Lo­pe­te­gui le ha he­cho un fa­vor a Zi­da­ne

AS (Aragon) - - Opinión - AL­FRE­DO RELAÑO

An­tes de em­pe­zar el par­ti­do de Bar­ce­lo­na, Luis Suá­rez (el es­pa­ñol, el Ba­lón de Oro) co­men­tó que era día pa­ra ver lo que da­ban de sí los no ha­bi­tua­les del Barça. Es­tán pa­ra días así, vino a de­cir, se tie­nen que ha­cer no­tar, lu­char lo po­si­ble pa­ra acor­tar la dis­tan­cia que les se­pa­ra de los ti­tu­la­res. No lo hi­cie­ron. El Barça só­lo dio sín­to­mas de re­bel­día muy avan­za­do el par­ti­do, pri­me­ro por Ney­mar y fi­nal­men­te y so­bre to­do por Pi­qué, que se re­be­ló, se va­ció y se con­vir­tió en un ata­can­te for­mi­da­ble. No ga­nó él so­li­to el par­ti­do de mi­la­gro, por proezas de Kameni y erro­res del ár­bi­tro. Pe­ro de los me­ri­to­rios no hu­bo no­ti­cia. El Barça se que­dó en el em­pa­te. A la no­che com­pa­re­ció el Ma­drid en el Man­za­na­res, tam­bién con bas­tan­tes ba­jas: Ra­mos, Pe­pe, Ca­se­mi­ro, Kroos y Ben­ze­ma. Más Morata, que hu­bie­ra si­do el sus­ti­tu­to de es­te úl­ti­mo. Ha­blo de ju­ga­do­res que, es­tan­do en bue­na con­di­ción, son siem­pre ti­tu­la­res. Sin ellos, el Ma­drid ga­nó el par­ti­do, y no só­lo eso, sino que man­dó ca­si to­do el tiem­po. Zi­da­ne, em­pu­ja­do por las ba­jas, com­pu­so el equi­po de otra ma­ne­ra (más ló­gi­ca, si se me per­mi­te, que cuan­do lo con­di­cio­na a la BBC) y la ‘se­gun­da uni­dad’ le res­pon­dió. Mag­ní­fi­cos los cen­tra­les, mag­ní­fi­co Kovacic, mag­ní­fi­co Lu­cas Váz­quez y co­lo­sal Is­co, que bor­dó un par­ti­do pa­ra el re­cuer­do. To­dos ellos tie­nen al­go en co­mún: sus se­lec­cio­nes les han man­te­ni­do en ac­ti­vo, ilu­sio­na­dos, sin­tién­do­se im­por­tan­tes. Aquí ha ha­bi­do más de una voz crí­ti­ca a Lo­pe­te­gui por lla­mar a tan­to su­plen­te del Ma­drid a la Se­lec­ción. To­do es opi­na­ble, pe­ro no­ches co­mo la de ayer con­fir­man que eran me­re­ce­do­res de ese ho­nor. Al mis­mo tiem­po, esas lla­ma­das han au­men­ta­do su au­to­es­ti­ma, les han te­ni­do en­cen­di­do el fue­go sa­gra­do, les han man­te­ni­do en ten­sión. Na­cho no des­me­re­ce de na­die en la de­fen­sa del Ma­drid. Lu­cas Váz­quez me­jo­ra el equi­po siem­pre que jue­ga. Is­co fro­ta la lám­pa­ra. Lo­pe­te­gui te­nía ra­zón, y de pa­so le ha he­cho un fa­vor a Zi­da­ne.

“...DÍA PA­RA VER LO QUE DA­BAN DE SÍ LOS NO HA­BI­TUA­LES DEL BARÇA. ES­TÁN...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.