Ben­ze­ma re­pa­ró la ave­ría

Su ca­be­za­zo neu­tra­li­zó un pe­nal­ti gro­tes­co de Coen­trao Mar­ce­lo y Ba­le, le­sio­na­dos El Ma­drid se­rá pri­me­ro si ga­na al Bo­rus­sia Buen Spor­ting

AS (Aragon) - - Tema Del Día - LUIS NIE­TO

UnMa­drid en le­gí­ti­ma de­fen- sa, sin más, le­van­tó la ba­rre­ra de los oc­ta­vos de fi­nal. Una vic­to­ria an­te el Bo­rus­sia le con­ver­ti­rá en pri­me­ro de gru­po des­pués de pa­sar un mal tra­go en Lis­boa. Un ca­be­za­zo de Ben­ze­ma en es­tam­pa de Za­rra des­dra­ma­ti­zó la bro­ma pe­sa­da de Coen­trao, una mano pa­ra el club de la comedia que sir­vió el em­pa­te de un Spor­ting me­jor, pe­ro que ya an­da­ba con diez y a pun­to de en­tre­gar las ar­mas. Cris­tiano no de­jó na­da pa­ra el re­cuer­do en su re­gre­so. Es­ta vez no en­con­tró el pla­ce­bo del gol.

Jorge Je­sús ha he­cho del Spor­ting un equi­po de au­tor, con me­jo­res prin­ci­pios que re­ma­ta­do­res. Como en el Ber­na­béu ha­ce dos me­ses, re­cla­mó la pe­lo­ta y qui­so ser pri­mer ac­tor del par­ti­do, pe­ro es­ta vez el Ma­drid ac­tua­ba so­bre avi­so. El pri­mer cin­tu­rón de se­gu­ri­dad fue re­pe­tir el for­ma­to del Cal­de­rón, que se ha lle­va­do por de­lan­te a Ben­ze­ma y el es­ta­blish­ment, pa­ra evitar que el equi­po pre­sen­te esa cin­tu­ra de avis­pa que le ha­ce muy vul­ne­ra­ble en el cen­tro del cam­po. La BBC ofre­ce, en de­fi­ni­ti­va, una ben­di­ta de­for­mi­dad, en­mas­ca­ra­da por la enor­me ca­te­go­ría del trío. Sus go­les ocul­tan el cuer­po del de­li­to. Pe­ro con Is­co como me­dia­pun­ta y Lu­cas Váz­quez en tra­ba­jos for­za­dos en la de­re­cha, el equi­po se agru­pa me­jor y fa­vo­re­ce el bien co­mún.

Con to­do, el Ma­drid no tu­vo el ner­vio del Cal­de­rón. Le de­jó el cen­tro del ring al Spor­ting, evi­tó ser gol­pea­do y es­pe­ró a sa­car un mano. La sa­có. Ac­ci­den­tal­men­te. Fue en una fal­ta la­te­ral, bo­ta­da por Mo­dric. Cris­tiano pi­fió el re­ma­te y de­jó a Va­ra­ne a un pa­so de Rui Pa­tri­cio sin un ad­ver­sa­rio en dos me­tros a la re­don­da. El re­ma­te a que­ma­rro­pa del fran­cés y el ojo del lin­ce del asis­ten­te, que acer­tó al dar va­li­dez a la ju­ga­da, mar­ca­ron una dis­tan­cia que no exis­tió en el te­rreno de jue­go. El Ma­drid se vio so­bre el es­tri­bo sim­ple­men­te sol­ven­tan­do con efi­ca­cia las ta­reas ad­mi­nis­tra­ti­vas.

Al Spor­ting aquel co­mer­cio con la pe­lo­ta no le dio de­ma­sia­do, aun­que dos ve­ces es­tu­vo a pun­to de em­pa­tar. En am­bas ape­ló a la zur­da de Bruno Ce­sar. Ra­mos, que lue­go vol­vió a in­cu­rrir en una des­aten­ción de la que es­ta vez sa­lió ile­so, des­vió la primera. La se­gun­da pa­só a dos de­dos de la es­cua­dra. La irri­ga­ción de las bandas del cua­dro lis­boe­ta tam­bién fue irre­gu­lar. Br­yan

Ruiz re­sul­tó ca­si in­ser­vi­ble por la iz­quier­da y Gel­son Mar­tins, sin ser el ex­tre­mo dia­bó­li­co que ate­mo­ri­zó al Ber­na­béu, lle­vó al lí­mi­te a Mar­ce­lo, el que más su­frió sin la pe­lo­ta. La im­pre­sión que de­jó el Spor­ting fue la de un equi­po bien es­truc­tu­ra­do, que tra­ba­ja so­bre plano y que en­tien­de su mi­sión, pe­ro sin es­po­lo­nes. Dost, su arie­te, ofre­ce me­nos ver­sa­ti­li­dad que el año­ra­do Sli­ma­ni y mez­cla po­co con un equi­po de mu­cha pa­cien­cia e in­cli­na­ción na­tu­ral al to­que.

La se­gun­da mi­tad se fue en­tre ates­ta­dos. Mar­ce­lo ' re­su­ci­tó' de lo que pa­re­ció una le­sión mus­cu­lar, aun­que no pu­do aca­bar el par­ti­do; se rom­pió Ba­le; me­tió la pa­ta Joao Pe­rei­ra y se fue a la ca­lle a la ho­ra de par­ti­do por un gol­pe ba­jo a Ko­va­cic en una dis­cu­sión de trá­fi­co. Ca­da su­ce­so fue in­te­rrum­pien­do la sa­li­da en trom­ba del Spor­ting has­ta des­ani­mar­le, has­ta sa­car­le de un par­ti­do que no me­re­cía per­der pe­ro que tam­po­co ha­bía sa­bi­do ga­nar. Y en­ton­ces se en­tro­me­tió Coen­trao, que le­van­tó la mano re­cla­man­do una mano y aca­bó co­me­tién­do­la él. La primera pro­tes­ta, que se re­cuer­de, que aca­ba en pe­nal­ti. Por tan gro­tes­co ca­mino lle­gó el Spor­ting al em­pa­te, un úl­ti­mo im­pul­so aho­ga­do por un ca­be­za­zo im­po­nen­te de Ben­ze­ma. Un gol que me­jo­ra su po­si­ción en el de­ba­te. Un gol que pue­de hacer pri­me­ro al Ma­drid. Un gol que con­vier­te en ve­nial el pe­ca­do de Coen­trao.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.