo­men­to cam­bia el de­rro­te­ro de un par­ti­do. En la política su­ce­den es­tas co­sas. Uno pen­sa­ría que la política es el re­sul­ta­do de una es­tra­te­gia de ajedrez en­tre pro­fe­sio­na­les as­tu­tos, y lue­go re­sul­ta que aca­ba re­sol­vién­do­se to­do por una ocu­rren­cia co­mo la de un di­rec­tor del FBI que se le ocu­rre in­ves­ti­gar a una can­di­da­ta. Es­te ti­po de co­sas en el de­por­te es­tá muy bien re­fle­ja­da. —¿Es Do­nald Trump una tra­ge­dia pa­ra Mé­xi­co? —Creo que en el fon­do es una tra­ge­dia pa­ra el mun­do. Pe­ro el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.