Ja­mes ya es su­plen­te de su­plen­tes

En Co­lom­bia se em­pie­za a ver ne­ce­sa­ria su sa­li­da del Ma­drid

AS (Aragon) - - Real Madrid -

Pa­re­ce uno más en la lis­ta de cracks que el Ma­drid ha de­vo­ra­do en los úl­ti­mos años. Özil, Ka­ká, Owen, Cas­sano, Rob­ben, Sneij­der... Ja­mes. El go­lea­dor del Mun­dial es aho­ra su­plen­te de los su­plen­tes y de can­te­ra­nos con más ga­nas que ex­pe­rien­cia. Zi­da­ne nun­ca ha con­fia­do en él, pe­ro tam­po­co se ha ani­ma­do a re­ve­lar pú­bli­ca­men­te qué le de­silu­sio­na del co­lom­biano. Có­di­gos, lo lla­man. En­tre tan­to, des­de el otro la­do del mun­do he­mos si­do es­pec­ta­do­res de có­mo un ju­ga­dor con ca­rác­ter y ta­len­to com­pro­ba­dos (des­de En­vi­ga­do has­ta Mó­na­co pa­san­do por Opor­to y Ban­fi­eld) se apa­ga de­lan­te de las cá­ma­ras en una es­pe­cie de reality en el que la ilu­sión de ver­lo y dar­le la vuel­ta al fi­nal a la his­to­ria tam­bién se des­va­ne­ce.

El mís­ter no ve a Ja­mes en sus sis­te­mas ha­bi­tua­les: 4-4-2 o 4-3-3 (con la BBC al 100%). La dispu­ta la ga­nó du­ran­te los pri­me­ros me­ses Ca­se­mi­ro con su pro­me­sa de equi­li­brio de­fen­si­vo, lue­go lo hi­zo su com­pe­ti­dor na­tu­ral Is­co y aho­ra le ga­nan la par­ti­da esos can­te­ra­nos que re­vo­lu­cio­nan par­ti­dos. Aho­ra Ja­mes se de­ses­pe­ra. Prue­ba de ello es la imagen que mos­tró Ju­go­nes de él, en la que no se le­van­ta­ba cuan­do to­dos a su al­re­de­dor lo ha­cían en el ban­qui­llo pa­ra pro­tes­tar la agre­sión a Ko­va­cic.

El 2016 ha si­do un año con es­ca­sí­si­mos high­lights pa­ra Ja­mes. Só­lo fue ti­tu­lar en 17 par­ti­dos y de esos en só­lo sie­te es­tu­vo los 90 mi­nu­tos en el cam­po (uno de Cham­pions, uno de Co­pa y cin­co de Li­ga).

Más allá de lo que re­pre­sen­ta Ja­mes en la cul­tu­ra po­pu­lar de un país co­mo Co­lom­bia en don­de se le exi­ge más a los fut­bo­lis­tas que a los po­lí­ti­cos, su si­tua­ción preo­cu­pa por­que la cla­si­fi­ca­ción a Ru­sia 2018 em­pie­za a com­pli­car­se y su fal­ta de rit­mo es evi­den­te tam­bién en la Se­lec­ción. Ne­ce­si­ta en­con­trar un equi­po en el que pue­da ju­gar pa­ra vol­ver a afi­lar el cri­te­rio y el ti­ming en la can­cha. Por su­pues­to, ha­brá que ver si ha­ce mé­ri­tos pa­ra ser ti­tu­lar a don­de va­ya, si tie­ne ca­pa­ci­dad de de­ci­dir so­bre su fu­tu­ro y fun­da­men­tal­men­te, si le in­tere­sa ha­cer una ca­rre­ra más allá de la co­mo­di­dad (o in­co­mo­di­dad) del Ma­drid. Se­gún La Gaz­zet­ta de­llo Sport ya le di­jo “no” al In­ter en ve­rano. Lo cier­to es que ten­drá que pe­lear con más ga­nas de lo que ha de­mos­tra­do...

EN LIS­BOA. Ni cuan­do el Ma­drid es­ta­ba en apu­ros re­cu­rrió Zi­da­ne a Ja­mes; an­tes, pre­fi­rió a Asensio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.