Ben­ze­ma se reivin­di­ca y arre­gla lo que Coen­trao es­tro­pea

AS (Aragon) - - A La Ultima - LA DUCHA @ elia­s_ is­rael LA FRA­SE DEL DÍA

El mal fa­rio de Fa­bio. Mar­ce­lo pa­re­ció le­sio­nar­se y se en­cen­die­ron las alar­mas. Mu­chos ma­dri­dis­tas sa­ben que la apor­ta­ción del bra­si­le­ño es in­cal­cu­la­ble y, en ese mo­men­to, ha­brán pen­sa­do en la fia­bi­li­dad de Na­cho o in­clu­so en Da­ni­lo como sus­ti­tu­tos, pe­ro Zi­da­ne quie­re te­ner a to­dos en­chu­fa­dos, tam­bién a Coen­trao. Al otro por­tu­gués le ha mi­ra­do un tuer­to. Le­van­tó los bra­zos en el mo­men­to más inopor­tuno. Su pe­nal­ti pu­do cos­tar el par­ti­do, cuan­do más con­tro­la­do pa­re­cía. Ben­ze­ma, con su gol, reivin­di­có su lu­gar en es­te equi­po y, de pa­so, echó agua al eterno de­ba­te de Coen­trao.

La ova­ción so­ña­da por Cris­tiano. No es el por­tu­gués un fut­bo­lis­ta bien re­ci­bi­do en ca­si nin­gún cam­po del mun­do. Su fi­gu­ra, e in­clu­so su per­so­na­je, no de­ja in­di­fe­ren­te a na­die. Esa desafec­ción, que es ga­so­li­na pa­ra su am­bi­ción, se­gún de­cla­ró, de­bió fal­tar­le en ca­sa por­que el Jo­sé Al­va­la­de le re­ga­ló una ova­ción con­mo­ve­do­ra cuan­do su nom­bre so­nó por me­ga­fo­nía. En el club que le vio na­cer, que fue su pa­dre se­gún el pre­si­den­te del se le ado­ra. Y si ha­bía al­gún in­de­ci­so, la Eu­ro­co­pa, con­quis­ta­da por Portugal, ter­mi­nó de con­ven­cer­le. Cris­tiano, or­gu­llo­so de sus raí­ces, de­bió sen­tir­se ex­tra­ño tan que­ri­do en el que nun­ca se­rá cam­po con­tra­rio.

Na­da que ver con el der­bi. El Real Ma­drid ha en­tra­do en esa iner­cia don­de to­do se le po­ne de ca­ra. Es­ta vez su fút­bol no en­can­di­ló como el pa­sa­do sá­ba­do en el Cal­de­rón, por­que Mo­dric y, so­bre to­do Is­co, tu­vie­ron al­go me­nos de pro­ta­go­nis­mo con el ba­lón. La suer­te sue­le ser com­pa­ñe­ra de los cam­peo­nes. An­te el Atlé­ti­co, el pri­mer gol vino de un to­que en la ba­rre­ra y en Lis­boa, un mal re­ma­te de CR se con­vir­tió en una ce­sión per­fec­ta pa­ra Va­ra­ne. El plan de Jorge Je­sús pa­sa­ba por cor­to­cir­cui­tar esa zona del cam­po y Zi­da­ne le dio ré­pli­ca con la li­ber­tad de mo­vi­mien­tos. Igual te apa­re­cía por la de­re­cha Ba­le, por la iz­quier­da Lu­cas o Cris­tiano ba­ja­ba a re­ci­bir has­ta el cen­tro del cam­po pa­ra que en­tra­sen de se­gun­da lí­nea los cen­tro­cam­pis­tas.

El re­gre­so de Ra­mos. No de­ja de per­ci­bir­se cier­to po­so de in­jus­ti­cia cuan­do Na­cho re­gre­sa al ban­qui­llo. Ha si­do el me­jor de­fen­sa del Ma­drid en el úl­ti­mo mes. El ca­pi­tán, que se per­dió el der­bi, vol­vió. Pro­ta­go­ni­zó una ac­ción de enor­me mé­ri­to na­da más mar­car Va­ra­ne, al sa­car de ca­be­za un dis­pa­ro a Bruno Cé­sar. No fal­tó su tra­di­cio­nal fa­llo en una pér­di­da pe­li­gro­sí­si­ma al bor­de de su área. Ra­mos es mu­cho Ra­mos y su pa­se en el gol de la vic­to­ria lo hi­zo bueno Ben­ze­ma. Cua­jó muy buen par­ti­do. Su pe­so es­pe­cí­fi­co en ese ves­tua­rio es in­cues­tio­na­ble.

Spor­ting Club,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.